Presentación de la Ducati Monster 796
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Presentación de la Ducati Monster 796

Publicado

el

El éxito de la Monster es incuestionable. Es un icono de la marca italiana, del que se han vendido más de 225.000 unidades. Desde que se renovó en 2008, la 696, es decir, la pequeña de la familia, ha sido en el primer trimestre del año la tercera moto más vendida en España. Y eso supone ser la versión base más vendida de la historia de un Monstruo (Monster) que quiere demostrar al mundo que sigue vivo.

En Ducati creen que es un modelo ideal para entrar en la órbita de las motos italianas. Una moto sencilla, fiable, fácil de conducir y cuyo éxito es incuestionable.

Tradicionalmente, la familia Monster ha contado con tres modelos diferentes, algo que no sucedía en la nueva generación que nació en 2008, puesto que entre la 696 y la 1.100 existía, hasta la llegada de esta 796, un vacío que en otros tiempos ocupó la Monster 750 y últimamente la 800. Para llenar ese espacio ha nacido la nueva 796.

Se trata de una moto muy atractiva para un público más exigente que el de la 696, que encontrará en esta 796 una moto con 87 CV de potencia. Una moto para un público más maduro que sepa apreciar la estética de un basculante monobrazo o la posibilidad de personalizar su moto con una de las muchas opciones que ofrece la marca a través de su logomanía. La Monster 796, cuyo motor de última generación de dos válvulas por cilindro con embrague en aceite funciona de maravilla en la Hypermotard 796, que está siendo un éxito de ventas, es casi tan manejable como la 696, con siete kilos más y 87 CV de potencia en lugar de 80.

Su posición de conducción es más confortable, a pesar de que ocasionalmente el depósito de combustible sigue topando con la entrepierna, algo que en la primera serie de la 696 fue un serio problema hasta que se solucionó con un rediseño del sillín. La 796 tiene el asiento a 800 mm del suelo, es decir, 10 mm más bajo que en la 1.100, y el manillar 20 mm más alto. Personalmente, la posición de conducción me parece acertada a pesar de que en las frenadas violentas, vamos a decirlo claro, los genitales tocan con el depósito de combustible. El manillar plano y ancho me recuerda a la primera versión de la Monster –desde mi punto de vista, la más auténtica–, cuando Ducati era de los Castiglioni, que diseñó Miguel Ángel Galuzzi partiendo del chasis multitubular de una Ducati 851 con las suspensiones recortadas y el faro de una Ducati Darmah que rescató de la vieja fábrica de Borgo Panigale.

El asiento de la 796 es muy atractivo y destaca por el ribete de las costuras. Un detalle que añadir al filete rojo de las llantas negras. Conservando el mismo chasis multitubular de la familia, el subchasis de nuevo diseño está preparado para colocar dos asas abatibles para el pasajero, que se sirven como opción. El monobrazo está fabricado en aluminio y es igual al de la 1.100. Toda una declaración de principios, que pese a ser de aluminio, no es excesivamente ligero, puesto que el buje resulta algo pesado.

La horquilla invertida es de Showa, y el monoamortiguador regulable, de Sachs. Destaca el ABS como opción, cuyo conjunto pesa 8 kg, que no son pocos. Con buen criterio es desconectable de forma muy sencilla: basta pulsar el mode de la piña izquierda con el motor en marcha. Por lo que respecta al motor Desmodue de última generación, tiene los cárteres aligerados y pesa 1,9 kg menos que el de la pequeña 696.

El sistema de inyección electrónica de Siemens, que tuve oportunidad de descubrir en la Hypermotard 796, le aporta un agradecido comportamiento a esta nueva Monster. Su respuesta es suave y fluida, a la vez que contundente, sin la sensación de tos escorbútica que recuerdo en otras versiones… Otro aspecto que me gustó en la Hypermotard 796 y que también funciona en esta Monster es el embrague bañado en aceite, sin ninguna duda, más apropiado para este tipo de motos que el embrague en seco de las deportivas y también de la Monster 1.100. El sistema antirrebote, tal y como pude constatar en las pequeñas carreteras de las cercanías de Bolonia, rodeadas de un verde intenso, funciona y permite reducciones y frenadas muy agresivas…

 

Buena suerte

De entrada, tuvimos la suerte de llegar a Bolonia en avión, lo cual –dada la situación del espacio aéreo europeo la pasada semana– ya se puede considerar un éxito. Y también tuvimos la fortuna de disfrutar de un día soleado, de una buena moto y de unas carreteras muy reviradas, estrechitas y en algunos casos muy bacheadas.

Sentado en la 796, la altura de asiento es acertada, y con una talla media (a partir de 1,70 m) se llega con los dos pies al suelo con facilidad. El anchísimo manillar le otorga una posición de conducción un tanto especial, que a mí me gusta y que se adapta a mis largos brazos. Con el peso del cuerpo ligeramente apoyado en el tren delantero, la horquilla tiene buen tacto y el amortiguador trasero se comportó en las bacheadas carreteras que discurren por el Monte San Pietro. También la frenada con pinzas Brembo gustó: buen tacto, progresividad y potencia. El ABS no es violento, poco intrusivo y, desde mi punto de vista, entra en acción de forma poco agresiva, aunque no tuvimos oportunidad de probarlo con agua. El motor sube de vueltas con alegría y tiene una buena dosis de par, que invita a saborear su progresiva respuesta. Entre las 2.000 y las 6.000 rpm es una delicia y no hace falta superar ese régimen para disfrutar de su generosidad.

Como toda Ducati, la parte ciclo es bastante rígida y el carácter del motor con personalidad propia hace de esta Monster una moto muy atractiva y divertida. Con su manillar ancho y el ABS desconectado, la sensación de control es total, y a pesar de no ser una Hypermotard, invita a cruzar la rueda trasera en la entrada de las curvas…

El enorme Pirelli Diablo Rosso trasero de 180 trabaja bien, aunque desde mi punto de vista, con menos superficie de apoyo en los cambios de dirección, la Monster 796 ganaría en agilidad. Tal y como funcionan las Ducati en los últimos tiempos (intervalos de revisión cada 12.000 km), también esta versión tendrá una buena acogida entre el público. En España se esperan vender en el primer año unas 500 unidades, y según un portavoz de la marca, deberían de aumentar hasta 700 u 800 el próximo año. Estará disponible en los concesionarios a mediados de mayo. El monstruo no se duerme.

 

Ficha técnica de la Ducati Monster 796

Motor

Tipo de motor

2 cil. V90 4T aire/aceite DOHC Desmo 4 v

Cilindrada

803 cc

Diám. X carrera

88 x 66 mm x 2

Compresión

11:1

Potencia máx.

87 CV a 8.250 rpm

Par máximo

8 kgm a 6.250 rpm

Alimentación

Inyección electrónica Siemens, 45 mm

Encendido

Electrónico digital CDI

Arranque

Motor eléctrico

Embrague

Multidisco APTC en aceite, bomba Hidráulica

Cambio

De 6 relaciones

Transmisión

Por cadena sellada

Parte ciclo

Tipo chasis

Multitubular Trellis en acero Cr-Mo

Basculante

Monobrazo en aluminio

Geometrías

24°/N.d.

Susp. Delantera

Horquilla invertida Showa con barras 43/120 mm, sin regulación

Susp. Trasera

Amortiguador Sachs 148 mm con sistema de bieletas, ajust. precarga de muelle y extensión

Freno delantero

2 discos de 320 mm, pinzas Brembo radiales 4 pistones, ABS opcional

Freno trasero

1 disco de 245 mm, pinza Brembo 2 pistones

Neumáticos

120/70-17 y 180/55-17

Pesos y dimensiones

Peso declarado

167 kg (169 kg ABS)

Largo x alto x ancho

N.d. mm

Distancia entre ejes

1.450 mm

Altura asiento

800 mm

Cap. Depósito

15 l

Precio

8.995 euros/9.695 euros ABS (pendiente de confirmación por certificación de emisiones)

Garantía

2 años

Importador

Desmotrón, S.L.

Tel.

96 153 93 32

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos