Primera toma de contacto con la BMW R nineT, sueño de muchos...
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Primera toma de contacto con la BMW R nineT, sueño de muchos…

Publicado

el

La antesala de esta bella naked fue un prototipo visto en el Salón de Milán de 2008. Se trataba de la LoRider, una naked custom, con infinito nivel de personalización; tanto, que puso en aprietos a la marca bávara. Si se perseguía calidad, personalización sin límites y una cantidad limitada de fabricación, los números no salían. Por eso se ha tardado tanto en crear la nineT. Y aquí está, y es preciosa.

La R nineT se concibió como un tributo a los 90 años de la aparición de la boxer R32 de 1923 y, por tanto, tenía que montar un propulsor de cilindros horizontales. De eso no cabía duda. Así que arte e historia iban de la mano. Sólo faltaría que, además, funcionase bien…

Cuando salí del hotel a lomos de una de las R nineT de color negro y aluminio, la BMW me cautivó de inmediato. Esta boxer tiene un aspecto elegante, moderno y clásico a la vez. La calidad del diseño y de su construcción son evidentes a la vista de componentes llamativos como el grueso faro de soporte y el gran depósito de aluminio cepillado a mano y detalles más discretos como las tuercas fresadas y las costuras de color del asiento.

Rodando por una carretera de costa andaluza, la R nineT demostró que no sólo es una motocicleta de carretera vintage de aspecto poco convencional, sino que también es una montura veloz y con personalidad propia. Me pareció divertidísima por curvas, y su motor de 110 CV, su peso reducido y el bastidor increíblemente dinámico me permitieron disfrutar con un esfuerzo mínimo y un control muy elevado.

Sinceramente, no esperaba unas prestaciones tan deportivas y divertidas de un modelo que tiene el alma dividida entre una moto de corte clásico y custom.

En el diseño de la nineT, la tradición ha sido un aspecto fundamental, El motor boxer DOHC de 1.170 cc que monta, proveniente de la anterior GS o de la R 1200 R, no hizo falta modificarlo ni retocarlo más allá de unos pequeños ajustes a la admisión que permitieron el montaje de un nuevo sistema de escape. Era el motor. Pero también han hecho hincapié en la personalización. La creciente moda por la modificación custom de modelos BMW dio el ímpetu necesario al proyecto de crear una boxer de producción personalizable. Cuando los responsables de BMW vieron que el lanzamiento podía coincidir con el 90 aniversario de la marca, el proyecto tuvo luz verde.

La mayor parte del motor DOHC de ocho válvulas y acabado en negro actúa como elemento estructural del bastidor. Va montado en un cuadro de acero tubular cuya sección posterior puede desmontarse para facilitar el montaje de un asiento para el pasajero.

Los componentes de alta calidad y la abundancia de detalles la hacen más cara que una S1000R base

La suspensión delantera abandona el sistema Telelever de las boxer y lo sustituye por la horquilla invertida de 46 mm de la S 1000 RR, aunque no ajustable. Atrás encontramos un monoamortiguador vertical montado en la estructura Paralever, con bastidor monobrazo y alojamiento para el eje cardánico en el lado derecho. Las llantas son de 17” y anchas, aunque de color negro, y combinan los radios de acero con aros y bujes de aleación.

El equipo de desarrollo de BMW puso mucho empeño en asegurar que el nivel de detalle fuese muy superior al de la mayoría de las motocicletas del mercado. Observamos formas de aleación suaves por toda la moto: en los conductos de admisión del aire, en la tapa del colín que sirve de respaldo para el conductor, en el depósito… Entre las piezas de aluminio mecanizado se halla la tija y la abrazadera del manillar, que se someten a un granallado con partículas de cristal antes de ser anodizadas.

El potencial de personalización es uno de los rasgos fundamentales que definen la nineT. Basta quitar un tornillo para sustituir el colín trasero por el asiento para el pasajero que viene de serie. El sistema eléctrico está diseñado para una máxima flexibilidad; el faro se sostiene con un solo tornillo y se desconecta con facilidad. El escape doble de serie puede sustituirse por un único silencioso Akaprovic de titanio montado en una posición alta o baja.

 

Entre los detalles nostálgicos encontramos la placa con la información del modelo remachada en la pipa de dirección al más puro estilo clásico. También tiene un aire retro la instrumentación, que parte del cuadro de la R 1200 R y combina las esferas de aspecto vintage con una pantalla digital por la que podemos navegar desde un conmutador en el puño izquierdo. El manillar de aleación de una pieza queda elevado y es bastante ancho, con los puños un poco más cerca del conductor que en otros modelos R. Facilita una postura de conducción un poco más erguida que resulta de lo más natural.

Muchas de las BMW de los últimos 50 años o más combinan una estructura de motor boxer con un gran depósito negro, de modo que, cuando te sientas en la nineT por primera vez, le ves un aire familiar. Evidentemente, ninguna de sus antecesoras ha entregado nunca 110 CV. Ni tampoco ha tenido un peso en seco de unos 200 kg y un peso en orden de marcha de sólo 222 kg. Estas cifras, combinadas con la amplia entrega de par del motor de refrigeración por aire, convierten la nineT en una moto muy divertida, con una capacidad de aceleración magnífica.

El diseño minimalista de la nineT ha llevado a sus creadores a prescindir de los múltiples mapas de encendido y el control de tracción. Les ha bastado con una respuesta muy controlada del acelerador y una relación peso-potencia que asegura una aceleración instantánea en todo momento. El propulsor tiene una respuesta similar al de la vieja GS: empuja con ganas a partir de las 3.000 rpm, gana brillo alrededor de las 6.000 vueltas y sigue acelerando sin inmutarse hasta la línea roja de las 8.500 rpm mientras vas trepando por la precisa caja de cambios de seis relaciones.

Sorprende su elevada manejabilidad y ligereza, la facilidad de conducción y, sobre todo, la atención prestada a los detalles y acabados

La postura de conducción erguida y expuesta al viento refuerza la sensación de velocidad en comparación con la de una GS refrigerada por aire, aunque en realidad las diferencias que puedan marcar el peso sólo ligeramente menor y el tamaño más compacto de la nineT serán mínimas. De lo que no hay duda es de que la velocidad de esta BMW te permite disfrutar de las aceleraciones, rodar con comodidad a unos 125 km/h y plantarte en los 170 km/h casi sin darte cuenta (y con otros 40 km/h más todavía disponibles). La nineT también es una de esas motos con las que puedes rodar muy a gusto a un ritmo más sosegado. Uno de los motivos es el sonido sorprendentemente afrutado del doble escape Akrapovic.

Este motor combina carácter con un mayor entusiasmo por andar alto de vueltas que los antiguos boxer de dos válvulas por cilindro. También es muy agradable ver moverse la aguja del velocímetro enmarcada por el resto de la instrumentación y el color negro de la parte superior del depósito.

En cuanto al manejo, la nineT resulta más ligera y ágil de lo que se podía esperar al ver su diseño tradicional. Me pareció mágica por las carreteras reviradas cercanas a Carboneras: rápida, divertida y al mismo tiempo precisa y ágil, gracias al manillar ancho de una sola pieza que se mantenía siempre sólido y estable. La horquilla no ajustable la noté algo blanda, aunque no en exceso.

Por otro lado, me gustó la buena potencia de frenado aportada por el doble disco delantero y las pinzas Brembo Monobloc, complementados por latiguillos inextensibles y un sistema ABS. Los reposapiés quedan algo atrasados, pero también bastante bajos, de modo que llegaban a rascar el suelo cada vez que aprovechaba con ganas la adherencia de los neumáticos Conti Road Attack. Lo de rascar no me pareció un problema y agradecí tener un espacio adecuado para las piernas.

Aunque el asiento no era muy mullido (el asiento opcional de las motos de pruebas es 10 mm más bajo que el estándar), la moto no me resultó en absoluto incómoda. Para tratarse de un modelo tipo café racer, la BMW es razonablemente práctica, con un depósito de 17 litros y unos consumos de unos 6 litros a los 100 km que la dotan de casi 250 km de autonomía.

Además del asiento más bajo, entre los accesorios de BMW para este modelo se encuentran unos guardabarros de fibra de carbono, piezas adhesivas de goma para la zona de las rodillas en el depósito, un asiento más mullido y maletas blandas, así como los silenciosos y el colín. Sin embargo, serán las piezas y los componentes creados por los usuarios y la industria auxiliar los que tengan más capacidad de modificar el aspecto de la R nineT, si este modelo resulta ser el objeto de deseo custom que BMW espera.

Naturalmente, el diseño único de este motor boxer, los componentes de alta calidad y la abundancia de detalles encarecen el precio de la moto (un poco superior al de la S 1000 R tope de gama en algunos mercados) incluso antes de montarle ningún accesorio.

Pero la R nineT es una máquina muy atractiva, tanto para la vista en parado como para los sentidos a la hora de conducirla. Desde luego, hay pocos regalos de cumpleaños tan buenos como éste.

Roland Brown, desde Almería
Adaptación: Laura Bartolomé

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2061

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos