Piaggio X7 Evo 125 i.e.: GT ciudadano
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Piaggio X7 Evo 125 i.e.: GT ciudadano

Publicado

el

Tras el éxito cosechado durante esta última década por modelos como el Suzuki Burgman 400, el Xmax 250 o el X9 dos y medio, muchos usuarios piensan que los scooters tienen que ser grandes para ofrecer confort y comodidad a bordo. Y, de hecho, así ha sido durante muchos años, concretamente hasta la llegada al mercado de un nuevo segmento que actualmente se encuentra en plena expansión. Hablamos de los llamados GT compactos, unos scooters de cotas más o menos reducidas, aunque sin llegar a ser las de un urbanita, pero que brindan la ergonomía propia de un GT de grandes dimensiones.

La mejor definición de este tipo de vehículos se pudo escuchar precisamente durante la presentación del X7 para todo el mundo en el Salón de Milán de 2007, donde se dijo que se trataba de un scooter desarrollado a partir de una posición de conducción ideal, sin limitaciones ergonómicas, sobre el que el conductor se debería encontrar tan a gusto como en un GT, pero sin que la fisonomía de externa del vehículo llegase a tener el volumen característico de este tipo de scooters. Es decir, que lo que prima en estos vehículos es la comodidad por encima de todo lo demás, y a partir de aquí, la estructura externa tiene que ser lo más compacta posible. Una premisa que convierte el X7 en un scooter amable con sus ocupantes, al tiempo que aporta un comportamiento ágil para moverse entre el tráfico urbano.

Vida a bordo
El trabajo de diseño realizado con el X7 se hace patente en el mismo momento en el que nos subimos a él, pues nos encontramos con un scooter muy cómodo y bien pensado. Para empezar, permite una posición bastante erguida y con los brazos en un ángulo cercano a los 90 grados, algo que logra gracias a la escasa distancia del manillar respecto al cuerpo. También las piernas encuentran un buen apoyo en la plataforma, que si bien dispone de un paso del chasis por la misma, posibilita dos posiciones bien diferenciadas: la primera con las rodillas dobladas en ángulo recto y la segunda con ellas más estiradas al apoyar los pies en unas plataformas adelantadas.

Otro detalle que cabe destacar es la correcta protección aerodinámica que recibimos. Pues además de una pantalla alta y muy protectora, en los flancos de la misma se han situado unos derivabrisas con la misma misión de preservarnos de las inclemencias meteorológicas y del viento incidente en orden de marcha. Asimismo, el escudo frontal no se limita a lo habitual en los scooters, sino que se trata de un escudo muy envolvente, en el que la protección aerodinámica lateral recibe el mismo trato que la frontal, lo que convierte el “habitáculo” de los ocupantes en un espacio bien preservado.

Pero no todo es tan ideal como desearíamos, y puestos a sacarle los colores, diremos que el asiento, aunque correcto en altura, tamaño y diseño, nos parece algo escaso en acolchado, tal vez motivado por la necesidad de ofrecer un cofre grande, en el que cabe un integral y un jet. Otra particularidad que no está a la altura de la calidad demostrada por los demás elementos ergonómicos son las estriberas del pasajero. No es que resulten incómodas, pues ofrecen un buen apoyo, pero el hecho de que no se trate de unas estriberas abatibles hace que pierda un poco en cuanto a acabados. Por el contrario, tanto la plaza del asiento como los cómodos asideros integrados en el portapaquetes harán que nuestro acompañante se sienta muy a gusto y sin motivos de quejas.

Equipamiento GT
Además de lo comentado respecto a diseño y estética, el X7 Evo también es un scooter bien cargado de elementos de equipamiento, que harán de nuestros desplazamientos diarios una tarea cómoda y sencilla. Por ejemplo, bajo el asiento hallamos un cofre muy grande (sin luz de cortesía), en el que podremos dejar fácilmente un casco integral junto a otro de tipo jet, y para acceder a él lo haremos desde la piña de contacto, sin necesidad de parar el motor. La capacidad de carga se completa con una pequeña guantera en el lateral izquierdo del contraescudo y un gancho portabolsas junto a la misma.

Un detalle exclusivo, y que contrasta con la sobriedad de otros elementos presentes en el scooter, es el hecho de que el acceso al tapón de gasolina, oculto bajo una tapa en el paso del chasis por la plataforma, se haga desde el manillar mediante un botón eléctrico (por si fallara, existe también una pestaña dentro del cofre que la abre).

Del cuadro de mandos se puede destacar su elegante presentación, sin embargo, hay que decir que echamos en falta algo más de información, como por ejemplo un cuentakilómetros parcial. De hecho, otros modelos de la marca que montan un tablier parecido lo completan con una pantalla LCD multifunción. Eso sí, se agradecen detalles como que disponga de indicador luminoso de reserva.

Motor inyectado
Igual que pasa con los motores Quasar 300 de Piaggio, que poco a poco están sustituyendo a los de dos y medio, con la versión de octavo de litro sucede algo parecido. Desde hace ya más de un año, la marca italiana tiene el sustituto ideal para el ya obsoleto Leader, que quedará relegado a propulsar sólo modelos de corte más económico.

El nuevo motor de 125, que es el que monta este X7, está derivado directamente del Quasar, que nació inicialmente con una cilindrada de cuarto de litro y que actualmente ha pasado a fabricarse en 300 y en 125 c.c. Lo cierto es que la arquitectura interna es la misma que la disponible en el Leader más alto de gama: monocilíndrico de 4T, LC, SOHC, 4V e inyección electrónica. Sin embargo, el hecho de que emplee la base del motor Quasar supone un salto cualitativo en sí mismo. Además, de esta manera se ha podido eliminar uno de los puntos débiles de los Piaggio convalidados respecto a la competencia, que no es otro que la incorporación de un sistema de alimentación por inyección electrónica, algo que ya existía en muchas marcas de primer y segundo orden y que, en cambio, al potente Gruppo italiano le ha costado bastante incluir en su motor de octavo de litro.

Con todo, el nuevo propulsor de Piaggio ajusta su potencia hasta los 15 CV máximos permitidos para que el scooter se pueda conducir con el carné B convalidado. Por otra parte, es exactamente la misma potencia que ya se conseguía con la motorización carburada, pero en este caso con una entrega de la misma más suave, más lineal durante todo el régimen y menos rumorosa mecánicamente. Aparte, gracias a la inyección electrónica, hablamos de un consumo medio realmente bajo. Concretamente, se queda a las puertas de los 4 litros a los 100 km (3,9 l), con lo que, junto con el depósito de 12 litros que ensambla, logra una autonomía teórica de más de 300 km, o lo que es lo mismo, cerca de dos semanas sin repostar en un uso mixto y con una media de 25 kilómetros al día.

Parte ciclo ambigüa
La pluralidad de Piaggio a la hora de diseñar scooters se hace patente en su catálogo, en el cual podemos encontrar tal cantidad de modelos, que parece que está presente en cada segmento del mercado. Y es por eso por lo que hallamos scooters tan poco comunes como el X7 Evo.

Decimos que se trata de un modelo poco común porque, además de pertenecer a un segmento de reciente creación, el de los GT compactos, también disfruta de una parte ciclo ciertamente particular.

Para empezar, las llantas que monta emplean un diámetro poco usual, ya que con 14 pulgadas en el tren delantero y 13 en el posterior no hay muchos scooters en el mercado. Este diámetro, que viene además acompañado de unas gomas relativamente anchas (120/70 y 140/60), aporta una serie de características que convierten el X7 en un scooter muy versátil. Por un lado, en carretera, sus cualidades se centran en ofrecer estabilidad y precisión, mientras que entre el tráfico urbano, la llanta de 13 en el eje posterior nos ayuda a conseguir unos cambios de dirección realmente ágiles.

Todo esto lo lograría también con un chasis más sencillo que el que monta, pero entonces en carretera no nos parecería un scooter ni tan estable ni tan preciso. Y es que su chasis de simple cuna desdoblada, y, sobre todo, el ancho paso del mismo por la plataforma, hace que notemos una gran solidaridad entre manillar, horquilla y el resto del bastidor. Esta solidez sirve para ganar confianza y para que las suspensiones trabajen sólo para ofrecer comodidad y efectividad, y no para tapar posibles defectos derivados de un chasis más endeble.

Lo cierto es que inicialmente da la sensación de ser un scooter algo durillo de meter en las curvas, un poco cabezón, pero en realidad se trata de una particularidad que –cuando la tenemos por la mano– pasa de ser un defecto a convertirse en una cualidad que acentúa dicha estabilidad y precisión.

Frenos y suspensiones
Además de su resistente chasis, en la parte ciclo del X7 también destaca el equipo frenante que lo acompaña: un disco delantero de 240 mm con pinza de doble pistón, en el que encontramos una gran herramienta de seguridad, con un buen tacto y una excelente potencia de frenada. En cambio, el freno posterior sí resulta un poco pobre, pues sólo notaremos que frena si apretamos con fuerza la leva, así que lo utilizaremos tan sólo a modo de asistente del freno delantero y, para los más duchos en la conducción, para timonear en las maniobras a baja velocidad entre el tráfico.

En el apartado de suspensiones pasa un poco lo mismo, pues la horquilla delantera nos ha parecido muy efectiva, demostrando un comportamiento muy fiable y efectivo. Está claro que el hecho de disponer de una llanta delantera de 14” ayuda a que la conducción sea más precisa pero, por el contrario, los neumáticos no son de lo mejorcito del mercado que digamos (se trata de unos SAVA) y, aun así, la respuesta del tren delantero es muy buena.

Por cierto, también tenemos que destacar que el manillar en el X7 no es muy ancho, bueno, mejor dicho, es muy estrecho en comparación con otros scooters de su misma categoría. Eso es algo que sobre el papel debería dificultar el dominio sobre el vehículo; en cambio, no es así. Es cierto que en las maniobras en parado nos costará mover el tren delantero algo más que en otros scooters, pero en marcha se agradece un manillar estrecho, ya que así se consigue mejor protección aerodinámica y, en este caso en concreto, sin apenas perder manejabilidad.

En cuanto a la suspensión posterior, aquí sí notamos que se trata de un sistema algo más brusco que en el caso de la horquilla. A pesar de que dispondremos de cuatro durezas distintas de muelle, en todas ellas encontraremos la amortiguación un poco dura. No es muy molesta si las irregularidades del asfalto son pequeñas, pero en el momento de enfrentarnos a un bache de gran calibre, los 90 mm de carrera de cada uno de los amortiguadores se nos quedarán un poco cortos.

Así pues, con el X7 Evo, Piaggio nos ofrece la posibilidad de hacernos con un scooter de dimensiones más o menos reducidas, pero con la comodidad y la ergonomía de un scooter de corte GT. Ah, por cierto, el precio es también uno de los mejores argumentos de este scooter, pues por tan sólo 3.099 euros podremos disfrutar de todas sus cualidades.

A favor
Protección aerodinámica
Ergonomía a bordo
Precio ajustado
Consumo bajo
En contra
Sin cuentakilómetros parcial
Sin caballete lateral

Ficha técnica

Motor

Motor tipo

Monocilíndrico 4T LC SOHC 4 V

Cilindrada

124 c.c.

Diám. x carrera

57,0 x 48,6 mm

Rel. compresión

12,0:1

Alimentación

Inyección electrónica

Arranque

Motor eléctrico

Encendido

Electrónico digital CDI

Embrague

Automático centrífugo en seco

Cambio

Variador automático

Transmisión

Por correa trapezoidal

Parte ciclo

Tipo chasis

Simple cuna desdoblada en tubo de acero

Geometrías

N.d.

Basculante

Grupo motopropulsor oscilante

Susp. delantera

Horquilla telehidráulica de 35/90 mm

Susp. trasera

2 Amortiguadores de 90 mm, ajustable en precarga de muelle

Freno delantero

Disco de 260 mm, pinza 2 pist.

Freno trasero

Disco de 240 mm, pinza 2 pist.

Tipo frenada

Convencional

Neumáticos

120/70 x 14” y 140/60 x 13”

Largo total

2.060 mm

Altura máxima

1.337 mm

Ancho total

745 mm

Distancia ejes

1.480 mm

Altura asiento

790 mm

Peso declarado

159 kg

Guía del comprador

Precio

3.099 euros

Garantia

2 años

Importador

Piaggio España S.A.

Tel.

00 800 818 298 00

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos