PUBLICIDAD Billboard

Prueba Royal Enfield Classic 350. La máquina del tiempo

Subirte a una Royal Enfield Classic 350 supone aventurarse a realizar un increíble viaje en el tiempo. Sobre ella se trasciende el lógico discurrir de los años y pese a rodar sobre una moderna máquina de dos ruedas, bien parece que todavía nos dirigimos a tomar el té, una tarde cualquiera de los años 40.

Aún faltaba mucho para que apareciese la primera Royal Enfield Classic cuando el escritor británico H. G. Wells fantaseó con la idea de crear una máquina que permitiese los viajes en el tiempo. Corría el año de 1895 cuando la novela de Wells vio la luz, dando inicio a lo que hoy conocemos como el género de ciencia ficción. No sería hasta 1901 que Royal Enfield pondría en circulación su primera motocicleta, comenzando así el camino hacia un futuro que daría como fruto la G2 tras la Segunda Guerra Mundial y años más tarde a la Classic 500 en 2008.

Royal Enfield Classic 350

PUBLICIDAD Content_1

La marca, entonces inglesa, no soñaba, muy al contrario dedicaba todos sus esfuerzos en crear una eficaz, duradera y carismática motocicleta que ha logrado llegar hasta nuestros días.

Lo que el novelista de Bromley consiguió sobre el papel, la marca de Worcestershire lo logró en la incipiente industria de la automoción.

Y es ahora cuando nos encontramos con el fruto de esa evolución, la Royal Enfield Classic 350, un modelo que ha sabido crecer, reduciendo su cilindrada. Puede que esto te suene a contradicción, sin embargo esta paradoja adquiere pleno sentido cuando veas el camino recorrido.

PUBLICIDAD Content_2

Más por menos

La última Classic de la marca india llegó en 2008 y desde entonces se ha mantenido prácticamente inalterada en el catálogo de Royal hasta la llegada de nuestra invitada de hoy. Aquella era una monocilíndrica de 500 c.c. alimentada por inyección que incluso ya contaba con frenada ABS, aunque parece que no fueron argumentos suficientes para superar el inexorable paso del tiempo y de las normativas medioambientales.

Y he aquí que llega la Royal Enfield Classic 350, heredera de esa larga tradición de monocilíndricas de estilo vintage, para tomar su relevo. Lo hace de la manera más discreta y elegante, todo cambia para que nada cambie.

Royal Enfield Classic 350

PUBLICIDAD Content_3

En realidad la cilindrada ha bajado y en consecuencia la potencia también, no obstante, ahora estamos frente a una Classic moderna, que cumple sin problemas con la Euro 5, con un bastidor muy solvente, suspensiones firmes pero agradables, frenada segura y sin perder ni un ápice de su encanto retro.

Honestamente, la jugada no ha resultado demasiado complicada para la marca india, ya tenían una excelente base de partida, la Meteor 350 presentada hace menos de un año. Este modelo, de estilo cruiser, no a tenido más que prestar su mecánica y gran parte de su parte ciclo para que Royal Enfield vista a la nueva Classic 350 con la indumentaria del mejor sastre de los 40-50s.

PUBLICIDAD Mobile_Pos7

Royal Enfield Classic 350

PUBLICIDAD Content_4

De este modo, el motor es el 350 de carrera larga ya conocido, el bastidor el mismo creado por el departamento de Harris Performance y las suspensiones mantienen el mismo conjunto de horquilla y amortiguadores. A eso hay que sumarle el depósito, el faro, manillar, tapas, guardabarros y llantas de las Classic de siempre y ya tenemos lista nuestra particular máquina del tiempo 2022.

Pase de modelos

Una de las grandes virtudes de este modelo y que mantiene en esta versión actual, es su proverbial capacidad para adaptarse a los más variados gustos. Royal ofrece nada menos que 8 variantes de acabados para el depósito, guardabarros y tapas laterales; una paleta de colores muy amplia que además puede completarse con diferentes accesorios que terminarán de vestir esta clásica.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Además, también encontraremos en su catálogo, varios protectores de motor en tubo de acero, asientos touring para conductor y pasajero o detalles como las tapas de bomba de freno o el tapón del aceite, mecanizados.

Royal Enfield Classic 350

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

En cualquier caso, la clave de este viaje en el tiempo que nos propone la marca india tiene su núcleo duro en un conjunto motor/bastidor/suspensiones que ofrece lo mejor de la tecnología actual. El envoltorio, el traje a medida de los sastres de Royal Enfield, es la nostalgia, el pasado, el encanto de lo pretérito.

Pero volvamos al presente, donde un sedoso y reposado monocilíndrico ofrece un agradable empuje prácticamente libre de vibraciones. A pesar de ser una mecánica de carrera larga, cuenta con un eje de equilibrado que filtra los movimientos parásitos y logra un batir dulce, prácticamente imperceptible a bajas vueltas.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Royal Enfield Classic 350

Los poco más de 20 CV del 350 dan pie a moverse en el tráfico urbano de forma fluida y apenas con un ligero toque del puño del gas. Por cierto que en este ambiente la Royal Enfield Classic 350 se mueve con soltura gracias a un peso contenido (195 kilos) y un buen radio de giro, aunque unas estriberas exageradamente anchas – en la praxis están a la par que el manillar – te obligan a prestar un extra de atención para no golpear con los bajos de los coches.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

El cambio es muy preciso y agradable con una palanca que pierde el apéndice para el tacón, presente en la configuración de la Meteor 350.

Ritmo pausado

Del mismo modo que ocurría en este último modelo, la Classic adolece de una potencia algo justa, ideal para recorridos urbanos y para pasear por carretera. Pero 20 CV dan de sí lo justo, máxime cuando la parte ciclo admitiría sin problemas unos cuantos más. Esa limitación se hace patente cuando llegamos a vías más rápidas, donde no es difícil llegar al corte de encendido en algunos momentos, justo cuando se exige el máximo al motor. La Royal Enfield Classic 350 no ha sido pensada para romper récords de velocidad en autovía o autopista, su talante es otro muy diferente.

Royal Enfield Classic 350

Aún así y de forma sorprendente, el doble cuna diseñado por Harris Performance trabaja en perfecta armonía con las suspensiones y permite a la Classic rodar de manera muy efectiva en trazados revirados. Cuando la pendiente es favorable, esta neoretro se permite incluso el lujo de avivar el ritmo y mantiene las trazadas con gran precisión, apoyada en una horquilla que lee perfectamente el terreno y ofrece un hundimiento progresivo y contenido en las frenadas. Por su parte, los dos amortiguadores traseros acompañan muy bien y sólo si excedemos lo razonable llegan a mostrar sus límites.

A pesar de todo es asombroso cómo una motocicleta de estas características puede destapar su lado más picante y ofrecer diversión. Pero no te engañes, su tranquilo motor te obligará a apurar cada una de las marchas en cuanto el terreno comience a mostrar signos de pendiente y entonces volvemos a la realidad. La Royal Enfield Classic 350 se ha concebido para pasear, no para batir el crono. Aunque…

Royal Enfield Classic 350

Otro de los puntos que indican su naturaleza tranquila son los frenos. Suaves y eficaces a ritmos relajados, muestran sus limitaciones si se sobrepasan los límites naturales de su diseño. El peso de la Classic genera unas inercias que el solitario disco delantero ha de digerir cuando apretamos la leva derecha y si la velocidad es excesiva, se le acumula el trabajo. Al final consigue detener a la Royal, pero para ello hay que aplicarse y apretar con convicción la maneta. El trasero acompaña y es de gran utilidad en esos casos. Por lo demás, resulta progresivo y suficientemente potente. El ABS cumple bien, aunque tiene una ligera tendencia a hacerse presente en frenadas fuertes.

Cuidado al detalle

Otro pormenor a tener en cuenta apunta a las ruedas. Este elemento es susceptible de figurar tanto con llantas de radios como de aleación y palos. Cuestión de gustos. Particularmente me quedo con la versión de radios, creo que mantiene con más fidelidad esa mirada al pasado que tan bien le sienta a la Classic 350.

En cualquier caso, la combinación final es la misma, cerco delantero de 19” y trasero de 18”, calzados con neumáticos CEAT de origen indio que ofrecen un tacto bastante aceptable. Las medidas 100/90-19” y 120-80-18” consiguen un buen equilibrio y contribuyen a la agilidad del modelo.

Royal Enfield Classic 350

En cuanto a la moda vintage que viste esta Royal Enfield Classic 350, destacan en primer lugar su depósito resguardado por placas laterales de protección para las rodillas y los envolventes guardabarros de chapa, decorados a juego. Asimismo a ambos lados de la moto encontramos dos cajas dotadas de cerradura, donde se localiza, en la izquierda el filtro de aire y en la derecha, la instalación eléctrica con la batería.

Más detalles interesantes; el escape está totalmente cromado y se remata en un silencioso de tipo peashooter, en tanto que el conjunto faro-instrumentación toma forma de una clásica carcasa con visera y dos pequeñas bombillas de posición. Sobre la óptica halógena se coloca un tradicional cuadro analógico con un pequeño LCD. Esta última concesión a la modernidad se completa con una toma USB, oculta junto al anclaje de la leva de embrague.

Hay que tener en cuenta que la Classic 350 se entrega de serie con el asiento del pasajero instalado, además de sus asas de tubo para sujetarse. Aunque si queremos convertir nuestra Royal en un placer solitario, podemos fácilmente desposeerla del cojín del acompañante.

En definitiva, la marca india sigue en su línea de ofrecer modelos amables, capaces de adaptarse a un amplio espectro de público y con un estilo inconfundible.

Además, pocas agencias de viajes te ofrecerán una aventura al pasado por el precio de esta Royal Enfield, 4.789 euros en su versión más económica a la que apenas tendrás que añadirle 200 euros para acceder a su ejemplar más oneroso.

Lo que más nos ha gustado y lo que menos…

Solo+

Una cuidada imagen clásica que te transporta la pasado conjuga muy bien con un motor solvente y dócil y una parte ciclo de gran eficacia.

Solo-

Quizás el motor se merecería unos caballos más para ir más desahogado y la frenada mejoraría con un segundo disco.

Ficha técnica

Motor tipo:                            Monocilíndrico, 4T refrigerado por aire/aceite SOHC 2V

Diámetro x carrera:             72 x 85,8 mm

Cilindrada:                           349,34 c.c.

Potencia máxima:                 20,2 CV a 6.100 rpm

Par motor máximo:              27 Nm a 4.000 rpm

Emisiones de CO2:               63,4 g/km

Alimentación:                       Inyección electrónica

Cambio:                                 5 velocidades

Embrague:                            Multidisco en aceite

Transmisión secundaria:     Cadena de retenes

Tipo chasis:                           Doble cuna en tubo de acero

Geometría de dirección:      N.d.

Basculante:                           Doble brazo en tubo de acero

Suspensión delantera:         Horquilla telescópica de 41 mm con recorrido de 130 mm

Suspensión posterior:          Doble amortiguador con precarga en 6 posiciones

Freno delantero:                   Disco de 300 mm con pinza de dos pistones, ABS de doble canal

Freno trasero:                       Disco de 270 mm con pinza de un pistón, ABS de doble canal

Neumáticos:                          100/90 x 19” y 120/80 x 18”

Distancia ejes:                       1.390 mm

Altura asiento:                      805 mm

Peso -llenos-:                         195 kg

Depósito:                               13 l

Consumo medio:                  2,63 l/100 km

Autonomía teórica:              490 km

Garantía oficial:                   3 años

Importador:                          Royal Enfield España – Motorien, SLU.

Contacto:                               [email protected], 96 153 93 30

Web:                                       www.royalenfield.com/es

Galería:

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

3 comentarios en «Prueba Royal Enfield Classic 350. La máquina del tiempo»

Deja un comentario