Connect with us
Publicidad

Pruebas

Prueba SYM Cruisym 300: la nueva joya taiwanesa

Publicado

el

Prueba SYM Cruisym 300

Ya teníamos ganas de poder hacer la prueba del SYM Cruisym 300, la última evolución presentada por la firma taiwanesa. Un scooter con una imagen rompedora, con un cierto estilo deportivo y provisto de un equipamiento que lo convierte en un scooter tremendamente funcional.

Hace 13 años llegaba a nuestro mercado el SYM GTS 250, un scooter con aspecto de GT y con un más que correcto equipamiento, pensado para hacer frente a la dura competencia del sector de aquel momento.

Además de la buena acogida que ofrecía a sus ocupantes, uno de sus puntos fuertes era el motor, extremadamente suave y silencioso. Aun así, y siguiendo en parte la deriva del mercado, SYM decidió en 2010 actualizarlo para convertirlo en el primer 300 de la familia; así llegaba a su catálogo el GTS EVO 300 y, un par de años más tarde, lo haría el actual Joymax 300.

Hoy, y obligado de alguna manera a evolucionar debido a las normativas de emisiones contaminantes actuales, SYM pone en escena este Cruisym 300, que representa el siguiente paso en su gama de GT de media cilindrada.

Así como los GTS han ido evolucionando hasta llegar al Joymax con una cierta similitud estética, el Cruisym rompe con todo al presentarse con unas líneas muy afiladas y angulosas que le proporcionan un cierto aspecto deportivo que le sienta muy bien.

No solo es estética

La mejora estética con respecto al Joymax es notable. El Cruisym 300 es un scooter más bonito y con un nivel de acabados de primera calidad, una línea de diseño que abre la puerta a una nueva generación, que en breve tendrá continuidad con una versión convalidada de 125 c.c.

Prueba SYM Cruisym 300_7

En el cofre podremos dejar un par de cascos integrales. Además, dispone de luz de cortesía y de un pequeño espacio para guardar la documentación.

Eso no le limita para que se haya podido mantener el mismo buen nivel de equipamiento disponible en los Joymax. De hecho, el Cruisym es un scooter que parte, tanto en la parte ciclo como de en la mecánica, de los Joymax.

Se mantiene el enorme espacio bajo el asiento, en el que podremos dejar un par de cascos integrales sin problemas –dispone también de luz de cortesía y de un pequeño espacio reservado para guardar la documentación–.

Frente a las rodillas, en el contraescudo, hallaremos una guantera pequeña aunque equipada con una toma de 12V de tipo mechero y otra de tipo USB. Todavía no podemos hablar de un scooter con luces full led, porque el doble faro está compuesto por dos elipsoidales halógenos de 55 W.

Sin embargo, el resto de las luces del Cruisym sí son de leds. Cabe destacar que la pantalla parabrisas dispone de dos posiciones: una más alta, que podría definirse como la de invierno, y otra más baja o de verano.

Se han reubicado los retrovisores con respecto al Joymax, lo que permite una visión de lo que sucede a nuestra espalda sin estorbos, una mejora que se agradece.

 

Por supuesto, se han mantenido elementos tan funcionales como las estriberas del pasajero abatibles y recubiertas de goma, el característico botón en el manillar de todos los scooters SYM desde el que abrir el asiento y un completo tablier analógico-digital en el que aparece un indicador de caballete lateral extendido y otro para avisarnos de que el cofre está abierto (aunque el estatus de este Cruisym merecería un ordenador de a bordo).

Prueba SYM Cruisym 300_1

Los retrovisores están sujetos a la carrocería y han mejorado su visión con respecto a los que montaba el Joymax. Incluye los intermitentes en su base.

A todo este equipamiento se le tiene que añadir la gama de accesorios, que por el momento consta de manta para las piernas, respaldo para el pasajero y un candado específico.

Eso sí, en esta nueva gama de scooters GT de SYM desaparece el sistema de paro al ralentí, puesto que la marca considera que el ahorro de combustible y el rebaje en las emisiones contaminantes es mínimo.

Potencia controlable

En lo que se refiere al motor, se ha logrado mantener un buen nivel de potencia pese a que ahora entra dentro de las exigencias de la Euro 4. Eso se ha logrado mediante un árbol de levas modificado.

Son 27,3 CV de potencia, aunque los responsables de la firma nos aseguraron que esa cifra es algo conservadora, que en realidad el Cruisym es algo más potente.

El motor es un monocilíndrico de 4T con 278 c.c., SOHC y 4 válvulas, con alimentación por inyección electrónica y una relación automática que busca una buena respuesta sobre todo en la parte alta del cuentarrevoluciones.

 

No es pobre en la entrega inicial, pero nos ha parecido más efectiva a partir de los 80 km/h, ya que a esa velocidad el motor sigue empujando de manera solvente hasta alcanzar los 140 km/h de marcado (aunque si la dejas, se estira todavía más). Por eso decimos que se trata de una potencia muy controlable.

En el momento inicial de dar gas, el motor responde con un empuje más que correcto, para moderarse en su entrega de potencia cuando el régimen ronda la gama media. En la parte alta, como decimos, por encima de los 80 km/h, el motor es una delicia, muy suave y bastante silencioso, aunque esta última no es su mayor virtud.

Prueba SYM Cruisym 300_5

Durante el día de la presentación circulamos con el Cruisym por carreteras de montaña y durante todo el recorrido el comportamiento fue impecable.

En las salidas de las curvas la respuesta era correcta, aunque sin excesos de potencia y, a los pocos metros, cuando la aguja del marcado se acercaba a la velocidad umbral, el motor se notaba lleno y te obligaba a dosificar el giro del acelerador para llegar con la velocidad correcta hasta la siguiente curva.

No necesita más

Aunque se ha mantenido bastante de la parte ciclo del Joymax 300, el Cruisym puede presumir de un mejor equilibrio, puesto que en acción se nota algo más sólido, sobre todo en carreteras de curvas.

La suspensión posterior tal vez resultase algo fofa cuando lo apretamos en las curvas, pero está claro que no es un scooter que te lo compres para ir con el cuchillo entre los dientes. Además, la posibilidad de reglaje en la precarga del muelle puede solucionar parte de esos rebotes que sobrevienen tras un bache.

Sin embargo, desde mi punto de vista, en la posición intermedia la respuesta es muy confortable y solo ajustaría la precarga en el caso de que vayamos a darle al scooter un uso mayoritario con dos personas.

Uno de los puntos fuertes de la parte ciclo es sin duda el sistema de frenada, que no dio signos de flaqueza en toda la jornada de pruebas. Además, dispone de un sistema ABS firmado por Bosch, que hace gala de una efectividad total, que llega solo a dispararse en el momento en el que el neumático empieza chillar.

Prueba SYM Cruisym 300_3

Del chasis ya quedé enamorado cuando probé el Joymax. Es cierto que todavía le falta alcanzar el siguiente estadio dentro del sector. Nos referimos a que la horquilla debería disponer ya de una tija con doble pletina, puesto que algunos de sus rivales, como el Kymco Super Dink 350 y el Yamaha X-Max 300, ya lo hacen. Aun así, las carencias del sistema monopletina de este SYM solo salen a relucir cuando las exigencias dinámicas son altas.

En definitiva, que un scooter totalmente renovado como el Cruisym, que además se ofrece con cinco años de garantía y a un precio de 4.799 euros (seguro incluido el primer año), se nos antoja como una excelente opción para aquellos usuarios que viven en un extrarradio de hasta 40-50 kilómetros y buscan un vehículo para trasladarse cada día al trabajo. Con una gran capacidad de carga y un motor suficiente como para mantener medias de 120 km/h en vías rápidas.

Pruebas

Prueba Zontes X 310: ¡Un chollo!

Publicado

el

Prueba Zontes X 310
Fotografías de: Santi Díaz

No siempre lo más caro es además lo mejor. Hay veces que se cruza en nuestro camino una de esas motos con un precio difícil de entender, como el caso de esta Zontes X 310 que probamos.

Si estéticamente os encaja, no le busquéis defectos porque nosotros no se los hemos sabido encontrar. Creo que estamos ante uno de eso que llaman un chollo.

Estoy seguro de que muchos, por no decir la mayoría, de los aficionados a las motos todavía hoy desconocen la marca Zontes. Yo mismo, que parte de mi trabajo consiste en ello, descubrí su existencia durante su presentación oficial para España, que tuvo lugar en el pasado Salón de la Moto de Madrid.

Turbimot, empresa valenciana encargada de su importación para nuestro mercado, tenía en su stand un espacio reservado con dos únicos modelos expuestos en él, uno de ellos era nuestra protagonista de estas páginas.

Aquella primera impresión fue muy grata, pues no se trata de los típicos scooters de 125 con los que las marcas orientales acostumbran a iniciar la andadura comercial en Europa, sino que son motos y además equipadas con un motor de 300 c.c.

Prueba Zontes X 310_5

Los comentarios entre los compañeros de la prensa eran positivos, todos ensalzaban su atrevido diseño, que bien podría haber salido de la mesa de cualquier delineante de una marca japonesa.

No es una copia, aunque tiene trazos que recuerdan algún otro modelo del mercado, y esa originalidad le proporciona entidad propia. Ahora le toca demostrar que, además de un buen trabajo en el estudio de diseño, Zontes también sabe hacer bien las cosas en el ámbito de la mecánica y la parte ciclo, porque si eso es así…

Vamos a ver qué tal se porta esta Zontes en un uso habitual por ciudad y carretera.

Gran equipamiento

Pese a tratarse de una moto que rompe con su precio (4.295 euros) las reglas establecidas en el segmento de las motos de media cilindrada, la Zontes X 310 goza de un excelente equipamiento.

¿Qué se le puede pedir a una moto? Todo, absolutamente todo lo que te puedas imaginar está disponible en la Zontes. Smart key, pantalla parabrisas ajustable eléctricamente en altura, apertura de la tapa del depósito y del asiento desde un botón en el manillar, ABS desconectable (Bosch), modo de conducción ECO, botonera de ambos manillares retroiluminada en rojo, ordenador de a bordo con consumo parcial y total, toma de corriente 12V, manetas regulables en distancia…

Un equipamiento que nada tiene que envidiar a las mejores motocicletas del segmento. De hecho, no hay ningún modelo de ninguna marca que ofrezca tanto como la X 310.

A todo esto se le tiene que añadir el personal y atractivo diseño del frontal, donde destaca un equipo óptico dividido en tres grupos, todos ellos de led (la X 310 es full led). De tal manera es el diseño de esta moto que cuando te paras en los semáforos la gente se la mira, incluso los de las demás motos te preguntan de qué moto se trata.

Es más, durante la sesión de fotos, cuando estábamos haciendo una foto frente a una universidad, varios de los alumnos que transitaban por ahí se paraban a fotografiarla con su móvil para después preguntarnos por el precio, cilindrada y sobre cómo iba. Ya digo, no es un modelo que pase desapercibido, llama la atención en positivo por allá donde pasa.

Y además va bien

Una vez te subes a la moto, te das cuenta de que no solo es un escaparate de equipamiento. La Zontes X 310 es también una moto que funciona muy bien y que tranquilamente podría ocupar un lugar preferente entre las motos de acceso a las grandes cilindradas.

Prueba Zontes X 310_7

 

El motor es un monocilíndrico de 312 c.c. y 35,4 CV de potencia, muy suave, no falla, no tiene altibajos, todo el rato empuja con soltura y te lleva hasta velocidades de crucero de 110-130 km/h con soltura.

Puesta a prueba para ver cómo se estira llega hasta los 160 km/h en sexta, pero no es una velocidad en la que se encuentre del todo a gusto. A bajas vueltas y baja velocidad el motor es muy silencioso y, a medida que la velocidad aumenta, se nota un pequeño rumor que en ningún caso llega a ser molesto.

He probado muchas motos de esta categoría y, a falta de conocer la fiabilidad a largo plazo, me atrevería a decir que ya le gustaría a más de una marca tenerla en su catálogo, incluso de los fabricantes de primera línea.

Parte ciclo con sentido

Pero un motor como este, si no dispone de una parte ciclo a la altura, no serviría de mucho. En este caso, la de la Zontes responde a la perfección ante las exigencias de la mecánica.

Prueba Zontes X 310_2

Al chasis no se le puede sacar un defecto, es firme a velocidades altas y en carreteras de curvas nos ayuda en los cambios de dirección. Eso sí, las suspensiones no son deportivas, y eso es algo que hay que tener claro porque, aunque el chasis nos lo permita, nos dirán basta cuando queramos apretar el ritmo en carreteras rotas y con baches.

Tanto la horquilla (sin reglajes) como el amortiguador posterior (precarga de muelle con tuerca y contratuerca) buscan ser confortables por encima de todo, así que el muelle trabaja constantemente, con un paso del hidráulico generoso.

Eso no será un problema cuando la carretera se encuentre en perfecto estado, ya que entonces llegaremos a disfrutar de una conducción muy fluida, incluso hasta el punto de rozar con los avisadores de las estriberas.

Tal vez el freno delantero sí merezca mejorar en un futuro restyling. No es que frene poco, pero el tacto es algo tosco y se le tiene que imprimir mucha fuerza a la leva para lograr una frenada contundente. En un uso cotidiano no habrá problema, solo cuando busquemos diversión en carretera notaremos esto que digo.

En cambio, el freno trasero cumple perfectamente con las funciones de apoyo que se le requieren, tanto en carretera como en ciudad. En ambos casos se agradece la presencia de un sistema ABS firmado por Bosch.

Me la compro

Después de haber estado una semana utilizando a diario esta Zontes tengo que decir que es una moto que no me importaría tener en mi parking para un uso diario.

Es cómoda, muy bien equipada, estéticamente atractiva y con un motor más que suficiente para hacer el trayecto de 20 kilómetros que separa mi casa del trabajo.

El consumo no es ni muy bajo ni muy alto, 4,6 litros a los 100 km, pero con un depósito de 15 litros la autonomía supera con solvencia los 300 kilómetros, y eso para mí es fundamental.

A todo lo dicho se le tiene que añadir que la Zontes X 310 cuesta tan solo 4.295 euros, lo que la sitúa en una posición preferente ante sus rivales del segmento.

Es una moto para el A2 que debería estar presente en todas las barajas a la hora de plantearse la compra de una moto de iniciación o, simplemente, una moto de diario.

Ficha técnica de la Zontes X 310

Prueba Zontes X 310_8

Motor tipo 1 cilindro 4T LC DOHC 4V
Diámetro x carrera 80,0 x 62,0 mm x2
Cilindrada / Potencia máxima 311,7 c.c. / 35,4 CV a 9.500 rpm
Par máximo 30 Nm a 7.500 rpm
Compresión 12,5:1
Alimentación Inyección electrónica Delphi
Arranque Motor eléctrico
Embrague Multidisco en baño de aceite
Caja de cambios De 6 velocidades
Transmisión secundaria Por cadena de retenes
Geometría dirección N.d.
Tipo chasis Estructura tubular en acero reforzado
Basculante Doble brazo en aluminio
Suspensión delantera Horquilla telehidráulica invertida
Suspensión posterior Monoamortiguador hidráulico ajustable en precarga de muelle
Freno delantero Disco con pinza de 2 pistones, ABS
Freno trasero Disco con pinza de 1 pistón, ABS
Largo total 2.051 mm
Altura máxima 1.227 mm
Distancia entre ejes 1.390 mm
Altura asiento 810 mm
Anchura máxima 755 mm
Peso en orden de marcha 159 kg
Depósito gasolina / Consumo medio / Autonomía teórica 15 litros / 4,6 l a los 100 km / 304 km
Precio  4.295 euros
Garantía oficial 2 años
Importador Turbimot

Seguir leyendo

Pruebas

Prueba Ducati Multistrada 1260 Enduro: La mejor Multistrada

Publicado

el

Prueba Ducati Multistrada 1260 Enduro
Fotografías de: Ducati

Tres años después de la aparición de la primera versión probamos la nueva Ducati Multistrada 1260 Enduro con muchas novedades y mejoras que consiguen un superior comportamiento en todos los escenarios. Llega la mejor Multistrada de la historia.

En Ducati dieron un importante paso adelante cuando hace tres años decidieron que su Multistrada debería de tener una faceta más off-road para estar en línea con la cada día más exigente competencia de las grandes trail.

Fue aquella una decisión en cierto modo arriesgada, porque resultaba complicado asociar la imagen de la Multistrada a recorridos fuera de la carretera. Los italianos quieren seducir a usuarios de otras marcas, con los de la eterna GS de BMW a la cabeza.

Consideran que los ducatistas son mayoría entre los consumidores de la Multi y, por tanto, para aumentar sus ventas necesitan conquistar el corazón (y la cartera) de nuevos clientes que lleguen desde otras marcas con un producto atractivo.

Prueba Ducati Multistrada 1260 Enduro_3

Parece que inevitablemente relacionamos a Ducati con el asfalto, la competición, Superbike, MotoGP. Y es lógico que así sea, puesto que no hace falta recordar la experiencia y palmarés de la marca italiana en on road.

Pese a esa idea generalizada de que Ducati solo se declina por el asfalto, conviene recordar que con una Cagiva Elefant equipada con un motor Ducati –cuando esta era propiedad de los hermanos Castiglioni–, Edi Orioli ganó dos ediciones del Dakar (1990 y 1994). No es la primera vez que tomo esta referencia y no voy a extenderme más sobre aquellos tiempos en que las mastodónticas Elefant de Cagiva fueron las reinas de África.

Pero sí que creo que es importante volver a recordar que, pese a que la Elefant no tuvo continuidad, los italianos saben de lo que hablan si se refieren a grandes trail preparadas para dejar la carretera y mancharse de polvo y barro. Esto es lo que hicimos en la Toscana. Mancharnos de polvo y barro entre árboles y viñedos con neumáticos Pirelli Scorpion Rally (sin cámara).

Disfrutar de la experiencia de conducir una moto de 158 CV de potencia con neumáticos de tacos. Y también de una versión Touring con maletas, y Scorpion Trail II, con la que a uno solo se le ocurre largarse a dar la vuelta al mundo…

La nueva Multistrada Enduro equipa ahora la versión del motor Testastretta de distribución variable. Eso significa que monta un motor con más músculo en medios y un tacto más agradable. Un propulsor camaleónico que se adapta muy bien a esta nueva versión.

Prueba Ducati Multistrada 1260 Enduro_14

Recordemos que el DVT es un sistema por el que el cruce de los dos árboles de levas modifica el tiempo entre las válvulas de admisión y escape. En el motor DVT, la cilindrada de 1.262 c.c. se logra conservando el mismo diámetro de 106 mm, pero aumentando la carrera del pistón, que pasa de 67,9 mm a 71,5 mm.

Incorpora nuevas bielas, cigüeñal y cilindros, para alcanzar una potencia de 158 CV a 9.500 rpm con un par máximo de 13 kgm a 7.500 rpm.

Durante la presentación nos mostraron unas gráficas sorprendentes en las que se reflejaba que el 85% de par máximo está disponible a 3.500 rpm. Y comparado con la versión anterior, el par aumenta un 17% a 5.500 rpm.

El sistema de escape se ha revisado y se aprecian nuevos colectores y silenciadores, así como la toma de admisión. El cambio tipo quickshift actúa tanto subiendo como sacando marchas y la tapa del alternador incorpora el sensor del cambio.

La Multistrada más dinámica

Además de la incorporación del DVT que delatan las nuevas tapas de las correas, también hay novedades en la parte ciclo. Pequeños pero a su vez grandes cambios que hacen de la Multi una moto más fácil de conducir si nos metemos por pistas con su rueda delantera de 19”.

Es más corta entre ejes y el avance aumenta ligeramente, además de que el basculante es ahora más ligero. El asiento es 10 mm más bajo y, por tanto, se queda en 860 mm, además de que hay una opción de 840 mm y otra de 880 mm.

Al bajarse la altura de asiento y recortarse el recorrido de las suspensiones, pues pasa de 200 mm a 185 mm en ambos trenes, la Multistrada, una moto que impone por su voluminosidad, es ahora más fácil de mover en parado y maniobrar. Esta rebaja en la altura de las suspensiones afecta en su comportamiento dinámico, puesto que el centro de gravedad esta más bajo.

Además me dio la sensación de ser una moto más cómoda y accesible a la hora de subir y bajar, de girar en medio de un camino o empujar. También la posición del manillar es más acertada, ya que se ha modificado la torreta y ahora esta 10 mm más baja pero conserva la anchura.

La altura de las estriberas, concretamente las gomas antivibraciones, se ha modificado de forma que se ganan 10 mm.

Buenas sensaciones

La sensación que transmite esta versión Enduro con respecto a la versión anterior es de que ahora es una moto más compacta, homogénea, manejable y estable.

Prueba Ducati Multistrada 1260 Enduro_7

Da la impresión de que las suspensiones electrónicas Sachs (semiactivas) trabajan de forma más equilibrada. Conservando sus cuatro modos de conducción, la plataforma inercial (IMU) de Bosch de 6 ejes se ha optimizado. Controla y gestiona el ABS con asistencia en curva, las luces auxiliares (Cornering Ligths, DCL), el Wheelie Control y el control de tracción de 8 niveles, que es fácilmente regulable con opción a desconectarlo por completo.

En nuestra toma de contacto tuvimos la oportunidad de disfrutar de una ruta off-road, además de los obstáculos de la DRE Ducati Riding Experience que la marca tiene en Nipozzano, sobre una versión con neumáticos de tacos (Trail Scorpion Rally), montados en las nuevas llantas de aluminio sin cámara, que dicen que son 2 kg más ligeras.

Al principio de la ruta salí con el modo por el que la potencia se limita a 100 CV. Pude apreciar que la Multi es ahora más manejable y el motor muy dulce y suave. Me sentí cómodo, pero me faltaba algo de potencia y de respuesta, por lo que puse los chips en orden para poder disponer de los 158 CV.

Prácticamente responde desde apenas las 2.000 rpm y hasta las 9.500 rpm es elástico y contundente al mismo tiempo. Se nota que el par motor ha aumentado a bajas vueltas y esto facilita la gestión del motor.

Prueba Ducati Multistrada 1260 Enduro_5

También ajusté la suspensión trasera endureciéndola un poco, y la verdad es que me encontré muy a gusto. Con el modo Enduro en ningún momento desconecté el control de tracción totalmente y siempre lo dejé al nivel mínimo. Al respecto, entre los colegas de profesión no nos acabamos de poner de acuerdo.

A mí me pareció la mejor opción porque en función de como abras el puño de gas, es decir, de forma más o menos violenta, te permite derrapar ligeramente pero sin perder el control. Otros opinaron que era demasiado intrusivo. Yo no. Para gustos… ¡colores!

Siendo una moto voluminosa y con 258 kg de peso, ha ganado manejabilidad gracias al reglaje de las suspensiones y a sus cotas revisadas, que en pistas es superdivertida, noble en reacciones y controlable gracias a la precisión de la conexión entre el puño del acelerador y la respuesta del motor.

El cambio, con una primera corta para los tramos más endureros, es ahora más preciso, y os aseguro que resulta muy excitante empalmar marchas sin cortar el puño de gas levantando una nube de polvo y disfrutando del músculo de la mejor versión del motor bicilíndrico italiano.

Por la tarde me cambié de botas para una ruta por asfalto y probé la versión con neumáticos Pirelli Scorpion Trail II. Conserva la llanta de 19” y personalmente me compensan sus reacciones, con respecto a las 17”, si tenemos en cuenta que en off-road la de 19” transmite más confianza.

Prueba Ducati Multistrada 1260 Enduro_1

Sin duda ninguna, esta nueva 1260 es una gran moto con la que hacer turismo. Su nivel de confort es digno de una GT, el paquete de electrónica funciona y tiene detalles que marcan la diferencia, como la pantalla regulable en orden de marcha o el cuadro de instrumentos.

No falta el Vehicle Hold Control para facilitarnos la salida en pendiente, lo que se agradece, una vez te acostumbras, si vas con pasajero y con mucha carga, y también monta cruiser control.

La verdad es que toda esta sopa de letras es fácil de interpretar a través del menú y unos pulsadores cómodos. La pantalla TFT es un lujo y poner la Multi a tu gusto y necesidades es realmente sencillo.

Pero la verdad es que no es una moto al alcance de todos los bolsillos. Tan cierto como que su nivel de equipamiento es de los más completos. La versión en color rojo cuesta 21.980 € y la Sand (arena), 22.090 €. Tampoco faltan diferentes packs de personalización:

Touring Pack: puños calefactables, maletas de aluminio Touratech y bolsa manillar. Esta es la versión que pudimos probar en Italia. Cuesta 24.113 euros en color rojo, y 24.313 la versión Sand.

Sport Pack: escape Termignoni homologado, cubierta de bomba de agua en negro, tapas de depósitos de líquido de freno delantero y depósito de líquido de embrague en aluminio pulido.

Urban Pack: top case de aluminio Touratech, bolsa sobredepósito con Tank Lock y toma USB.

Enduro Pack: luces suplementarias de led, barras protectoras del motor, protectores en ambos radiadores, tapa de piñón de ataque, protector de disco trasero.

Ficha técnica Ducati Multistrada 1260 Enduro

Prueba Ducati Multistrada 1260 Enduro_2

Motor tipo 2 cil. en V a 90º 4T LC DOHC Desmo Testastretta DVT 16V.
Diámetro x carrera 106,0 x 71,5 mm x 2.
Potencia máxima 158 CV (116 kW) a 9.500 rpm.
Par máximo 128 Nm (13,0 kgm) a 7.500 rpm.
Compresión 13,0:1
Alimentación Inyección electrónica Bosch con cuerpos elípticos equivalentes a 56 mm
con ride by wire.
Arranque Motor eléctrico
Embrague Multidisco en baño de aceite con sistema antirrebote, accionamiento hidráulico.
Caja de cambios De 6 relaciones con shifter DQS up&down
Transmisión secundaria Por cadena de retenes.
Geometría dirección 25° y 112 mm de avance.
Tipo chasis Multitubular en acero de tipo Trellis con anclaje de basculante en aluminio.
Basculante Doble brazo en aluminio.
Suspensión delantera Horquilla invertida con barras de 48/185 mm con sistema EVO Ducati Skyhook Suspension, multiajustable electrónicamente.
Suspensión posterior Amortiguador directo al basculante con ajuste electrónico EVO DSS, 185 mm.
Freno delantero 2 discos de 320 mm, bomba Brembo radial, pinzas Brembo M4.32 radiales de 4 pistones, Cornering ABS configurable.
Freno trasero 1 disco 265 mm, pinza Brembo de 2 pistones.
Largo total N.d.
Altura máxima N.d.
Distancia entre ejes 1.592 mm
Altura asiento 860 mm (opcional: 880/840 mm con asientos alto o bajo)
Anchura máxima N.d.
Peso en orden de marcha 254 kg con dep. lleno, 231,5 kg en seco.
Depósito gasolina 30 litros
Precio matriculada 21.980 euros (rojo) / 22.090 euros (Sand)
Garantía oficial 2 años (hasta 4 opcionalmente)
Importador Ducati Ibérica/Desmotrón, S.L.

Seguir leyendo

Destacado

Prueba KTM 790 Duke L (A2): Con toda la artillería

Publicado

el

Prueba KTM 790 Duke L A2
Fotografías de: Santi Díaz

¿Para qué estrenarte en el segmento del A2 con una moto modesta y de cilindrada intermedia si puedes hacerlo con una pata negra? Es el caso de esta KTM 790 Duke L A2 que probamos hoy. Un cañonazo de modelo que conserva todas las bondades de la versión estándar, pero con 47 CV para cumplir con el máximo permitido por la categoría.

Tomar el modelo base y cambiar lo mínimo e indispensable para adaptarlo al segmento intermedio del A2. Esto es lo que han hecho exactamente los de KTM.

Muchos de los usuarios que se sacan esta licencia lo hacen con la intención de optar al todopoderoso carnet A, que da acceso a todo lo habido y por haber con dos ruedas. Eso sí, no hay que pasar por alto el largo “impasse” de dos años, un motivo de peso a la hora de decantarte por un modelo u otro.

Prueba KTM 790 Duke L A2_4

100% carácter austríaco

A menudo pensamos que el A2 es sinónimo de algo descafeinado, pero no siempre es así. Un ejemplo lo tenemos en esta versión de la 790 Duke, que es igual a la versión estándar –menos en la potencia, claro–.

Es atrevida, canalla, provocativa y brutal en marcha. En la parte más divertida de la conducción, en curvas, apenas notarás la diferencia, perceptible solo en algún tramo recto y rápido o bien en las aceleraciones más bruscas y desafiantes. La posición lo dice todo.

Las motos de tipo naked suelen tener una posición de conducción bastante erguida, sin cargar peso en las muñecas. Pero en esta 790, las estriberas están montadas bastante altas y atrasadas, por lo que el cuerpo se te queda como en una salida de motocross, cuando comprimes la horquilla para dejarla amorrada.

Con el cuerpo hacia delante, en modo ataque, nos ponemos en marcha. Enseguida notas el tacto suave del embrague que, si lo deseas, puedes utilizar solo en la salida, como pasa a veces en competición.

Tienes a tu disposición un maravilloso quickshifter, tanto para subir como para bajar velocidades. Aprovecha la efectividad (en cuanto a potencia y par) que te proporciona el cambio sin tener que cortar, la faena que te ahorra y la concentración que ganas. Incluso en las reducciones, donde pasará a actuar el embrague antirrebote. Confía en él porque, aunque apures bastante, no te va a pegar las sacudidas o coletazos típicos de las frenadas al límite.

Keep calm & vete a hacer curvas

Eso. Busca una carretera de curvas decentes y disfruta. Aprovecha toda la electrónica que tienes disponible –y que está a la última– y pégate un homenaje.

Prueba KTM 790 Duke L A2_7

Elige el modo de conducción que más te convenga según tu nivel, situación de la carretera o lo que te apetezca. Del mismo modo que la versión sin limitar, tienes cuatro modos disponibles: Track, Rain, Street y Sport, un buen catálogo con el que seguro que encuentras el punto óptimo.

Si echas la vista atrás, te das cuenta de que antes todo era más sencillo. Te ibas a dar una vuelta sin tener que tocar ningún parámetro. Pero, oye… bendita complicación. Pasa algo parecido cuando vas a un restaurante y puedes elegir entre 200 platos. Estresa un poco al principio, pero seguro que acabas comiendo exactamente lo que te pide el cuerpo.

Y con la 790 pasa lo mismo. Es la mejor dotada en cuanto a electrónica y la más sofisticada de la categoría. En KTM saben aprovechar muy bien estos avances y trasladarlos a todos y cada uno de sus modelos, independientemente de la cilindrada.

Volvamos al momento curva. Una vez en carretera, podrás poner todos tus sentidos en la conducción. Las rectas se convertirán en un mero trámite, ya que entre curva y curva hallarás tu terreno favorito. Es muy precisa, aguanta en la trayectoria como si fuese un coche de scalextric.

El chasis multitubular y las suspensiones hacen su trabajo de manera impecable. Monta unas WP que trabajan correctamente y que contribuyen a la firmeza y aplomo en marcha. La verdad es que la parte ciclo es tremenda y pocas pueden competir con ella.

Prueba KTM 790 Duke L A2_5

La potencia capada aquí no se nota tanto y queda compensada por su ligereza (169 kg) y, sobre todo, por el buen comportamiento dinámico, donde marca la diferencia.

Puedes sacar partido también de muchas otras cuestiones que no podemos pasar por alto: el Cornering ABS, el antiwheelie –para los que os flipéis más enroscando el gas al acelerar–, el control de salida, el control de tracción y el freno motor, que se puede ajustar.

Y no todo son curvas. Los días de pruebas dan para probarla en diversos entornos, como la ciudad y el bullicio, que es el pan de cada día para muchos. Lo único que puede echar de menos respecto a otros modelos urbanitas es la capacidad de carga porque, dinámicamente, no tiene nada que envidiar.

Encaja perfectamente en el medio porque es estrecha, ligera y con un ángulo de giro considerable. Y además puedes regular su comportamiento y hacerla lo más dulce y suave posible gracias a los modos de conducción.

En cambio, si te metes en autopistas y autovías, ya sabes que la aerodinámica te va a penalizar porque lo que es motor da para estrujarla mucho más de lo que el cuello y las cervicales permiten.

De 95 a 47 CV

El rendimiento del propulsor es la única diferencia que vas a notar entre la versión estándar y la L. Se mantiene la configuración bicilíndrica en paralelo que estrenó la 790 el año pasado, pero se pierden 10 CV por el camino. Pasa de los 105 CV a tener 95 CV de base.

A partir de aquí, se añade un kit que la limita hasta los 47 CV, que es la frontera de potencia establecida para la licencia intermedia. Si después de dos años de espera haces los deberes y te sacas el A, la puedes deslimitar y volver a los 95 CV.

Los 10 CV de menos son una pérdida mínima y prácticamente imperceptible en la práctica, ya que en condiciones normales va más que sobrada. Son pocas las ocasiones en que vas a tener la oportunidad de exprimir todo su potencial. Tal vez en circuito, pero poco más…

Además, a la hora de acelerar, vas a seguir notando ese patadón de par motor típico de las bicilíndricas. Si me acabase de sacar el A2, creo que esta sería una buena opción. Compensa sobradamente el hecho de poder disfrutar de todo el poder de la Duke 790 durante el obligatorio período de transición, e incluso quedarte en los 47 CV si no tienes pretensiones más allá de la licencia intermedia.

Prueba KTM 790 Duke L A2_6

Alumna aventajada

La KTM 790 Duke L (A2) entra por la puerta grande del A2, con uno de los modelos más competitivos que podemos encontrar en el segmento. Ya veremos si consigue la victoria o no pero, de momento, ha conseguido clasificar en la primera línea de la sesión de clasificación y no le ha hecho falta ni pasar por la Q1.

No hay espacio que se le resista a KTM, y también ha querido cubrir este hueco en el mercado. A las competidoras de la licencia intermedia se le tienen que sumar la que ya tiene por naturaleza la versión sin limitar. No podemos descartar las de cilindradas y prestaciones similares porque prácticamente está a la par y porque, cuando le quitas el kit, recupera prácticamente todo el power inicial.

Sigue teniendo estilo propio y luciendo la estética deportiva y de línea afiladas de KTM. El envoltorio es el mismo, así que ya sabes que puedes elegir entre la mítica naranja y la versión más discreta con predominio de gris y negro. La actitud y la apariencia son inconfundibles. Si no lo dices, nadie sabrá que llevas la de 47 CV…

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.035

Suscripción en papel: https://www.quierounarevista.com/solomoto Descargar la revista o suscripción digital en: kioscoymas

Los + leídos