Connect with us
Publicidad

Pruebas

Piaggio Medley 125: Una buena mezcla

Publicado

el

A la hora de escoger un scooter siempre solemos pensar en el que lo tenga todo, que sea cómodo, fácil de llevar, que tenga ABS, que gaste poco, que pueda llevar un casco integral bajo el asiento –o dos–… Y si en la ecuación colocamos que tenga llantas de 16 pulgadas, la lista de candidatos suele reducirse de manera drástica.

Por suerte, en Piaggio han pensado en diseñar un nuevo concepto, un scooter que aúne lo mejor de un 16 pulgadas –un ruedas altas– y de un scooter GT de media cilindrada. El resultado es el nuevo Piaggio Medley, un scooter de llanta alta carga­dito de buenas cosas, como una capacidad de carga bajo el asiento para dos cascos integrales, algo inaudito en este segmento.

En la gama de Piaggio se encuentra el Liberty, recientemente renovado, con mejores acabados, más calidad y tecnología, y un precio acorde, pero tiene algunas carencias. Y también tiene el Beverly, más lujoso, mejor equi­pado, pero también más caro. Justo en el término medio está el nuevo Med­ley, con lo mejor del Liberty y del Beverly, pero con un precio más ajustado y, curiosamente, que supera a ambos.

Está claro que con el Medley, en Piaggio apuntan al SH 125, el eterno rival, al que esperan superar, al menos en Italia…

A punto
 

Su púgil para este combate se llama Medley 125 y es un oponente con muchas sorpresas guardadas. Conceptualmente hablando se encuentra entre el Liberty y el Beverly, de ahí que se le haya definido en tantas ocasio­nes como el término medio entre la sencillez del primero y la exclusividad del segundo.

Además de ser un scooter ágil, cien por cien urbano y con una capacidad de carga envidiable, tecnológicamente es un portento, se ha puesto al nivel del SH desde el primer momento y, como él, equipa las últimas soluciones tanto en el motor como en la parte ciclo.

Estéticamente se parece mucho al Beverly, aunque obviamente con unas líneas algo distintas. En el frontal, encontramos la típica corbata de Piaggio, un faro Multiconvex muy similar, la misma disposición de los intermitentes y las luces de posición –en su caso, unas daylight de leds–, mientras detrás conserva la distribución del piloto posterior en dos pequeños pilotos poste­riores con iluminación convencional y led.

Por supuesto, tras su escudo se ha instalado la habitual guantera, que se abre desde el contacto y en cuyo interior se ha dispuesto una prácti­ca toma de corriente con conector USB; además, tampoco falta el capaz gancho portabolsas escamoteable, los mismos conmutadores y botones y, aunque enmarcado en unas formas ligeramente distintas, el mismo cuadro de instrumentos –con ordenador de a bordo comandado por el botón Mode.

Si algo marca el diseño del nuevo Medley, ese es su cofre. Por primera vez en la historia, Piaggio ha logrado incluir en un ruedas altas de clase media un habitáculo con espacio para dos cascos integrales. Nuestro marsupial amigo se ríe en la cara de todos sus rivales y, lo que es aún peor, en la de muchísimos scooters de todas las categorías mucho más grandes y, en teoría, capaces…

Para conseguir tal hazaña, además de un chasis completamente nuevo y con una parte posterior totalmente preparada para tal efecto, las men­tes pensantes de Piaggio han tenido que ganar espacio donde en muchas ocasiones no lo hay. Elementos como la batería o el mismo depósito de combustible –de 7 litros– se han tenido que desplazar, este último hasta la parte baja de la plataforma, que tiene un pequeño túnel central donde se ha colocado la entrada.

Otro cambio necesario ha sido utilizar una llanta posterior de menos de 16 pulgadas, aunque a pesar de ello sigue siendo de 14. Por último, se ha tenido que diseñar un motor lo más plano posible, te­niendo en cuenta que la categoría en la que debe militar el Medley es prác­ticamente un requisito indispensable que disponga de refrigeración por líquido. Por ello fue necesario recolocar en lugares estratégicos elementos como el radiador –ahora en el costado derecho del motor–, la centralita, los conductos de admisión o la bomba de agua.

Unas premisas con las que los nuevos propulsores iGet ya fueron diseñados en su momento y que hoy, como novedad, podemos disfrutar en esta su versión más sofisticada, que también se diferencia, respecto al que podemos ver en el New Liberty, por la culata de cuatro válvulas y por el sistema Start & Stop de paro al ralentí, que, en este caso del Medley, funciona de forma rápida y muy suave gracias a un motor eléctrico brushless –sin escobillas– montado en el cigüeñal.

Dos litros y pico
 

En marcha el motor se comporta de forma extremadamente suave, sin desprender ninguna vibración molesta y con el grave sonido tan caracte­rístico de los propulsores Piaggio. Como viene sucediendo con las pocas versiones Euro 4 de los motores probados hasta el momento, la potencia no es su mejor baza; Piaggio la estima en unos 12,24 CV a 8.250 rpm, que, por otro lado, se traducen en unas prestaciones en la línea de la categoría con aceleraciones muy suaves pero con puntas que superan discretamente los 100 km/h de marcador. En lo que sí nos han asegurado que será un portento es en los consumos, ya que, según los técnicos italianos, durante diversas pruebas homologadas han logrado medias que superaban por poco los 2 litros a los 100 km, por supuesto, con el sistema Start & Stop activado.

Al nuevo iGet lo acompaña una parte ciclo perfecta para moverse por ciudad, pero tampoco se desenvuelve nada mal fuera de ella. En cuanto a los frenos, responde de forma genial, los dos discos de 260 y 240 mm con sus respectivas pinzas de dos pistones esgrimen una potencia y tacto de gran calidad, las levas siguen quedando lejos del puño –algo típico de Piaggio–, pero en cualquier caso no supone un inconveniente. También cuenta con ABS de doble vía de serie y con una centralita Bosch 10M. Su respuesta es muy eficaz en el freno anterior y quizás un pelo in­trusivo en el posterior. Hay que reconocer que las carreteras en su mayoría estaban en muy mal estado, por lo que deberemos probarlo en mejores condiciones para emitir un juicio definitivo.

En cuanto a suspensiones –de corto recorrido, 88 y 76 mm, respectiva­mente–,el comportamiento fue en todo momento sorprendentemente bueno y demostró una excelente progresividad tanto a la hora de comprimir como a la de extender.

El Medley es muy equilibrado, ágil, se nota ligero y no hay que ser muy alto para llegar al suelo –asiento a 799 mm–, gracias a la combinación de llantas de 16 y 14 pulgadas. Es un ruedas altas compacto, bastante cómo­do –la banqueta del asiento es muy pequeña–, extremadamente funcional y tecnológicamente entre los mejores. Y todo aderezado con una estética fresca y elegante, con unos acabados de buen nivel. Estará a la venta en dos versiones –estándar y S–, que solo se diferenciarán por sus terminaciones y coloraciones, ya que hasta el precio, 3.099 euros, será el mismo.

Si yo fuese un fabricante de la competencia, y tuviese un ruedas altas 125 en mi gama, estaría preocupado…

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.040

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Los + leídos