Prueba BMW R 1250 GS Adventure “Edición 40 Años GS”, un lujo especial
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Prueba BMW R 1250 GS Adventure “Edición 40 Años GS”: aniversario de lujo

Publicado

el

Santi Díaz

 

Wunderlich

Llegar a los 40 es para muchos todo un acontecimiento, un buen momento para echar la vista atrás y recapacitar sobre lo que se ha hecho y lo que se ha logrado y también para ver el camino que nos queda por recorrer. La familia GS de BMW ha alcanzado ya ese punto de madurez y puede presumir de un pasado brillante, asegurando su futuro gracias a modelos como el esta prueba BMW R 1250 GS Adventure, que celebra tan señalada onomástica por todo lo alto.

Y puesto a celebrarlo a lo grande, hemos decidido hacerlo nosotros también probando el máximo exponente de la saga Gelände Straße, la última versión de la R 1250 GS Adventure, ahora con una edición 40 Años.

En realidad esta edición conmemorativa parte de la base de la Adventure 2021 a la que se le han añadido algunos refinamientos de la casa y se le ha proporcionado una decoración bicolor negro/amarilla similar a la empleada a finales de los 80 por la primera GS 100 que recibió el simpático calificativo de Bumblebee (abejorro) precisamente por su terminación cromática.

Consciente de que ya contaba con una base excelente, BMW ha trabajado en la única dirección posible, pulir al máximo las virtudes de la icónica GS para colocarla en un nivel superior.

El resultado ha sido tan espectacular como discreto, seguimos frente a la vieja bicilíndrica boxer de toda la vida pero con todas la ventajas de las más modernas maxitrail del momento.

Mucho ha llovido desde las primeras GS y al mismo tiempo que han ido creciendo en cilindrada durante estos años, han incrementando su oferta tecnológica progresando hasta esta última GS Adventure que hoy probamos. Refrigeración líquida, suspensiones electrónicas, gestión de motor, conectividad, distribución variable… todo lo que puedas imaginar es posible tras 40 años de evolución.

El motor bicilíndrico de la BMW R 1250 GS Adventure “Edición 40 Años GS” mantiene la cilindrada de 1.254 cc y aunque cumple rigurosamente con la normativa Euro 5 mantiene una potencia de 136 CV. Además, gracias a la tecnología ShiftCam que permite variar el tiempo de control y la elevación de las válvulas de admisión, proporciona una entrega de potencia constante y un funcionamiento suave.

Conceptos refinados

La actual mecánica bóxer cuentan con un cambio de seis relaciones accionado mediante un embrague de tipo multidisco en baño de aceite, provisto de ocho discos de fricción y dispone de un mecanismo antirrebote. Un mecanismo que en esta generación GS ya ha alcanzado un alto grado de evolución y deja atrás las primeras asperezas y tacto rudo para mostrarse ahora suave y directo.

Por su parte, la transmisión sigue confiando en la última generación del sistema EVO Paralever, con cardán integrado que discurre por el costado izquierdo; otra peculiaridad de BMW que en este modelo deja claro que aquellos tirones y reacciones extrañas sobre todo al reducir marchas son ya cosa del pasado.

Y finalmente, el sistema de escape, de acero inoxidable, es un 2 en 1 y cuenta con un catalizador regulado por sonda lambda. Su sonido es grave pero tan discreto que en la mayor parte de ocasiones pasaríamos desapercibidos si no fuese por lo aparatoso de nuestra protagonista.

Esencialmente es el mismo bóxer de los últimos años, aunque en este caso  viene arropado por toda una batería de sofisticadas ayudas en la gestión electrónica que van incluso más allá del control y gobierno del aparato mecánico.

En concreto esta unidad BMW R 1250 GS Adventure – “Edición 40 Años GS” – dispone de los modos de conducción Pro de manera que añade a los ya habituales Rain, Road y Eco los modos Dynamic, Dynamic Pro, Enduro y Enduro Pro y cuenta con la preselección de modos de conducción  y la personalización del número de modos seleccionables.

Para no liarnos lo mejor es escoger el que creamos más oportuno de antemano y aunque es relativamente fácil moverse por el menú para variar parámetros, lo recomendable es no realizarlo sobre la marcha, por un simple tema de evitar distracciones para mayor seguridad.

Asimismo, el asistente de arranque Hill Start Control viene de serie y permite una fácil parada y arranque cuesta arriba, pero en esta ocasión se añade la variante Hill Start Control Pro (HSC Pro) que ayuda a mejorar el arranque bajo cualquier condición. Este sistema funciona muy bien y se deja notar en grandes pendientes, aunque en las maniobras en parado hay que tener en cuenta que nos bloquea al empujar marcha atrás, de modo que habrá que jugar con el embrague.

Siempre a la vanguardia

En la parte ciclo también nos encontramos con una situación similar, se mantiene la base de la R 1250 GS Adventure de los últimos años convenientemente pertrechada con lo último en electrónica.

El bastidor consta de un par de subchasis en tubo de acero atornillado. Una configuración que muestra ventajas a la hora de realizar reparaciones o trabajos de mantenimiento y mantiene las funciones del motor como elemento portante, lo que redunda en un menor peso y una mayor rigidez.

Delante un sistema Telelever y detrás un conocido Paralever, se encargan de la parte mecánica de las suspensiones que en para el caso están reguladas de forma electrónica por el sistema Dynamic ESA. Este sistema semiactivo de la suspensión cuenta con sensores de recorrido y velocidad del movimiento vertical de las suspensiones delantera y trasera que además, detecta la activación del ABS y las ajusta mediante electroválvulas reguladoras.

Además el sistema cuenta con un mecanismo de compensación de carga automático en función de si viajamos con equipaje, pasajero, etc.

Sobre este punto hay que prestar atención y escoger bien el modo más adecuado al terreno y las condiciones a que nos enfrentamos ya que las diferencias entre los extremos, por ejemplo si escogemos el Dinamic Pro frente a un simple Road, son bastante marcadas.

El conjunto rodante dispone de llantas y neumáticos de nuevas dimensiones, 120/70-19 delante y 170/60-17 detrás que puede completarse con el sistema de control de la presión de los neumáticos (RDC) que se ofrece desde fábrica como opción.

Confianza plena

Por último, la frenada emplea de pinzas monobloque radiales, que se encargan de morder sendos discos flotantes de 305 mm. Eso por lo que refiere al tren delantero; en el trasero se monta una pinza flotante de doble pistón que trabaja con un disco de diámetro algo mayor que la versión anterior, 276 mm.

En este apartado la BMW R 1250 GS Adventure, en su “Edición 40 Años GS” dispone del sistema Integral ABS Pro de serie. Se trata de un sistema que optimiza el funcionamiento del ABS en posición inclinada y que en un paso más es capaz de adaptar las características de control del ABS a cada modo de conducción en concreto.

Lo mejor que se puede decir sobre él es que no te enteras de que actúa; a pesar de forzar la conducción sobre asfaltos de poca confianza y retrasando la frenada al límite, la GS Adventure entra en las curvas sin inmutarse, manteniendo la trazada. Cierto que son muchos kilos y las masas en trasferencia requieren su espacio de maniobra pero en cualquier caso la maniobra siempre resulta limpia.

Mucho ofrece esta maxitrail germana pero es que además la versión Adventure y en concreto la opción 40 Aniversario llega plagada de opciones que la convierten en el paraíso de los fanáticos del gadget viajero.

La cúpula, ofrece un sistema de regulación mediante una sola mano, para un protección óptima frente los elementos y tras ella una enorme pantalla TFT a color dispone de un mundo de conectividad y toda la información imaginable. El conjunto de luces está equipado por leds en su integridad y en este caso disfruta de iluminación adaptativa a curvas así como de luces led auxiliares a ambos lados de la moto.

No falta tampoco una guantera sobre el depósito, toma USB, keyless o un asiento regulable en dos alturas (890 y 910 mm.), que también permite ajustar su inclinación y con la opción de ser calefactable. Este último elemento, resulta extremadamente cómodo, aunque a la hora de hacer pie y con todo el tonelaje de la GS en juego, ese movimiento resulta delicado por la anchura y altura de esta pieza. Dese luego no estamos tratando con un funcional scooter.

Dotación infinita

Pero todavía hay más, la experta viajera de la firma bávara no estaría completa sin un conjunto de protecciones de tubo para el motor, paramanos en el manillar y por supuesto una completa dotación de maletas de aluminio y baúl trasero. Por cierto, seguro que el pasajero agradecería una pequeña almohadilla para apoyar la espalda en ese último elemento. Es una idea.

¿Ya está? No, ni mucho menos. Una 40 Aniversario merece ir un poco más allá. Como podrás observar la decoración es en dos colores, negro y amarillo y aunque en la unidad que nos cedió BMW no constaban, también el asiento está disponible en doble tono y las llantas en un acabado dorado.

Y si nos fijamos en detalle, veremos como toda la anatomía de la GS está plagada de piezas exclusivas de la opción 719, una serie especial de componentes de aluminio y alta calidad que podemos observar en los retrovisores, las levas de freno y embrague, las culatas, las palancas de embrague y freno…todo detalles exquisitos.

La verdad es que acercarse a una GS produce siempre la misma sensación, ¡menudo mastodonte!  Y es que su altura, su impresionante volumen y sus 268 kilos declarados imponen (a lo que hay que sumar, maletas, defensas, etc). Sin embargo y pese a cierta dificultad, sorteada a base de maña y experiencia, mi metro setenta es capaz de hacerse con ella y en apenas unos metros reconocer que sigue siendo una moto tremendamente manejable y noble una vez en marcha.

Eso no quita que su manejo en parado sea farragoso y haya que ir con tiento con el peso, además de que para subirla sobre el caballete hay que hacer un considerable esfuerzo. Un punto a revisar.

El viejo boxer sigue lleno de vida, sus 136 CV se dejan llevar con toda docilidad y sólo se desbocan si los incitas con el puño derecho. Lo que sí se requiere un periodo de entrenamiento es el arte de controlar todos y cada uno de los parámetros que pueden ajustarse en este modelo, suspensiones, tracción, curva motor… y sus diferentes combinaciones; una tarea que sin ser complicada, requiere cierta práctica.

Tampoco ha cambiando lo más mínimo la comodidad de esta maxitrail, perfecta tanto para largos viajes como para atacar carreteras de curvas e incluso el desplazamiento diario al trabajo, siempre claro que el tráfico no esté congestionado, de lo contrario es como viajar con un autocar.

Por lo demás sigue negociando las curvas con una facilidad pasmosa y permite inclinaciones realmente increíbles mientras que su frenada es siempre segura gracias a un ABS cada día más refinado y eficiente.

En este sentido sólo nos hemos de preocupar por las inercias que semejante buque provoca en esta maniobra, los kilos están ahí y hay que ser cauteloso. Las suspensiones ayudan mucho en ese aplomo sobre asfalto – sorprende como se adaptan en conjunción con el ABS y la respuesta del motor – y sólo se descomponen si se les exige en exceso fuera del terreno alquitranado; aunque de todos modos pocos serán lo osados que se aventuren más allá de pistas anchas y se compliquen la vida en terrenos más agrestes con una máquina de semejante tamaño y envergadura.

Para aquellos capaces de eso o simplemente para los que deseen pasearse hasta Cabo Norte como poco, la prueba BMW R 1250 GS Adventure, “Edición 40 Años GS” deja claro que es simplemente un lujo asequible…, previo desembolso de algo más de 20.000 euros. Pero al fin y al cabo, es un regalo de cumpleaños, ¿no?

Lo que más nos gusta y lo que menos…

Solo+

Lujo y comodidad por todas partes, agilidad y suavidad sobre la marcha y seguridad total gracias a una electrónica muy sofisticada.

Solo-

Un peso y un tamaño que intimidan a los menos corpulentos, sobre todo en parado y un caballete central difícil de colocar.

FICHA TÉCNICA

Motor tipo:                               2 cilindros boxer 4T líquido DOHC 8V

Diámetro x carrera:             102,5 x 76 mm

Cilindrada:                                1.254 c.c.

Potencia máxima:                  136 CV a 7.750 rpm

Par motor máximo:              143 Nm a 6.250 rpm

Alimentación:                          Inyección electrónica

Emisiones de CO2:                110 g/km

Cambio:                                      6 velocidades

Embrague:                                Hidráulico, en baño de aceite con función antirrebote

Transmisión secundaria:   Eje cardánico

Tipo chasis:                              Estructura de tubo de acero con motor portante

Geometría de dirección:     65,1° y 95,4 mm

Basculante:                               Monobrazo basculante

Suspensión delantera:         Telelever de 37 mm con 210 mm de recorrido

Suspensión posterior:         Sistema Paralever con monoamortiguador WAD, 220 mm de recorrido

Freno delantero:                    2 discos de 305 mm con pinzas radiales de 4 pistones y ABS Integral parcial

Freno trasero:                         Disco de 276 mm con pinza doble pistón y ABS Integral parcial

Neumáticos:                             120/70-19 y 170/60-17

Distancia ejes:                         1.504 mm

Altura asiento:                       890 / 910 mm

Peso -llenos-:                          268 kg

Depósito:                                  30 l

Consumo medio:                  4,7 l/100 km

Autonomía teórica:             630 km

Garantía oficial:                    3 años

Importador:                           BMW Motorrad Ibérica

Contacto:                                900100482

Web:                                          www.bmw-motorrad.es

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2065

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos