Probar la Triumph Bonneville Speedmaster e suna delicia
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Probamos la Triumph Bonneville Speedmaster… ¡en California!

Publicado

el

probar la Triumph Bonneville Speedmaster

Nos fuimos hasta la costa californiana para probar la Triumph Bonneville Speedmaster, hecha por y para el mercado USA. Tras probarla, nos ha dejado un muy buen sabor de boca y nos planteamos si no es igualmente idónea para el nuestro: pocas opciones encontraremos más polivalentes y utilizables para el día a día en el segmento custom.

Carlsbad está a medio camino entre Los Ángeles y San Diego, y allí tuvimos nuestro primer contacto con un modelo muy especial en la gama de Hinckley, la Speedmaster.

Basada en las recientes Bobber y Bobber Black, busca en este caso un estilo muy relajado de conducción, pero lejos del puramente custom de las anteriores generaciones de Speedmaster.

Para diferenciarse de las Bobber, con las que comparte motor y chasis, varían las geometrías de dirección: 25,3º y 91,4 mm de avance, por 25,8º y 87,9 en la Bobber y 25,4 y 92 mm en la Black, para los mismos 1.510 mm de distancia entre ejes.

Prueba_Triumph_Bonneville_Speedmaster_3

Todo lo bueno que habíamos nombrado en cuanto a sus motores y a la electrónica que los asiste es exactamente lo mismo que vemos en esta Speedmaster, que, como en ellas, basa la mejora en la entrega de par respecto de las Bonnie T120 en que cuenta con doble caja de admisión en lugar de una única caja, y en unas curvas de potencia y líneas de escape específicas.

El caso es que es una delicia, con una genial capacidad de arrancar sin apenas tener que dar gas y sin vibraciones, pero acompañado siempre de un sonido bello y particular. Un motor muy agradable, con un cambio suave y un tacto de acelerador de lo más agradable.

Componentes dinámicos

Las ruedas son de 16 pulgadas de diámetro en ambos trenes, e incluyen unos Avon AV72 Cobra (el trasero con carcasa radial), especialmente diseñados para esta gama; nos gustaron mucho por su sano comportamiento en todas las condiciones que nos encontramos.

Los frenos se mostraron muy dosificables y el delantero mordió el asfalto tanto como quisimos en las frenadas en bajada sin comprometer nunca el antibloqueo. En cambio, detrás llegamos a hacer entrar el sistema en funcionamiento en unas cuantas ocasiones, pero sin que la trayectoria se alterase lo más mínimo ni se alargara la frenada.

En cuanto a las suspensiones, la KYB delantera de la Bobber no es ni invertida, como sí sucede en la de 47 mm de la Black, ni regulable, pero la verdad es que las barras de 41 mm y los 90 mm de recorrido máximo no ceden lo que puedas pensar bajo los fuelles que las decoran, y salvo frente a baches de entidad no previstos, no nos desagradaron en ningún momento.

El amortiguador trasero, también firmado por KYB, tiene unos exiguos 73,3 mm de recorrido, y queda totalmente oculto a la vista, pero ese escaso recorrido cunde más de lo que imaginas en la realidad. Dado que, a diferencia de la Bobber, la Speedmaster es biplaza, habríamos preferido que la regulación de precarga de muelle fuese más accesible.

Hay elementos de la Speedmaster que merecen estar contemplándose durante mucho rato, como los falsos carburadores Amal que camuflan los cuerpos de inyección. También las tapas de motor en aluminio bruñido, la caja de la batería old school o el único reloj central, que no se rodea de nada mientras flota sobre el manillar… Todos esos detalles son deliciosos. Es preciosa.

Y aún podemos rizar más el rizo al optar por la versión que incorpora un depósito bitono con libreas pintadas a mano. Tras una jornada en la que nos movimos por muy amplio rango de carreteras, con una enorme disparidad de altitudes y temperaturas, regresamos al hotel de concentración con una sonrisa en la cara y con la convicción de que sí, que la Speedmaster es tan confortable como nos habían prometido antes de arrancar.

También lo hacemos convencidos de que hay mucho más que belleza a raudales y confort de marcha: el dinamismo nos ha encantado; el motor, más aún. Y la Speedmaster es biplaza, para quienes no quieran renunciar a nada de antemano…

Ficha técnica de la Triumph Bonneville Speedmaster

Tipo de motor2 cil. en línea 4T LC SOHC 8V
Cilindrada1.197 c.c.
Potencia77 CV (57 kW) a 6.100 rpm
EmbragueMultidisco en aceite con sistema antirrebote por cable.
Cambio6 velocidades
TransmisiónCadena de retenes
Tipo chasisDoble cuna en tubo de acero
BasculanteDoble brazo en acero
Geometría25,3º y 91,4 mm de avance
Suspensión delanteraHorquilla KYB convencional con barras de 41/90mm sin reglajes
Suspensión traseraMonoamortiguador KYB con bieletas de 73,3mm, ajustable em precarga
Freno delantero2 discos 310mm con pinzas Brembo de 2 pistones, ABS
Freno traseroDisco 255mm con pinza de 1 pistón800 mm
Neumáticos / Importador130/90 x 16″ y 150/80 x 16″ Triumph Motorcycles España, S.A.
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Solo Moto Nº: 2.047

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Publicidad

Los + leídos