Peugeot New Vivacity 125:Notable alto
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Peugeot New Vivacity 125:Notable alto

Publicado

el

Resulta increíble la cantidad de modelos que la marca francesa tiene ya en el mercado –unas 20 gamas, que desdobladas dan unos 50 modelos diferentes en total–. De hecho, aunque no se habla demasiado de ello, hay que decir que Peugeot Scooters ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos años, lo que la ha llevado a ser en 2009 la marca más vendida en su país de origen (en el cómputo global de cilindradas), la segunda en Europa en 50 c.c. y el cuarto constructor europeo de dos ruedas. Toda una declaración de intenciones de cara al futuro.

Por eso, cuando hablamos con cualquier responsable de la marca, ya sea aquí en España o en Francia, lo primero que destacan es que el objetivo prioritario para Peugeot es disponer de un modelo específico para cada tipo de usuario. Y de ahí nace el nuevo producto presentado en la capital portuguesa, el Vivacity 125, que se suma a las actuales versiones de 50 c.c. de 2T y 4T. Según Peugeot, se trata de un modelo “adulto urbano”, un segmento que la marca sitúa justo por encima de los low cost, segmento en el que encajaría el Sum-up. Y aunque es cierto que el Vivacity 125 es un scooter de corte económico, también lo es que su calidad de acabados y equipamientos está un escalón por encima de éstos. Aclarado esto, daremos por correcta la cali- ficación de Peugeot, pero nosotros nos referiremos a él como un económico, ya que bajo nuestro punto de vista, para superar esa franja y situarlo en el segmento de los scooters de gama media debería disponer al menos de un motor refrigerado por líquido, y ése no es el caso del Vivacity.

Superfuncional
El nuevo Vivacity 125 es uno de esos scooters que buscan por encima de cualquier otra cosa funcionalidad. Se trata de un vehículo que, pese a su carácter económico, brinda un equipamiento de primera línea.

Pare empezar, hablamos de un scooter con plataforma plana, un asiento amplio (790 mm respecto al suelo) y que permite una postura de conducción muy natural, con un buen espacio para las piernas y una correcta distancia del manillar respecto al tronco. Pensando en el pasajero se han dispuesto un par de asideros robustos y muy ergonómicos, mientras que para apoyar los pies tendrá unas plataformas bastante espaciosas y aprovechables. En cuanto al diseño, cabe destacar el esfuerzo de la marca por mostrar un producto bien acabado y con todo lujo de detalles. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a los equipos ópticos, tanto el delantero como el posterior. El faro, que está situado en el manillar, emplea una parábola grande equipada con una bombilla halógena de gran potencia, mientras que para los indicadores de dirección del frontal se decanta por la utilización de Mini Bulbs (microbombillas), que ofrecen una iluminación más efectiva y vistosa. También en la zaga encontramos un equipo óptico desdoblado, al estilo automovilístico, que emplea esta misma tecnología, lo cual nos parece todavía más acertado de cara a ser vistos en el momento en el que estamos frenando.

Otro elemento funcional y muy práctico en el uso continuado en ciudad, con continuas paradas, es que además de disponer del caballete central de rigor, también brinda la posibilidad de dejar el scooter sobre un lateral (con muelle y sin desconectador).

Doble cofre
Además de la plataforma plana (con gancho portabolsas para aprovecharla mejor), el Vivacity 125 dispone de nada menos que 35 litros de capacidad de carga cerrada. Ésta se encuentra divida en dos espacios; la más grande la tenemos en el cofre bajo el asiento, con un gran hueco en el que cabe un casco integral sin problemas. Por cierto, en su interior dispondremos además de una útil toma de corriente de 12 V, tipo mechero. Para acceder a este cofre lo haremos como en los scooters de cierto nivel, desde la llave de contacto. En cuanto al segundo espacio para dejar objetos, en este caso hablamos de una zona exclusiva sólo disponible en los Vivacity. Nos referimos al escudo frontal, que se abre para dejar a la vista un hueco en el que podremos dejar un casco de tipo demi-jet; no es muy grande, pero sí tremendamente útil. Para abrirlo no necesitaremos llave, pero el botón mecánico que da acceso al mismo resulta inaccesible en cuanto se bloquea la dirección.

En cuanto al cuadro de mandos, éste no se limita a ofrecernos la mínima información necesaria, como en la mayoría de los scooters económicos, sino que además de lo habitual en este tipo de vehículos, hallamos una pantalla LCD multifunción con parámetros tan exclusivos como un cuentakilómetros parcial, reloj horario o un indicador de temperatura ambiente (con avisador de riesgo de hielo).

Mecánica sencilla
En realidad, la economía del Vivacity 125 viene dada por el propulsor que monta: una mecánica sencilla y sin ninguna complicación técnica. De hecho, se trata del mismo motor que lleva el scooter más económico de Peugeot, el Sum-up 125: un monocilíndrico de 4T, con refrigeración por aire forzado, simple árbol de levas en culata (SOHC) y dos válvulas. La alimentación se hace mediante carburador, aunque la marca anuncia un consumo medio muy moderado (unos 3 litros a los 100 km), y, aunque seguramente al final sea algo más de lo que declaran, a la vista de las prestaciones que ofrece (8,5 CV a 7.000 rpm), es posible que estemos hablando de unos 4 litros a los 100 km. Pese a que decimos que es el mismo motor que el del Sum-up –incluso el scooter entero se fábrica en la factoría que la marca tiene en China–, los controles de calidad para este scooter son más altos, de hecho, son los mismos que se establecerían en cualquier factoría europea. Por eso se ha revisado por completo y se han modificado aquellos elementos que se ha considerado necesario. Así pues, se ha cambiado la correa de transmisión para mejorar el rendimiento (trabaja a temperatura más baja) y para espaciar los períodos de mantenimiento; también se ha colocado un carburador con termocontacto para poder arrancar el scooter en las circunstancias meteorológicas más frías; el embrague es completamente nuevo y mejora el rendimiento en la parte alta ofreciendo una velocidad punta 5 km/h más alta (90 km/h según Peugeot) y, por último, el filtro del aire también se ha cambiado para lograr mayor estanqueidad.

El comportamiento general del propulsor es el que se pretende al lanzar un producto como el Vivacity. Se trata de una mecánica no muy potente y, por tanto, muy fácil de conducir para cualquier tipo de usuario. No brinda ni unas aceleraciones figurantes ni una velocidad punta que pueda comprometer la parte ciclo.

Sin excesos
Así como en el equipamiento encontramos una serie de elementos propios de scooters más caros, en la parte ciclo, la marca francesa no ha querido pecar de excesos para no comprometer el precio final. Así pues, el Vivacity 125 cuenta con una parte ciclo casi calcada a la que emplean las versiones de 50 c.c. Se han modificado ciertos aspectos de la misma porque monta un propulsor más potente y con mayores prestaciones. Por eso, el chasis se ha reforzado para soportar las mayores cargas a las que se va a ver sometido, mientras que el freno delantero ha visto aumentada su potencia gracias a que incorpora una pinza de doble pistón paralelo, y no una de pistón simple como en el 50, y, por último, la distancia de batalla también ha crecido 80 mm. Esto último se debe más a una casualidad, al hacer encajar un propulsor de mayores dimensiones en la misma estructura que el 50 c.c., que no a una intención premeditada de Peugeot, pero, sea como sea, el resultado final es positivo, ya que mejora la estabilidad.

Al montar llantas de 12 pulgadas en ambos trenes, el Vivacity resulta un scooter ágil entre el tráfico. Sin embargo, no podemos dejar de comentar que el radio de giro no es tan corto como desearíamos en más de una ocasión. Y eso seguramente se deba a que el cofre del frontal hace que el movimiento de la horquilla quede algo limitado. Por lo demás, tanto las suspensiones como los frenos nos han parecido correctos, sin demasiadas florituras. Eso sí, el tambor posterior (de 130 mm) no peca de poca potencia, sólo en el tacto se podría mejorar en el caso de colocar un disco, aunque tal vez no merezca la pena el incremento de precio que eso supondría dada la velocidad que alcanza y el peso que esgrime (118 kg).

Gama completa?
Sabemos que antes de final de año llegará a los concesionarios el e-Vivacity, pero, scooters eléctricos aparte, la pregunta es: ¿Queda completa la gama de scooters con la llegada del Vivacity 125? Seguramente la respuesta sea que no, ya que la proliferación de modelos Peugeot en el mercado parece no tener fin.

Aun así, el Vivacity 125 representa un segmento con una gran proyección de cara a las ventas en muchos mercados europeos. Además, la marca quiere introducirlo a toda costa porque considera que el usuario que lo llegue conocer se puede convertir en un posible cliente. Por eso, las 200 primeras unidades dispondrán de un precio de promoción de 1.799 euros (con seguro de un año gratis), a modo de conmemoración del 200 aniversario de marca. Tras esas 200 unidades iniciales pasará a costar 1.999 euros como precio definitivo. El Vivacity 125 ya está disponible en los concesionarios de la marca en cuatro colores: Blanco Icy, Rojo Cherry, Negro Nacarado y Marfil.

A favor
Capacidad de carga
Precio ajustado
Funcionalidad
Manejabilidad

En contra
Caballete lateral inestable
Motor poco potente

Ficha técnica

Motor tipo

1 cil. 4T aire SOHC 2V

Diámetro x carrera

N.d.

Cilindrada

124,6 c.c.

Potencia máxima

8,5 CV a 7.000 rpm

Par motor máxima

N.d.

Relación compresión

N.d.

Alimentación

Carburador

Arranque

Motor eléctrico y pedal

Encendido

Electrónico digital CDI

Embrague

Variador automático CVT

Transmisión secundaria

Por correa trapezoidal

Tipo chasis

Estructura monotubo en acero redondo desdoblada

Geometría dirección

N.d.

Basculante

Grupo motopropulsor oscilante

Suspensión delantera

Horquilla telehidráulica

Suspensión posterior

Doble amortiguador hidráulico,

 

ajustable en precarga

Freno delantero

Disco 200 mm, pinza doble pistón paralelo

Freno trasero

Tambor monoleva de 130 mm

Neumáticos

120/70 x 12” y 120/70 x 12”

Largo total

2.002 mm

Altura máxima

1.177 mm

Anchura máxima

690 mm

Distancia ejes

1.388 mm

Altura asiento

790 mm

Peso vacío

118 kg

Depósito gasolina

7,5 l

Precio

1.999 euros

Garantía oficial

2 años

Importador

Peugeot Scooters, S.A.

Tel.

91 312 50 20

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2058

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos