Probamos la Kawasaki ZX-10R de Rea, la moto ganadora del WorldSBK
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Probamos la Kawasaki ZX-10R de Rea, la moto ganadora del WorldSBK

Publicado

el

La presente temporada no ha sido un camino de rosas para el equipo Kawasaki. Sí que es cierto que Rea ha ganado de nuevo el Mundial, pero detrás de esa victoria, ha habido un largo camino para poder hacer competitiva la Ninja que tuvimos oportunidad de probar en el circuito de Motorland.

Rea se ha adaptado a esta nueva versión de la ZX-10R a pesar de que ha tenido una moto menos potente y más crítica que la del año pasado, lo que da que pensar, puesto que también la versión de 2015 era menos potente que la de 2014.

No es extraño que una moto nueva en la pista haya sufrido algunos problemas de juventud. Pero por otra parte, no han sido tan graves, pues no le han impedido revalidar el título después de haberse trabajado durante todo el año en la fiabilidad.

Curiosamente ha sido Tom Sykes quien ha llevado la mayor parte del desarrollo de la nueva Kawasaki en lo que se refiere al carácter del motor. Al principio, Rea tuvo algunas dificultades, y a lo largo de la temporada hemos visto cómo Sykes ha mejorado su rendimiento, especialmente, en la segunda parte de la carrera. El año pasado, Rea era capaz de conservar mejor sus neumáticos y, este año, Tom, que tiene menos capacidad de adaptación, ha dado un paso adelante con esta nueva versión que se ha desarrollado según sus directrices.

Rea tiene una conducción natural en el que tiene un buen paso por curva, pero este año con esta moto, que es más radical, ha tenido que modificar ligeramente su estilo para acercarse más al de Tom, que es más en plan stop & go”, me explicaba Pere Riba de KRT.

Rea se sintió un poco decepcionado porque a principio de temporada no estaba cómodo con la nueva ZX-10R y su motor más puntiagudo, y se centró en trabajar el chasis y sus reacciones marcadas por ese motor que nació más influenciado por las necesidades de Sykes.

Pese a todo, Rea supo sacar partido de las primeras carreras mientras que sus rivales, especialmente Davies, cometió algunos errores.

Finalmente, Rea demostró su potencial a pesar de algunos problemas con el cambio. Durante nuestra prueba, a mí no me falló en ningún momento y solo puedo decir que con la moto de calle como referencia, el cambio de la moto de carreras tiene menos recorrido y un tacto más duro, pero es más preciso. Recuerdo que otros pilotos de Kawasaki con motos no oficiales me han comentado esta temporada sufrir algunos problemas con el accionamiento del cambio.

La causa de los problemas de este año pueden venir en que hay una gran diferencia con respecto a otras temporadas, y es que en el pasado se podía abrir y hacer modificaciones, pero ahora el cambio va directamente integrado en cada uno de los motores.

En cuanto a la parte ciclo, esta nueva versión monta un basculante más ligero y conserva las suspensiones de Showa con su horquilla BFFF (Balance Free Front Fork), y detrás se han modificado los muelles del amortiguador, más por una cuestión de costes (se ha cambiado de proveedor) que por otras razones.

Sensaciones
 

Tuve la suerte de subirme a la moto de Rea después de haber rodado cuatro vueltas con la ZX-10RR. Y digo la suerte no solo por el hecho de ser el único periodista de nuestro país que ha gozado de semejante privilegio. Lo digo porque, tras unas vueltas con la ZX-10RR, al rodar con la moto de Rea me sentí más cómodo y relajado. Desperté todos mis sentidos para disfrutar de la experiencia.

No pude jugar con las diferentes configuraciones, ni reglar el nivel de control de tracción, freno motor y demás. Antes de salir del box recibí las recomendaciones de siempre (“no te caigas, usa el embrague solo para salir, bla, bla, bla”) y alguna más como “no intentes poner el punto muerto cuando llegues al box; no lo conseguirás…”. Rápidamente me di cuenta de que estaba pilotando una moto excepcional. Al abrir el puño de gas a la salida de las curvas, no solo me encontré con una moto más potente, sino que además la electrónica, en cuanto a launch control, control de tracción y freno motor, son diferentes.

El launch control me pareció, en la configuración que probé, más intrusivo. El control de tracción más discreto que en la moto de calle. Y el efecto del freno motor me dio la sensación de que dejaba la moto más libre y suave lo cual permite, desde mi punto de vista, entrar en las curvas con la moto más controlada.

Otro de los aspectos que en cierto modo me sorprendió es que el primer punto de contacto del puño de gas me pareció más agresivo que el de la moto del año pasado.

Siendo una moto más rígida me gustó, al igual que en la moto estándar, la pasmosa facilidad para hacerla girar y entrar en las curvas, además de que una vez dentro parece imperturbable; va sobre raíles y con la moto inclinada se tiene una enorme sensación de rigidez y seguridad.

A la hora de abrir el puño de gas, las sensaciones son ciertamente curiosas, puesto que si no lo haces con decisión y en función de la puesta a punto de la gestión electrónica, pueden entrar en acción dos de los cuerpos de inyección o los cuatro al mismo tiempo. Con este sistema se busca entre otras cosas optimizar la tracción, y el sonido que despide el Akrapovic es sorprendente. ¿Potencia? Pues a mí me sobraba por todas partes…

Me dicen que esta versión es 20 CV menos potente que la del año pasado, pero rinde unos 20 CV de más que la moto de serie y que, por tanto, teóricamente está sobre los 220 CV, aunque este es un aspecto no confirmado por parte de Kawasaki y tal vez sean menos o más…. Sinceramente, esta superbike me resultó más difícil de controlar que la moto de serie a la hora de abrir el puño de gas. Algo lógico si tenemos en cuenta que yo no soy un piloto de SBK.

La frenada me pareció muy potente y a su vez modulable, y en el equipo me recordaron que Rea apenas usa el freno trasero y que suele ser muy exigente con el efecto del freno motor.

Buen estreno
 

Lo cierto es que, pese a las dificultades y a que ganar carreras es siempre difícil, la Kawasaki está a un gran nivel y en 2017 tendrán más posibilidades de trabajar en la puesta a punto tras su estreno en este 2016. No puedo sacarme de la cabeza la imagen de la Ducati de Davies superando a la Kawasaki en la recta de Qatar…

Si quieren repetir título en Kawasaki, tendrán que trabajar para encontrar potencia y fiabilidad y mejorar la durabilidad de los neumáticos, pues también en este sentido las motos italianas han dado un paso adelante.

Aparentemente, la Kawasaki es más radical y castiga más los neumáticos que el año pasado, cuando Rea era capaz de adaptarse a la situación para conservar sus gomas. Este año no ha sido siempre así y ha llegado con los neumáticos muy castigados. Pero a final de temporada ha vuelto a ser el número 1. Sin duda, un buen estreno, el mejor estreno…

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2051

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos