Probamos el C evolution, el scooter eléctrico de BMW
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Probamos el C evolution, el scooter eléctrico de BMW

Publicado

el

Si bien BMW nos acababa de entregar las unidades de C 600 Sport y C 650 GT con las que se estrena en el mundo de los megascooters, no han pasado ni quince días hasta que nos ha convocado en Londres, justo en plena efervescencia olímpica, para tomar contacto con un modelo muy especial, el C evolution. En efecto: no estamos transcribiendo la información de un dossier de prensa, sino que en Solo Moto hemos tenido el privilegio de ser unos de los pocos medios invitados a probar por vez primera uno de los prototipos más importantes de la historia de la firma. Nadie antes, probadores internos de la marca aparte, se había podido subir a una de las cinco unidades construidas hasta la fecha.

Se trata de la tercera fase de desarrollo de su scooter movido por electrones tras dos prototipos presentados a lo largo de 2011 (E-Scooter y Concept e). Estos dos modelos iniciales eran ejercicios de estilo y laboratorio de futuras soluciones técnicas, pero el C evolution es un prototipo relativamente maduro, cercano a lo que entendemos todos por vehículo apto para ser producido en serie.

Su tamaño y ergonomía es muy similar al del C 600 Sport, y cuenta con un chasis formado en su porción central por una gran caja de aluminio que alberga las baterías. Unidades de carga que, por cierto, tienen una capacidad de 8 kWh, y que emplean tecnología de iones de litio. El radio de acción anunciado llega hasta los 100 km en lo que BMW denomina como “condiciones reales”.

El motor eléctrico, refrigerado por líquido, traslada la potencia a la rueda trasera mediante una correa dentada y unos engranajes planetarios. Cuenta con una potencia nominal de 11 kW, pero con puntas de 35 kW, y un par motor constante de unos 72 Nm. Como se ubica muy cercano al eje del basculante, apenas afecta al trabajo de la suspensión. Y llegados a este punto, debemos comentar lo principal, cómo funciona en carretera. El trabajo de los ingenieros de la firma alemana ha sido extraordinario, sin que eso no quiera decir que queden cosas por pulir. Su equilibrio de chasis es muy elevado, mejor que el de la gran mayoría de modelos con motores térmicos. La respuesta de su motor es muy enérgica, con una aceleración que sorprende por su contundencia, aunque quede mucho por mejorar en materia de dosificabilidad de la potencia, a día de hoy no apta para noveles por ser excesivamente contundente al iniciar la marcha.

La gestión de su carga parece ser muy buena, aunque nos hemos quedado con ganas de hacer un test de autonomía tras esta breve toma de contacto por las carreteras de los alrededores de Londres. Desde luego tienen tiempo para pulir los pequeños detalles criticables, puesto que nos han comentado su intención de poder comercializarlo en 2014, a un precio no excesivamente superior al del C 650 GT, lo que no estaría nada mal…

Mientras tanto, si quieres saberlo todo en cuanto a la técnica y el comportamiento del actual prototipo, el próximo martes te lo desvelaremos en el ejemplar de Solo Moto Actual número 1887.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2061

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos