Probamos al nuevo AGV Sport Modular, el convertible que nació en los circuitos
Connect with us
Publicidad

Equipamiento para motorista

Probamos al nuevo AGV Sport Modular, el convertible que nació en los circuitos

Publicado

el

agv_sportmodular_4.jpg

El AGV Sport Modular fue una de las estrellas, en la división de equipamiento, que pudo verse en el EICMA de Milán el pasado octubre. La idea de combinar el diseño y la tecnología de un casco de competición con un uso rutero convergen en este casco. Teníamos ganas de comprobar su comportamiento en un uso real.

Tras haber probado el Sport Modular en ciudad y carretera, destacaríamos primero su ligereza -para tratarse de un modular- ya que pesa casi medio kg menos que otros cascos similares (su peso es de 1.260 gr, frente a los habituales 1.550-1.700 gr). El diseño está muy conseguido, así como los acabados, de primera línea. La comodidad es buena; como mucho, se siente cierta presión en la mandíbula, atribuible más a un ‘efecto de casco nuevo’, sin adaptar aún. Con el paso de los kms el poliéster se va adaptando a la forma de la cabeza. Debido a su herencia de los circuitos, el cierre es por doble hebilla.

El sistema de apertura de la parte frontal es fácil y no requiere especial esfuerzo levantarla, una vez pulsada la palanca en la parte inferior de la mentonera.

La visera ajusta perfectamente y ofrece una visión amplia y clara, sin distorsiones, incluso con la visera tintada interior bajada. La idea de bloqueo de la pantalla es una buena idea, pero el botón para abrirla es pequeño y con los guantes de invierno cuesta pulsarlo. La pantalla tintada interior se acciona con un pulsador deslizante en la parte inferior izquierda.

La aerodinámica está bien cuidada y no hay turbulencias, y la aireación, tanto de la ventilación de la cabeza como la del desempañado de la visera, funcionan perfectamente.

Quizás el punto que menos nos gustó fue el ruido del aire que entra por la parte inferior y que es notable a partir de los 60-70 km/h, si bien esto es algo bastante habitual en los cascos convertibles, pues deben permitir cierta holgura en la zona mandibular para permitir que la mentonera se levante sin rozar la cara.

Hay tres versiones: totalmente en carbono, carbono-rojo y carbono-amarillo.

El principal hándicap para acceder a este casco será los 749 € que cuesta, aunque está claro que este AGV Sport Modular no es un convertible más, ni pretende serlo.

 

 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos