Connect with us
Publicidad

Off-Road

Prueba de la Moto Guzzi V85TT: No solo es bonita

Publicado

el

Guzzi V85TT

No recordamos, en mucho tiempo, una Guzzi que levantase tanta expectación como esta Guzzi V85TT.

Desde la aparición de las primeras fotos, en las diversas redes sociales se comentaba lo atractiva que era esta trail, llena de personalidad y que respira una mezcla de aires africanos y de Baja californiana.

En el plano personal, tenía ganas de ir a la presentación de esta moto y apuré la recuperación de mi hombro, operado en enero para poder llegar a tiempo de subirme a la Guzzi.

El lugar era la isla de Cerdeña, y la organización había previsto un variado recorrido que preveía curvas e incluso diferentes tramos de tierra. Pero primero contemos cómo es la Guzzi V85TT.

Una africana neoretro

Lo primero que nos transmitió la gente de Mandelo del Lario era orgullo. Nos dejaron claro que esta era una moto 100% hecha en Italia y que habían puesto especial énfasis en los buenos acabados y en la versatilidad de la Guzzi V85TT.

Recalcaron que servía para viajar, hacer curvas, desplazarse por la ciudad y hacer excursiones fuera del asfalto. “Os sorprenderá”, nos dijeron.

La línea es voluntariamente retro, inspirada en aquellas Guzzi Quota 1000 y Baja V65TT, con un par de faros redondos, de los de antes, pero estos son full led y el piloto de posición tiene la forma del águila de Guzzi.

La Guzzi juega en la categoría de peso medio, con su motor V90º transversal, tradicional de la marca, pero que para esta moto ha sido profundamente revisado: las válvulas de admisión son de titanio; los pistones, bielas y cigüeñal son nuevos; el embrague sigue siendo monodisco en seco, pero se ha reforzado; la bomba de lubricación es nueva, más eficaz, y el cambio tiene nuevas relaciones.

En cuanto a la parte ciclo, el chasis multitubular es de nueva factura y el voluminoso motor sigue siendo parte estructural. El basculante de doble brazo es también nuevo, incluyendo el cardán, y acoge un amortiguador de 170 mm de recorrido –ajustable en precarga y extensión– que carece de bieletas, aunque dispone de cierta progresividad gracias al muelle.

La horquilla es invertida, ajustable en precarga y extensión, y con un recorrido de 170 mm. De aspecto es clásica, pero la Guzzi tiene electrónica: además de gas ride by wire, cuenta con tres modos de conducción (Road, Rain, Off-Road) que afectan a la entrega de potencia, al ABS y al control de tracción.

Destacable es que en modo Off-Road se desconecta el ABS de la rueda trasera y el control de tracción se minimiza, para poder derrapar en tierra. En opción, se puede conectar la instrumentación digital TFT al móvil para recibir llamadas, oír música, disponer de navegador, etc.

Para todos

El asiento es bastante bajo para ser una trail, y con mi 1,69 llegaba al suelo con ambos pies. Las estriberas pueden ajustarse, así como las manetas, y la pantalla tiene dos puntos distintos de inclinación, ajustables con una llave allen.

En marcha sorprende la ausencia de ruidos del motor y una cuidada ergonomía, que busca el confort. En este aspecto solo la pantalla de serie nos pareció pequeña para largos viajes, llegando cierto aire a los hombros y parte superior del casco.

Probamos una unidad con la pantalla opcional, que me pareció perfecta en este sentido. La suavidad también llega a los mandos: el embrague requiere de poca fuerza para accionarlo, las marchas entran con suavidad y no hay falsos puntos muertos.

A bordo tan solo me pareció criticable la pantalla TFT de la instrumentación, que es muy pequeña y algunas cifras cuestan de leer. Habiendo espacio para una más grande, es una lástima que no se haya instalado una de mayor superficie.

En la preciosa carretera de curvas que hicimos al lado de la costa, la primera palabra que me vino a la cabeza fue agradable, seguida de fácil, y la verdad es que se mueve con una gran facilidad y que el motor se estira de manera totalmente uniforme.

Aumentando el ritmo hasta un nivel más deportivo, sorprende el tacto del tren delantero, que transmite información del asfalto y genera una gran sensación de confianza, superior a la media de una trail. En todo momento sientes la rueda delantera pegada al suelo, lo que permite atacar las curvas con decisión.

El ancho manillar ayuda a inclinar la moto hasta que rozan las estriberas. Hay que decir que se notaba diferencia en la conducción entre las unidades que montaban los Continental y las que usaban los Michelin. Aunque siempre había sensación de buen agarre, el perfil de las Conti, más uniforme, como corresponde a un neumático asfáltico, permite unas transiciones más progresivas y rápidas.

El Michelin, más trail, cuesta un poco más (solo un poco) de inclinar al principio y luego cae más de golpe, aunque con el Anakee también rozábamos las estriberas.

Excelentes también los Brembo a la hora de frenar: potentes y progresivos, permiten una frenada precisa y potente.

Si la V85TT nos sorprendió en asfalto, también lo hizo sobre tierra.

La gente de Guzzi nos llevó a un pequeño sendero, al lado del mar, donde nos grababan en vídeo. Allí y en el modo Off-Road, dimos un par de vueltas al recorrido. Este modo permite derrapar tanto al dar gas como al usar el freno trasero, pero siempre con la sensación de que lo tenemos todo bajo control.

Conduciendo de pie, la verdad es que se puede ir bastante rápido con la Guzzi V85TT y, al mismo tiempo, en una parte muy ratonera de este recorrido, la maniobrabilidad a baja velocidad era también sorprendentemente buena.

El comentario general de los periodistas allí presentes, tras varias horas y muchos kilómetros sobre la Guzzi, es que la V85TT nos había sorprendido muy gratamente en muchos aspectos, además de ser una moto atractiva y de tener un precio razonable (en la media del sector de trail de peso medio) y de contar con la electrónica que se espera de una moto moderna, pero que permite desconectar el control de tracción si lo deseamos.

Para aquellos que estaban pendientes de saber si la Moto Guzzi V85TT estaría al nivel de las expectativas que creó desde sus primeras fotos, les diremos que sí, que no solo es atractiva: es una buena moto.

Ficha técnica Guzzi V85TT

Motor tipo2 cil. V90º transversal, aire, 4V, OHV
Diámetro x carrera84 x 77 mm
Potencia máxima80 CV (59 kW) a 7.750 rpm
Par máximo80 Nm a 5.000 rpm
Compresión10,5:1
AlimentaciónInyección electrónica 52 mm
EmbragueMonodisco en seco
CambioDe seis velocidades
Transmisión secundariaPor cardán
Geometría dirección28º y 128 mm
Tipo chasisTubular en acero
BasculanteDoble brazo en aluminio  
Suspensión delanteraHorquilla invertida 43/170 mm, regulable en precarga y extensión
Suspensión posteriorMonoamortiguador sin bieletas, 170 mm regulable en precarga y extensión
Freno delantero2 discos Brembo de 320 mm, pinzas radiales de 4 pistones y ABS
Freno traseroDisco de 260 mm, pinza flotante de 2 pistones y ABS
Distancia entre ejes1.540 mm
Altura asiento830 mm
Peso -llenos-208 kg (en seco)  
Depósito gasolina 23 litros
Precio matriculada10.990 € / 11.190 € (bicolor)
Garantía oficial2 años
Importador Guzzi

Galería

1 Comentario

1 Comentario

  1. Bernardo

    14/10/2019 at 2:14 am

    He pasado por muchas marcas de motos y definitivamente las italianas son mis favoritas, hace algunos años tuve una Stelvio, la amaba y me ilusiona saber que Moto Guzzi ha sacado este nuevo modelo que si bien tiene un aspecto similar se ve mucho más llamativa. A esperar a que llegue a Chile. Gracias Moto Guzzi por esta bella creación.

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Solo Moto Nº: 2.044

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Publicidad

Los + leídos