Probamos el Honda PCX 125, el primero con el nuevo motor eSP
Connect with us
Publicidad

Scooters

Probamos el Honda PCX 125, el primero con el nuevo motor eSP

Publicado

el

El Honda PCX 125 ha sido todo un éxito de ventas desde el mismo momento en el que salió a la venta. Honda estuvo muy acertada con su lanzamiento, dando al público el scooter que necesitaba en la situación económica y momento precisos. Es cierto que se trata en líneas generales de un scooter muy sencillo, aunque seguramente estaremos de acuerdo en que es un modelo con una estética sugerente y que posee ciertos detalles técnicos, como el sistema Idle Stop de paro al ralentí, que lo hacen muy atractivo al público.

Desde sus inicios se le ha conocido como uno de los scooters más respetuosos y eco-compatibles con el medio ambiente, igual que también se hizo famoso por sus bajísimos consumos medios y por gozar de una respuesta mecánica solvente e idónea para los desplazamientos urbanos.

Aún mejor

Pues bien, aunque la maquinaria japonesa nunca se detiene, no deja de sorprendernos que en un escaso margen de tiempo desde su lanzamiento Honda ya tenga listo un cambio tan importante para el PCX. Nada más y nada menos que la incorporación de los nuevos motores eSP (enhanced Smart Power, algo así como potencia eficiente mejorada), vistos por primera vez en el pasado EICMA de Milán y que ya por aquel entonces prometían revolucionar el funcionamiento y comportamiento de estos propulsores destinados principalmente a las categorías de iniciación.

Las nuevas mecánicas destinadas a la gama baja-media de scooters Honda ya son una realidad. Puede que por su configuración monocilíndrica 4T LC SOHC 2V no sorprendan a la primera de cambio, pero el secreto está en su interior, en aspectos como la tecnología antifricción que utilizan, en su reducido tamaño (ultracompacto sistema de inyección y radiador lateral, etc.) y en la posibilidad de ser montadas en prácticamente cualquier tipo de scooter.

Al nuevo PCX 125, la mecánica eSP le sienta como anillo al dedo, aunque para ser sinceros, en el día a día, muy pocas diferencias apreciaremos con el modelo anterior. Y es que como en los eSP el motor anterior también se basaba en la tecnología de baja fricción, sus consumos ya eran de por sí irrisorios y su funcionamiento espectacular.

En marcha continúa disfrutando de una respuesta genial, tiene una aceleración muy rápida y lo bueno es que el empuje apenas decae hasta alcanzar una velocidad punta que se sitúa muy poco por debajo de los 120 km/h; prácticamente la misma. Es muy suave de funcionamiento, no vibra en absoluto y su sonoridad es extremadamente baja incluso cuando funciona al máximo de su rendimiento. En cuanto al gasto de gasolina, el nuevo PCX sigue manteniendo unos consumos medios que rondan los dos o dos litros y medio; escasas décimas lo separan de su predecesor que, como ya hemos comentado, era un motor especialmente económico en este sentido. A ello también contribuye que se haya mantenido el sistema Stop & Go (o Idle Stop, como reza en el botón situado en la piña derecha que lo pone en funcionamiento), cuya acogida ha sido tan buena por parte de público, que muy pronto lo veremos en otros modelos.

Buena fórmula

El PCX es un scooter pensado para los tiempos actuales, exteriormente resultón y con una carrocería bastante envolvente -penaliza la protección de su bajo parabrisas-, dotado con casi todo lo que podamos necesitar y con una parte ciclo sin grandes excentricidades pero de funcionamiento impecable.

Esta nueva versión mantiene lo mismo que su predecesora. En el aspecto funcional destacan su cofre bajo el asiento con capacidad para mucho más que un casco integral, una doble óptica delantera de grandes prestaciones o un cuadro de instrumentos sin grandes lujos pero con lo necesario y de fácil lectura -se ha cambiado el testigo luminoso que indica que el paro al ralentí se encuentra activado. En la parte ciclo dispondremos de lo de siempre, un sistema de frenada disco/tambor con CBS mecánico con un funcionamiento muy correcto, un apartado de suspensión bastante sencillo y con un tarado de serie en general un tanto blando en ambos trenes y unas llantas de 14” con unos neumáticos bastante estrechos (90/90 y 100/90), que son en gran parte los culpables de su extraordinaria agilidad de movimientos y maniobrabilidad, que tan buenos resultados han dado en los desplazamientos urbanos.

Como podéis ver, los cambios son muy pocos; de hecho, hasta el PVP del PCX 125 se mantiene, posibles promociones aparte, de modo que podremos encontrarlo en los concesionarios de la marca a un precio de 2.669 euros.

Solo +
Sistema Stop & Go
Respuesta motor
Bajas emisiones
Consumos
CBS

Solo –
Amortiguadores sin reglaje
Protección parabrisas
Freno trasero tambor

Prueba publicada en la revista Solo Moto nº1892.
Si quieres el número puedes pedirlo a nuestro departamento de suscripciones.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2049

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos