PUBLICIDAD

POWA D10: uno de los 6 modelos que quedan en el mundo ha sido vendido en subasta

 

La de la foto, para quien no lo sepa, es una rarísima POWA D10 fabricada en 1988 por Hans Walter, empresario suizo propietario de la empresa Moko-Powa. Bajo el voluminoso pero muy útil carenado se esconde una 7: de los 10 modelos originales sólo quedan 6 y uno acaba de ser subastado.

Fabricada por la empresa suiza Moko sobre la base de la Yamaha FZ 750, la POWA D10 es, sin duda, uno de esos modelos que no pasan desapercibidos.

Guste o no, lo cierto es que tenía un diseño único y particular, caracterizado por un carenado completo ultra aerodinámico que, junto con la base técnica de la FZ 750 (motor de cuatro cilindros de 105 CV) permitía a la POWA superar los 300 km/h con un consumo de combustible incluso inferior al de la Yamaha «estándar».

Extremadamente silenciosa (de ahí el sobrenombre de “Whistler Bike”), se presentó en la feria IFMA de Zúrich en 1988, se utilizó durante unos años como moto de exhibición y finalmente fue matriculada en 2000 por un concesionario parisino.

De los 10 ejemplares producidos hasta la fecha sólo quedan 6. Uno de ellos fue vendido recientemente en subasta por entre 16 y 20.000 euros a un coleccionista francés cuyo nombre desconocemos. Completamente revisado en 2015 con neumáticos nuevos, líquidos, batería, pintura y sillín, el modelo que se ha vendido en la subasta sólo tiene 6.800 km a sus espaldas. No está mal para tener casi 33 años.

Deja un comentario