Probamos, a fondo, la Ducati Multistrada 1200 ABS
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Probamos, a fondo, la Ducati Multistrada 1200 ABS

Publicado

el

Sólo puede haber una moto touring/trail capaz de distorsionar el horizonte, y ésta es sin duda nuestra protagonista. Ya había probado anteriormente la Multistrada 1200 S Touring, con el sistema Skyhook de suspensión electrónica, y la verdad es que la experiencia me dejó atónito. Vuelvo de nuevo a lomos de una Multistrada, pero esta vez dejo de lado la sofisticación para sentir la esencia del modelo base.

Esta Multistrada, la 1200 estándar, además de ser la más económica de la familia, equipa un paquete electrónico incomparable sobre el de otras marcas. Estamos hablando de suspensiones deportivas regulables, control de tracción, ABS y 150 CV.

Quien la sigue la consigue y, pese a la poca aceptación -ya hace siglos- de la primera Multistrada, los diseñadores e ingenieros de Ducati continuaron en su empeño de demostrar que su concepto de deportiva turística sería un éxito. La segunda generación fue la explosión del concepto en el mercado, y las ventas aumentaron exponencialmente hasta la actualidad. Pequeñas pero importantes mejoras en el motor en los modelos 2013 han hecho de esta moto una referencia, y la persistencia de sus creadores en transformar un patito feo en un cisne ha tocado el cielo.

Pero dejemos los elogios por el momento y vayamos a la prueba.

Equipamiento sellado
La más sencilla de la gama Multistrada equipa una combinación electrónica entre ABS, potencia y control de tracción en cuatro combinaciones posibles. En este modelo pueden ser modificadas desde el panel de control algunas de sus funciones preestablecidas, ya que aparecen cerradas por defecto desde el inicio. Los cuatro modos de conducción se denominan Sport, Touring, Urban y Enduro –ver recuadro—. Como detalle deciros que la Multistrada S –no la estándar de hoy— equipa el sistema antiwheel lift-up –para evitar caballitos—, que se desactiva en la posición Sport y en la posición Enduro.

Ducati afirma que en la estándar, para desconectar el control de tracción o variar sus valores, hay que acceder desde cada modo, pero lo intenté varias veces y no lo conseguí. O es bastante complicado navegar en su sistema o un servidor es de la generación que se comunicaba con tambor. Lo cierto es que me quedé con las ganas de salir con la rueda delantera despegada del asfalto al salir de las curvas, ya que con el extraordinario control de tracción se puede anticipar la apertura del gas y por tanto salir con más virulencia a las salidas de ellas.

La moto permite llegar a cada frenada al límite sin despeinarse, pero lo que me gusta más es la anticipación a la hora de dar gas: el control de tracción funciona

En cuanto a suspensiones se refiere, la horquilla Marzocchi multirregulable cumple de sobras con las expectativas deportivas y de confort de cualquier conductor. El amortiguador trasero Sachs multirregulable sigue la misma línea, su regulación exterior de precarga facilita sus acciones, pero la combinación de hidráulicos es un poco más costosa, ya que el tornillo de compresión está tan escondido, que hay que desmontar el asiento para acceder a él. El equipamiento de frenada Brembo Bosch es extraordinario. Combina potencia radial con discos flotantes delanteros de 320 mm y el ABS electrónico Bosch 9ME para proporcionar una frenada limpia de reacciones.

El resto de la moto, como la ergonomía, chasis tubular, basculante monobrazo y carrocería, son conocidos y se mantienen igual que en la versión original. Varían elementos que facilitan la conducción, como la pantalla regulable en 60 mm que ahora es más grande, 18 mm más en altura y 43 mm más en anchura, nuevas luces led que hacen la función de cruce en el día y aumentan la potencia lumínica de noche, sistema de llave electrónica hands free que te detecta a dos metros y que sólo hay que presionar el botón para activarla y ponerla en marcha —aunque hay que realizar la incómoda acción de sacar la tapa de plástico que lo protege, y que puede perderse en marcha fácilmente.

Por fin hay guanteras laterales en el carenado para guardar objetos. También hay más espacio bajo el asiento, con dos tomas de corriente de 12V.

La respuesta del motor ha sido mejorada especialmente en bajos. Las primeras Multistrada de segunda generación pecaban de traqueteos a bajas vueltas, pues ahora ese incómodo comportamiento ha desaparecido. La causa de esta mejora es la nueva generación de motores Testastretta 11° DS, con doble encendido y dos bujías por cilindro que asegura una combustión mucho más eficaz. Culpa de ello también la tiene el reposicionamiento de los inyectores del sistema de alimentación, que ahora dirigen el chorro directamente en la parte trasera sobrecalentada de la válvula de admisión, y que alcanza una nebulización completa del combustible. Además, la aplicación de un sistema de aire secundario, parecido al de la 1199 Panigale, permite la introducción controlada de aire fresco en el colector de escape que completa la combustión de los gases no quemados.

Con serenidad y naturalidad
La Multistrada es una motocicleta que refleja mucho atractivo y revela que la conducción será deportiva. Algo que te puedes plantear, y con razón, es que si es tan deportiva, probablemente sea crítica o incómoda.

Esta pregunta ya tenía respuesta para mí, pues como he dicho antes, ya había probado la versión con Skyhook, pero para transmitiros la sorpresa que obtuve la primera vez que la probé, tengo que exponeros de nuevo la pregunta. Voy a desvelaros la respuesta curva por curva y recta por recta.

Antes de arrancar es importante perder un poco de tiempo y escoger la combinación adecuada entre modo de potencia, nivel de tracción y ABS

Al subir a una Multistrada percibes volumen, altura y tecnología. El caballete cuesta de sacar, pero queda olvidado en el momento que arrancas el motor. El bicilíndrico irradia una vibración suave pero poderosa, y la mirada se centra en el cuadro digital de instrumentación que expone muchas informaciones. La más importante antes de arrancar es fijarse y escoger la combinación adecuada de modo entre potencia, tracción y ABS.

El día es claro, no llueve, no hace frío y estoy inspirado, por tanto escojo modo Sport. Manejar tanta moto realmente es fácil. En marcha te olvidas de inmediato de que llevas una moto voluminosa. Salgo de la ciudad ansioso para buscar un recorrido adecuado para disfrutar de esta moto. Conduzco por la autopista con mucha comodidad de marcha, la moto pide velocidad y se la doy. Devoro 150 km en poco tiempo, protegido, relajado, enamorado.

Ante mí se levanta la sierra del Montsant en Tarragona, un macizo que tiene unos 800 metros de altura de media y que sus curvas y asfalto son perfectos para disfrutar de una moto de estas características, ya que te encuentras desde las curvas más rápidas hasta las más cerradas en pocos metros.

Había corrido algún rally allá por los 90 a lomos de una Honda XR 600 prototipo. Piso los mismos tramos que ahora estaba recorriendo de nuevo. Intenté recordar el mismo ritmo en que subía entonces, y con la Ducati lo conseguí tranquilamente y, lo más importante, sin apenas sudar. No os cuento cómo terminaba con la XR después de un tramo peleándome por no salir despedido en cada frenada y en cada salida de curva. ¡Qué subidones los de antaño! Lo que intento expresaros es que con una moto más grande y pesada puedo rodar al mismo ritmo de un prototipo especializado de entonces, pero sin meneos y vibraciones y, sobre todo, con un poder y seguridad de frenada extraordinario, y con el añadido de que el control de tracción me evitará cualquier sorpresa en aceleración sobre un terreno que a cada curva es desconocido. Eso no quita que haya que tener una gran concentración y calcular bien mis movimientos, pero permite centrarme en cosas más importantes como sencillamente conducir.

Es una moto que se deja llevar a un régimen medio, se avanza rápido y relajado. Si quieres llegar a la parte más deportiva, permite llegar a cada frenada al límite sin despeinarse. Es estable en todas las maniobras, y lo que me gusta más es la anticipación del gas. Me ha costado algunos años acostumbrarme a aprovechar los controles de tracción para salir más a fondo que antes por dos razones; la primera por la costumbre y, la segunda, porque los primeros controles de tracción no eran tan efectivos como los de ahora. El de la Multistrada permite abrir sin contemplaciones y sin apenas notar que está funcionando.

Las irregularidades de estas estrechas carreteras de montaña quedan minimizadas gracias al equilibrio de las suspensiones, que se adaptan rápidamente, y su compromiso entre deportividad y comodidad es excelente. El aplomo del conjunto proporciona que la curvas rápidas se pasen a una chufla que no te lo crees. Si la exprimes a fondo, te das cuenta de que bajo tu cuerpo hay un poderío alucinante, y si ves que la cosa se pone fea porque te has flipado demasiado, puedes presionar la maneta de freno hasta el fondo y parar la moto con total eficacia sin sufrir un bloqueo que te lleve al suelo. Tampoco hay que confiarse y llegar a pasar de no calcular las distancias de frenada, que son las mismas, pero con el ABS las podemos realizar con más contundencia y deportividad.

Creo que he respondido a la pregunta: sí, puedo conducir muy deportivamente sin estado de crisis y con comodidad y, por supuesto, si bajo el ritmo, tengo una touring repleta de la mayor tecnología e información para el viaje.

CÓMO VA EN…
CIUDAD
Es una moto voluminosa, sobre todo en parado, sacar y poner el caballete cuesta más de lo normal, pero una vez en marcha se lleva con mucha naturalidad e intuición. La respuesta del motor ayuda a llevar una conducción suave y sin esfuerzos. El ABS y DTC aumentan la seguridad y confianza.
CARRETERA
Es donde disfrutaremos al cien por cien de todo lo que nos ofrece esta completísima moto. Disfrutaremos tanto en los trazados más exigentes como en los más relajados. En los exigentes podremos exprimir al máximo todo su potencial y en ruta viajaremos con máxima comodidad.
AUTOPISTA
Es una devoradora de kilómetros en cualquier velocidad. La protección de la nueva pantalla regulable garantiza aerodinámica y la posición de conducción ofrece comodidad, eficacia y espacio para moverse.

SOLO +
“La potencia y la finura del motor es sorprendente y pasas de la tranquilidad a la acción en pocos segundos: la facilidad de conducción deportiva permite límites insospechados. Tiene un diseño muy atractivo que expresa sinceramente su carácter, además los nuevos led de los faros aumentan su atractivo y luminosidad”.

SOLO –
“La posición del caballete, como en algunas Ducati, no es ergonómicamente correcta. Cambiar los parámetros del DTC, ABS y potencia es una tarea poco intuitiva”.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2061

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos