Prueba del nuevo Peugeot Metropolis 400 2021
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Prueba del nuevo Peugeot Metropolis 400 2021

Publicado

el

Prueba Peugeot Metropolis 400

Debo confesar que nunca he sido un gran fan de los scooters y motos de tres ruedas, porque siempre he creído que van enfocado a un público que viene directamente del mundo del automóvil y no de fans de las motos. Sin embargo, ello no me impide que reconozca sus evidentes cualidades, en especial la gran sensación de seguridad que generan para un público que no tenga mucha experiencia en motos o scooters.

Es el caso del nuevo Peugeot Metropolis 400 que, de entrada, te gana desde el primer vistazo. En efecto, el Metropolis tiene un moderno y atractivo diseño, que parte de la cabeza de un león, su símbolo, como premisa. A esto se unen un acabado y equipamiento excelentes, y es que este maxiscooter de tres ruedas rezuma calidad, lo mires por donde lo mires. El acabado en turquesa metalizado para la versión Allure (en las fotos parece azul) es muy bueno; el tapizado del asiento, con tejido antideslizante en la parte superior, también; los plásticos tienen un aspecto fenomenal y encajan perfectamente; la instrumentación es de calidad, con dos relojes analógicos y pantalla TFT personalizable y conectable por Bluetooth.

 

Toda la iluminación es de LED, con un diseño inspirado en el de la gama de automóviles.

Más detalles: El doble cofre permite un casco integral y otro jet (o un portátil), y al estar ambas partes conectadas puede caber un objeto largo, como una raqueta de tenis. El parabrisas es elevable manualmente, pulsando unos botones en los soportes. Tiene llave a distancia, bloqueo del tren delantero en las paradas y freno de mano electrónico (en el logo del manillar).

Es lo que parece

Los tres ruedas, en especial los de gran tamaño, suelen tener un peso elevado que dificulta algo la movilidad en parado. El Peugeot no es una excepción (se declaran 271 kg en vacío), pero el diseño de su asiento permite llegar al suelo con ambos pies y si la cosa se complica siempre podemos moverlo desde el suelo con facilidad, bloqueando su tren delantero y de este modo no hay peligro de que vuelque.

Si se viene de un scooter tradicional de dos ruedas, en los primeros metros se nota el superior peso de su tren delantero, pero toma solo unos instantes habituarse y lo siguiente que se sentiremos es una total confianza en él. La verdad es que da la sensación de que nunca se va a despegar de la trazada marcada.

El motor ha sido profundamente revisado, especialmente en lo que se refiere a reducir la fricción y el peso, así como la inyección y los mapas de encendido, con el fin de optimizar la eficiencia y reducir las emisiones. Obviamente, cumple con la nueva Euro5.

El bloque adopta una combinación de cojinetes de biela y cigüeñal específicos, además de un árbol de levas modificado. El sistema de inyección ha sido desarrollado expresamente por Dell’Orto.

Suave…

Suave: este es el segundo detalle que advertiremos una vez en marcha. De hecho, es el primero, porque es lo primero que aprecié: una impresionante finura de funcionamiento para un ‘mono’ de 400 c.c., sin apenas vibraciones perceptibles, lo que habla de un excelente equilibrado.

Empuja de manera lineal, pero con fuerza, desde abajo hasta prácticamente los 100 km/h, y a partir de ahí lo hace con más tranquilidad, pero, en cualquier caso, es capaz de superar los 140 km/h del velocímetro, lo que permite moverse con mucha facilidad en autovías o autopistas.

Este fue el caso de nuestra ruta, ya que salimos de Madrid por la A-1 y en esta vía rápida mantenía los 120 km/h reglamentarios tranquilamente, con el motor girando a 6.000 rpm de su tacómetro invertido. A esta velocidad el tren delantero sigue mostrando un perfecto aplomo, aunque al cambiar de carril o en algún momento de rachas de viento lateral había algunas ligeras oscilaciones atrás, que duraban un instante.

Para una total tranquilidad de sus propietarios también dispone de control de tracción -de tres niveles seleccionables- con lo que realmente estamos ante un scooter en que prima la seguridad.

… Y cómodo

La posición de conducción es confortable y el pedal de freno ha sido resituado, dejando espacio para el pie sin molestar. La cúpula protege perfectamente en autopista si la hemos elevado antes de salir, y si está en su posición más baja, aunque nos llegará claramente más aire, no genera turbulencias.

En autopista se advierte que el cristal protector de la pantalla TFT, bastante inclinado (el cristal, no la pantalla) produce algunos reflejos cuando le da el sol. Esto, unido al pequeño tamaño de los números de los indicadores de temperatura del refrigerante y de nivel de gasolina, hace que cueste ver lo que indican. El resto de la instrumentación es suficientemente visible.

En nuestra ruta hicimos pocas curvas. En las que hicimos, y como es habitual en este tipo de scooters de doble tren delantero, lo que más le cuesta son las transiciones de lado a lado, es decir, enlazar una curva de derechas con una de izquierdas, más debido al peso que al doble eje en sí, pero insistimos en que este tipo de scooter no tiene ninguna vocación deportiva, sino que busca ofrecer sensación de seguridad y el nuevo Metropolis 400 la ofrece sobradamente.

Con el depósito de 13,5 litros y un consumo medio que en nuestra prueba fue de 4,1 l/ 100 km, la autonomia puede superar los 300 km.

También los frenos contribuyen a ello. Además de ABS, el Peugeot dispone de frenada combinada SBS, de modo que al accionar la maneta (o el pedal) del freno trasero también actuará el delantero.

Se ofrece en dos versiones, Active y Allure, cuyas características os detallamos en el siguiente apartado.

Dos versiones

El Metropolis 400 está disponible en dos versiones, Active y Allure. La primera, en un único color Varnish Technium (gris metalizado), mientras que el Allure está disponible en Snow White (blanco metalizado), Midnight Blue (azul noche), Sideral Mat Black (negro mate) y Amazonite Satin Blue (turquesa metalizado). El Allure tiene el interior de los cofres tapizados y conexión por USB en su interior, en lugar de la de tipo encendedor del Active.

El Allure, además de lo comentado, tiene los extremos de manillar cromados, llantas en negro brillante, cuadro de instrumentos con i-Connect y retrovisores de mayor calidad.

Ambas versiones comparten llantas delanteras de 13” (el anterior Active las tenía de 12”) y trasera de 14”.

Precio:  8.799 euros (Active) / 9.399 euros (Allure)

Ficha técnica

Motor tipo: 1 cilindro 4T LC SOHC 4V

Diámetro x carrera: 84 x 72 mm

Cilindrada: 399 c.c.

Potencia máxima: 36 CV (26,2 kW) a 7.250 rpm

Par motor máximo: 38,1 Nm a 5.750 rpm

Relación compresión: N.d.

Suspensión delantera: Monoamortiguador hidráulico, recorrido 150 mm

Suspensión trasera: Dos amortiguadores hidráulicos de 80 mm, regulables en precarga

Freno delantero: 2 discos 230 mm con pinza de un pistón y ABS-SBC

Freno trasero: 240 mm y pinza de doble pistón flotante y ABS-SBC

Neumáticos: 2 x 110/70-13 y 140/70×14”

Distancia entre ejes: 1.500 mm

Altura asiento: 780 mm

Peso en seco: 271 kg

Depósito gasolina: 13,5 litros

Precio:  8.799 euros (Active) / 9.399 euros (Allure)

Colores

Peugeot Metropolis Active        Grey Varnish Technium

Peugeot Metropolis Allure         Snow White, Midnight Blue, Sideral Mat Black, Amazonite Satin Blue

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos