Probamos la Kawasaki ZX-10R con Jonathan Rea: ¡Una moto muy divertida!
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Probamos la Kawasaki ZX-10R con Jonathan Rea: ¡Una moto muy divertida!

Publicado

el

El dominio de Kawasaki en el Mundial de Superbike es el fruto de un intenso trabajo tanto en el desarrollo de la moto de serie como de la evolución de la versión de Superbike.

Sykes se adjudicó el Mundial de 2013 y Rea el de 2015 y 2016 y lo hizo con la base de la nueva ZX-10R, después de estar nueve años en Honda, se adjudicó el Mundial en su primera temporada con las motos verdes.

Su compañero Sykes ganó el campeonato de 2013, pero desde que aumentaron las limitaciones con el reglamento a partir de 2015, Rea es claramente quien más partido ha sabido sacar a su versión de Superbike de la ZX-10R.

El piloto de Irlanda del Norte, que ha sido el ganador en los dos últimos años, desarrolló la moto de 2016 que en su versión de serie ha querido compartir con nosotros.

Este año también ha dominando la situación con esta ZX-10R de 2016 y se ha adjudicado un total de nueve carreras por las cinco de Sykes, las once de Davies y la única victoria de Hayden con la Honda en Sepang.

Pero hoy toca hablar de sus sensaciones a bordo de la Kawasaki ZX-10R de calle, no de su moto de carreras…

La nueva ZX-10R
 

La moto de serie que Rea conoce perfectamente y que ha probado para vosotros incorpora una larga serie de novedades con respecto a la versión anterior.

No nos vamos a extender demasiado sobre estas novedades, puesto que ya las hemos expuesto a lo largo del año y dejaremos que sea el propio Jonathan quien nos explique sus sensaciones. Pero sí conviene recordar que si bien en el caso de la BMW S 1000 RR, que probó Jordi Torres, no hay diferencias sustanciales en el modelo de 2016, en la ZX-10R podemos hablar de una moto prácticamente nueva. Uno de los aspectos más destacados es la adopción de la denominada IMU, es decir, Inertial Measurement Unit, que necesitaba imperiosamente en la versión de la moto de serie para ponerse al nivel de la nueva Yamaha R1, Ducati Panigale y también la BMW S 1000 RR.

En lo que se refiere a las suspensiones, Kawasaki sigue confiando en Showa y, de hecho, es esta una alianza que ha conseguido muy buenos resultados. En el caso de la moto de serie se incorpora una nueva horquilla invertida con una cámara de aire en las punteras, y la regulación de la retención y compresión abajo, y que está dotada de un nuevo sistema de doble válvula, es la novedad de Showa.

El monoamortiguador trasero también utiliza el mismo sistema interno que la horquilla. Respecto a las suspensiones convencionales, monta unas válvulas que, a diferencia de otras que actúan conjuntamente cuando regulas retención y compresión, en este caso no sucede así y trabajan por separado.

Según los técnicos de Kawasaki, gracias a este sistema, los hidráulicos sufren menos fatiga, además de que se facilita la regulación. “El comportamiento de esta suspensión es más constante, baja menos de rendimiento y es muy progresiva”, apunta Rea.

Otra de las modificaciones importantes realizadas es que, para centralizar las masas y especialmente en las aceleraciones, la pipa de dirección se ha retrasado, el basculante es más largo y el chasis de fundición de aluminio con una estructura de doble viga presenta nuevas soldaduras y unas paredes más finas. En cuanto al motor, lo más destacado es un nuevo cigüeñal que ha reducido en un 20 % su masa inercial y por tanto el efecto giroscópico, con lo que se consigue una moto más ágil que permite una conducción más precisa.

La primera impresión
 

Jonathan Rea es un piloto siempre dispuesto a colaborar con Solo Moto y en esta ocasión no podía ser menos, así que no dudó en transmitirnos sus sensaciones.

“Recuerdo cuando a finales de 2014 tuve la oportunidad de probar por vez primera la Kawasaki ZX-10R. Fue en el circuito de Motorland y me transmitió muy buen feeling. Me pareció que tenía un buen compromiso a nivel de estabilidad e inercias”, un aspecto que su compañero de equipo Sykes le está costando más de gestionar. Sykes reconoce que las limitaciones reglamentarias vigentes desde 2015 le han perjudicado.

“Lógicamente tengo muy buen recuerdo de mi pasada temporada con la Kawa –prosigue Rea–, pues se cumplieron las buenas sensaciones que tuve en mi primera toma de contacto y ganamos el Mundial. Este año las cosas han cambiado y me ha costado más con esta nueva versión de la ZX-10R”. Una moto con muchas novedades.

“A mí no me gustan las motos agresivas, sino que busco que me permitan conducir de forma delicada, fina y fluida. Y lo cierto es que esta ZX-10R en su versión de serie se adapta a mi estilo de conducción. En la ZX-10R me siento cómodo, y la verdad es que su reparto de pesos también se adapta a mis gustos. Es una moto con la que cualquier aficionado se puede sentir cómodo, puesto que gira con suma facilidad. En realidad en mi caso la posición de conducción de la moto de serie es exactamente la misma que la de superbike”.

Otro de los aspectos que destaca Jonathan Rea es la respuesta de la nueva horquilla invertida BFF –Balance Free Front Fork– de Showa, con barras de 43 mm de diámetro. “La nueva horquilla de Showa funciona y me da muy buen feeling en el tren delantero, pero permitidme que insista en que parte de la responsabilidad de este feeling se debe al acertado reparto de pesos”.

En este sentido, el propio Jonathan se involucró desde el principio en su definición, además de insistir en su posición sobre la moto, algo sobre lo que Rea siempre trabaja muy a fondo. “Trato de estar cómodo sobre la moto, y es a partir de entonces cuando en la nueva ZX- 10R buscamos el reparto de pesos y centro de gravedad; nos pasamos muchas horas trabajando con la electrónica para controlar las inercias a la entrada de las curvas–explica–. El resultado es, entre otras cosas, que cuando sueltas los frenos no tienes que pelearte para hacerla girar, y eso es exactamente lo que necesito y lo que transmite la moto de serie al igual que mi versión de SBK”.

Carácter
 

En referencia al feeling del motor, Rea nos explica: “El carácter del motor de esta versión de 2016 es muy diferente al de la primera ZX-10R que piloté en 2015 y afortunadamente la electrónica se ha adaptado muy bien a este nuevo propulsor –señala–. En este momento la moto de serie es muy cercana a la de carreras y me transmite el feeling de mi moto del Mundial, aunque, lógicamente, hay algunas diferencias. Las más destacadas son en la electrónica, puesto que la moto de carreras la tiene más desarrollada tanto de launch control como de control de tracción y freno motor, pero en el caso de la moto de calle, lo cierto es que también está muy evolucionada”.

Volviendo a la parte ciclo, Jonathan cree que “otras diferencias llegan a en cuanto a las suspensiones, pero tengo que aclarar que con la moto de serie en algunos circuitos nos quedamos a solo dos segundos de la SBK, lo que nos da una idea del verdadero nivel de la moto de calle. El chasis es exactamente el mismo y es muy estable tanto en curvas rápidas como en las lentas, pero sobre todo lo que a mí me gusta destacar es su agilidad y facilidad de conducción en los cambios de dirección. La entrada en la curva es muy parecida y la diferencia está en la salida, cuando abres el puño de gas, pues se nota la diferencia de potencia entre la moto estándar y la SBK, que es de unos 20 CV. Pero os aseguro que es muy fácil de conducir, muy divertida, y quiero destacar que el equipo de frenos de serie es sorprendente, muy eficaz”.

Un aspecto significativo de esta nueva versión es que lógicamente tiene la homologación Euro 4 y se aprecia en el conjunto del escape. En cualquier caso, para rodar en circuito se puede sustituir con lo que se gana en peso y rendimiento.

Para acabar me quedo con un comentario que me hizo uno de los técnicos de Rea hablando sobre el desarrollo de la ZX-10R y concretamente en lo que se refiere a su electrónica. “Hemos conseguido una electrónica al gusto de Rea, y esa es la garantía de un buen trabajo, ya que Jonathan es un piloto que tanto en la moto de serie como en la superbike es capaz de entender sus propios límites y los de la moto. Es un piloto muy sensible que sabe que la electrónica es una gran ayuda tanto en competición de alto nivel como para los usuarios que quieran disfrutar de su ZX-10R”.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos