Prueba en ruta Honda Africa Twin 1100 (y III): Etapas y lugares de interés
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Prueba en ruta Honda Africa Twin 1100 (y III): Etapas y lugares de interés

Publicado

el

Tras ofreceros la crónica de la fantástica ruta que realizamos por el sur de Marruecos con la Honda Africa Twin 1100, os contamos al detalle las dos etapas, con los lugares que cruzamos y también os mostramos los lugares que no deberías perderos si vais por allí.

Las dos etapas:

1ª jornada (200 km aprox):

Xaluca Erfoud – Ksar Hbibat – Gara Medouar – Pozos de Jorf – Jebel Erfoud – Adrar Tchafrine – Merzane – Tissardmine – Erg Chebbi – Desert Camp Jaimas Madu                                                                                                               

2º jornada (140 km aprox):

Desert Camp Jaimas Madu – Mfis – Rich Znaigui – Oued Debboua – Merzouga – Riad Madu – dunas de Merzouga- Riad Madu

Lugares de interés

Lago Dayet Srij:

Al frente las dunas de Erg Chebbi, a tu espalda un precioso lago salado plagado de flamencos… ¿Es posible, más allá de en alguna fantasía de Hollywood? Sí, tras los cada vez más escasos periodos de lluvias en el sur de Marruecos, se forma un lago de agua salada a las puertas de los arenales de Merzouga.

Se produce pocas veces, a veces tarda años en volver a rellenarse de agua, pero cuando lo hace, se forma un efímero espectáculo natural que atrae a aves migratorias y que no tiene precio.

Si consigues que tu estancia en la zona coincida con que hay agua, no lo olvidarás jamás.

Gara Medouar:

A unos 7 km al este de Rissani se encuentra este accidente natural, una elevación del terreno de forma casi circular que llega a recordar un enorme cráter creado por un meteorito.

Cuenta la leyenda, nunca probada, que fue convertido siglos atrás en prisión de esclavos en tránsito desde Centroáfrica.

Tenga o no un truculento pasado, es un escenario impresionante, al que se puede llegar por carretera hasta estar a unos 3 km, desde donde nace una pista sencilla transitable la mayor parte del año, o bien acceder a ella desde pistas arenosas primero y rocosas después que aportan un extra de aventura.

Si eres un poco hábil y vas con una trail, podrás llegar con moto hasta lo más alto de su especialísimo mirador.

Jordi & Naima:

A pie mismo de las dunas de Erg Chebbi, en la carretera N13 que viene de Rissani, justo al llegar a  Merzouga, se encuentra un restaurante que es todo un oasis para quienes bajen a jugar con la arena y lleven varios días a base de tajine y cous-cous.

Sí, lo ideal sería recomendar algo más autóctono, pero es que comer buena cocina bereber (muy buena y sana, pero poco variada), es sumamente fácil en el sur de Marruecos, puedes hacerlo prácticamente en cualquier sitio.

Jordi Mercader, su propietario, se instaló en la zona hace años junto a Naima, su esposa. Acudir a su casa es la manera más sorprendente de comer entrecot o butifarra bajado por ellos mismos desde los alrededores de Vic, o incluso de encargar un arroz en pleno desierto. Por no hablar de tomar una cerveza helada con vistas a las grandes dunas, algo chocante cuanto menos…

Fácil que encuentres allí a cualquiera de los equipos que entrenan para el Dakar en cualquier momento del año, es un pequeño oasis a las puertas de un paraíso del deporte de motor.

Los fósiles de Erfoud:

En la zona verás muchas pequeñas canteras a pie de carretera, incluso algunos establecimientos de mayor tamaño que se autodenominan como museos. Son grandes tiendas donde ver fósiles de todo tipo, vestigios de cuando todas las inmediaciones fueron el funde de un profundo y rico mar.

Con ellos fabrican todo tipo de objetos de pequeño o mediano tamaño (los que suelen acabar ya tallados a modo de souvenir en las tiendas de Erfoud, o en las mochilas de los niños que se te acercan para venderte algún collar), o incluso muebles (mesas y encimeras de baños hechas con fósiles son omnipresentes).

Pozos de Jor:

Las “Khettara” son unos sistemas de irrigación basados en canals subterráneos que aprovechan la pendiente natural del terreno.

Con ellos, los antiguos pueblos marroquíes llevaban agua de los palmerales y los valles fértiles hasta los mismísimos arenales del desierto.

Los pozos por los que se extraía el agua pueden visitarse hoy en día en algunas zonas.

Uno de los mejores sitios para ello está en Jorf, el Bivouac Chez Bachir, a pie de la carretera R702 (que viene de Erfoud), y muy cerca de una gasolinera Afriqia, punto de paso obligado si estás moviéndote por la zona.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2053

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos