Prueba en ruta Honda X-ADV: Más que un scooter
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Prueba en ruta Honda X-ADV: Más que un scooter

Publicado

el

Prueba en ruta Honda X-ADV
Fotos: Francesc Montero

Honda invita a una serie de medios de comunicación a participar cada año en una salida motera con destino al GP de MotoGP en Aragón.

Solo Moto está presente siempre en este evento, que en la cita de la temporada pasada tuvo como protagonista el maxiscooter Honda X-ADV con el que pudimos hacer esta prueba en ruta.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_7

Con él nos disponíamos a realizar el viernes del Gran Premio los más de 300 kilómetros que separan Montesa-Honda del circuito aragonés de Alcañiz.

La verdad es que Honda no podía haber dado más en el clavo cuando decidió que fuese este scooter-moto multiusos el que nos llevase hasta allí.

Tuvimos la posibilidad de probarlo en todos los ámbitos: carreteras ratoneras, en las que el sistema DCT no paraba de subir y bajar marchas; vías rápidas, por las que circulamos a un buen ritmo y con un alto nivel de confort y, cómo no, algunas zonas de off-road, en las que pudimos poner a prueba las aptitudes del susodicho fuera del asfalto.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_11

El resultado sorprendió a más de uno de los que nos juntamos en esta peculiar ruta, que nosotros hemos querido convertir en una prueba de largo recorrido.

Nos vamos de GP

El viernes a primera hora estábamos en el HIS (Honda Instituto de Seguridad), vestidos con equipación trail, tal y como nos recomendaron los de Honda.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_17

Yo ya había probado el X-ADV en alguna ocasión, el año pasado incluso hice una transpirenaica con él, así que sabía que la distancia no se nos iba a hacer muy larga. Pero lo que realmente me intrigaba era ver qué tal se comportaba en tierra, pues nunca antes lo había conducido en ese ámbito.

Salimos de Honda y circulamos durante los primeros kilómetros por autopista. La pantalla parabrisas arriba del todo (tiene dos posiciones) y los pies en el apoyo adelantado de la plataforma, la posición ideal para hacer kilómetros.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_14

No tardamos en salirnos de la autovía para meternos por carreteras secundarias, anchas y con buen asfalto. Hasta ese momento había estado circulando en el Modo D, es como si fuese una overdrive, encadena marchas una tras otra sin apurar demasiado el cuentarrevoluciones.

Este modo está muy bien para circular tranquilo, en busca de un bajo consumo y disfrutando del paisaje. Sin embargo, en carretera prefiero seleccionar uno de los tres modos S disponibles. Inicialmente selecciono el S3, que es el más deportivo, ya que deja que el motor suba unas 500 rpm más antes de cambiar de marcha, lo que hace que se note un motor más deportivo.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_1

En una conducción ligera, en la que apuramos la frenada y abrimos a fondo en la salida de la curva, la mecánica trabaja de otra manera, al ofrecer más freno de motor durante las frenadas, ayudando de esta manera a detener el scooter con seguridad, y bajar una o dos marchas cuando abrimos gas sin piedad, lo que nos permite disponer de todo el potencial de este bicilíndrico de 55 CV.

Sensaciones

Parece increíble que un megascooter (aunque habrá quien piense que el X-ADV es una moto, siendo ambas afirmaciones correctas) te haga disfrutar tanto en carretera.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_10

La parte ciclo, mucho más cercana a la de una moto –de hecho, es prácticamente la misma que la de las NC 750–, permite rodar a un ritmo muy ligero y con una sensación de seguridad muy alta.

Cuando tengáis oportunidad fijaos en un detalle, el caballete central tiene avisadores, como los que montan en las estriberas algunas motos. Eso nos da una idea de hasta dónde se puede llegar con el X-ADV.

Además, la llanta delantera es de 17 pulgadas y está guiada por una horquilla invertida con barras de 41 mm, y eso le otorga un comportamiento muy noble al tren delantero.

Me ha sorprendido especialmente lo bien que funciona esta 3ª generación del DCT. Ahora reduce en el momento previo a la curva, y si no lo hace, lo podemos forzar nosotros de manera manual. Esto provoca que notemos el scooter más cogido en la trayectoria y no tengamos que tirar tanto de freno, además de que a la hora de abrir gas en la salida dispondremos de más potencia en el puño del gas.

Así pues, hasta este punto ya había probado las bonanzas del X-ADV en su faceta más rutera, y me había parecido más que correcta, y en su vertiente más deportiva rodando por carreteras reviradas de buen asfalto. Hasta el momento pocas sorpresas, si bien el DCT no lo recordaba tan efectivo, sobre todo en el modo S3, el más deportivo.

Modo G

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_15

Y así llegamos hasta Claravall, una población cercana a Tárrega, en Lleida. Allí la organización nos había preparado una pequeña zona de off-road para que pudiésemos poner a prueba las aptitudes del Honda X-ADV.

Tengo que decir que me mostraba bastante escéptico ante la posibilidad de poder divertirse sobre el X-ADV rodando por pistas. Sus 238 kg y la medida de las ruedas hacen difícil pensar que vaya a desenvolverse con soltura en este medio.

Sin embargo, quité el control de tracción, puse el cambio en manual y activé el modo de conducción G (Gravel), que está pensado para off-road, pues encadena el cambio de marchas de manera más directa ayudando a tener más control sobre las acciones del gas en la rueda trasera.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_5

Destacar también que mi unidad de pruebas montaba como extra unas estriberas sobre las que ponerse de pie cuando vamos a hacer off-road; imprescindibles para poder sacarle todo el partido al scooter.

La sorpresa fue agradable. El X-ADV se controla mejor de lo esperado sobre tierra. La potencia de su bicilíndrico se muestra suficiente para deslizar el tren trasero en las salidas de curva, un derre muy noble y totalmente controlable desde al gas.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_9

Los neumáticos son mixtos, así que las frenadas, sobre todo las del tren delantero, tienen que ser con tacto para que no entre el ABS y nos vayamos largos en la entrada. Disfrutamos de lo lindo dando gas sobre tierra en la zona prevista por la organización.

Consumo reducido

Una vez cumplido el cometido off-road y después de reponer fuerzas comiendo y disfrutando del idílico paisaje del pantano de San Llorenç de Montgai, nos dirigimos de la manera más directa hacia nuestro destino; eso sí, tratando de evitar en la medida de lo posible tramos de autovía.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_13

Así llegamos por la N-211 hasta Mequinenza y, unos kilómetros más adelante, Honda nos propone una prueba de consumo: tenemos que circular durante un tramo de unos 30 kilómetros intentando consumir lo mínimo posible (dentro de unos márgenes de seguridad, claro).

De nuevo pongo el modo manual para seleccionar sexta lo más rápido posible y evitar así que la moto caiga de régimen y me baje a 5ª o a 4ª.

Cubro la distancia establecida a una media de velocidad de 80 km/h, manteniendo el gas al mínimo en las bajadas y tratando de no ser demasiado generoso en las subidas. Al final, mi X-ADV marcó unos excelentes 2,8 l/100 km, tres décimas más que el ganador, que logró un meritorio 2,5 l/100 km.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_16

Un ejercicio que sirvió para entender que en una conducción muy conservadora podemos ahorrar mucho combustible.

Hay que decir que el consumo medio cuando terminó el fin de semana, y habiendo recorrido un total de 884 kilómetros, fue de 4,4 l/100 km, que no está nada mal en un scooter de 750 c.c.

Entiendo, pues, que en una conducción moderada esa cifra se puede bajar fácilmente hasta los 4 litros. Tras esta peculiar prueba, continuamos nuestro camino hasta Valderrobres, Teruel, donde nos alojamos.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_6
Cuando terminamos el viaje, marcaba 884,4 km y un consumo medio de 4,4 l/100 km, aunque esa cifra se puede bajar, y mucho.

Allí, para acceder hasta el hotel, hay una pista de tierra de unos 5 kilómetros y como no es un camino vecinal donde te puedas encontrar coches… pues a disfrutar de nuevo de una conducción off-road.

En esta ocasión era ya de noche y condujimos sin contemplaciones, que teníamos ganas de una ducha y un merecido descanso, pues nos esperaba un ajetreado fin de semana en las carreras. Pero eso es otra historia…

Ficha técnica del Honda X-ADV

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_3

Motor tipo: 2 cil. 4T LC SOHC 8V PGM-FI
Cilindrada: 745 c.c.
Potencia máxima: 40,3 kW (55 CV) a 6.250 rpm
Cambio: De 6 velocidades
Transmisión secundaria: Cadena de retenes
Tipo chasis: De tipo diamante en tubo de acero
Suspensión delantera: Horquilla invertida 41/137 mm, ajust. en precarga y rebote
Suspensión posterior: Amortiguador con bieletas Pro-Link y ajuste de precarga, 150 mm
Freno delantero: 2 discos de 296 mm, pinzas radiales de 4 pist. y ABS
Freno trasero: Disco de 240 mm, pinza de 1 pistón, ABS
Neumáticos: 120/70 x 17” y 160/60 x 15”
Altura asiento: 820 mm
Depósito gasolina: 13,1 litros
Consumo medio: 4,3 l/100km
Autonomía teórica: 304 km
Importador: Honda Motors Europe España, S.A.

Prueba-Honda-X-ADV-SoloMoto_15

Solo +: Es la opción ideal para quien está buscando una montura única en su garaje. El X-ADV es perfecto para moverse entre el tráfico urbano y también para escaparse a hacer curvas por carretera.

Solo –: El consumo medio que nos marcó fue de 4,3 kilómetros, que está muy bien, pero la autonomía se queda algo corta para cuando viajamos.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2053

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos