Open Free de Trial: No es tan fiero como lo pintan
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Open Free de Trial: No es tan fiero como lo pintan

Publicado

el

Por fin se vio en la práctica. Atrás quedaron las distintas pruebas realizadas por la Federación Española (RFME), marcas y pilotos en Francia y en el mismo ParcMotor Castellolí semanas antes; en campeonatos regionales y sociales.

Ciertamente, aún es muy pronto para valorar si el nuevo y revolucionario sistema de puntuación que se ha introducido en el trial es bueno o malo y si la decisión de darle la vuelta a la especialidad como a un calcetín para tener más inscritos en las carreras es acertada o no como estímulo de una disciplina borracha de éxitos deportivos pero que palidecía y moría por momentos por culpa de éstos.

Como apuntan desde la federación, habría que esperar a que se celebren un par o tres de competiciones más, como apuntan desde la federación, o si se prefiere, a final de temporada, cuando motoclubes, pilotos, controles y público estén más rodados. Sí, no le falta razón, pero después de lo visto y oído en ParcMotor Castellolí, donde todo el mundo pudo experimentar el nuevo sistema Open Free, resulta inevitable realizar una primera evaluación

 

Cuestión de números

Lógicamente, un cambio tan radical en la concepción del trial provocó situaciones a corregir. Unos errores razonables de juventud que se repartieron a partes iguales entre todos: organización, jueces de zona y pilotos.

Después de este fin de semana, con tanto número, creo que puedo ir a pedir trabajo en un bingo”. De esta forma tan simpática describió una juez de zona su nuevo trabajo de calculadora humana. Y es que ahora, como lo que importa es sumar, los jueces han pasado a manejar números y cifras muy elevadas, lo que implica que sea más fácil equivocarse a la hora de sumar.

Sí, hay calculadoras, pero alguno de los errores vistos –y alguno de ellos rectificados por la organización– en las puntuaciones y bonificaciones finales de algunos pilotos fueron inducidos. Me explico. Ahora se necesitan más jueces de zona para controlar por qué puertas pasan los pilotos. Es decir, que la información pasa por más manos, o mejor dicho, por más bocas. Y a veces, el ruido existente en la zona –motos en marcha, personas hablando…– dificulta la comunicación oral entre los controles.

Sirva como ejemplo el siguiente diálogo:

– “18+15”, dice el control que cuenta.

– “¿Cuánto?”, replica el que apunta y que se encuentra a más de 20 metros.

– “Ha dicho 28+15”, subraya el piloto, o “28+15, ¿no?”, pregunta de forma afirmativa ya no el mismo piloto, sino alguien de su entorno –mochilero, jefe de equipo, padre…

Llámesele picaresca o directamente hacer trampas. Lo cierto es que algún “listo”, como lo han calificado desde la RFME, sacó provecho de la novedad del reglamento, así como de la ingenuidad y confianza de los jueces, para sumar más puntos.

Por eso, la federación ya trabaja en un sistema electrónico para evitar estas situaciones. Estaríamos hablando de sustituir la tradicional tarjeta que los pilotos lucen en su mayoría en el cuello por otra de plástico tipo tarjeta de crédito con un chip en el que se iría almacenando la información de cada zona. El piloto le entregaría la tarjeta al juez y éste la insertaría en un Terminal portátil como el que se utiliza con las tarjetas de crédito y él mismo realizaría la suma en un teclado diseñado especialmente con las puntuaciones del Open Free. La tecnología ya está disponible, su implantación, antes o después, es cuestión de tiempo.

 

Hay que cambiar de mentalidad

Casi todos los pilotos pagaron de una forma u otra la novatada. Especialmente, los que no conocían cómo funcionaba. Más que nada, porque encararon esta primera prueba del Nacional como si nada hubiera cambiado. Y el Open Free es otra historia que poco tiene que ver con el trial de toda la vida. Aquí gana quien más puntos suma, y éstos se obtienen pasando el mayor número posible de puertas y consiguiendo la bonificación más alta por completar la zona sin penalizaciones.

Los más críticos con el Open Free consideran que el nuevo reglamento “da demasiados puntos por acabar a cero y que grava en exceso los pies”. Sí y no. Las cifras de las bonificaciones pueden parecer elevadas y, por consiguiente, invitar al conservadurismo. Pero como aseguran desde la RFME “si no arriesgas acabarás bien, pero de ningún modo ganarás”.

El problema vino dado porque en Castellolí muchos pilotos plantearon mal la carrera. O mejor dicho, se conocen poco, porque como explicó Amos Bilbao, que compitió el día antes de la carrera en la primera cita del Campeonato de Cataluña, “el sistema te pone exactamente donde estás. Si tu nivel es normalito, no hace falta que busques siempre superar las cuatro puertas de 10 puntos. Haz las de 2 y alguna de 5. Te lo pasarás bien y encima quizás ganes”.


Saber cuándo arriesgar

Cierto. A lo que habría que añadir que ahora, al haber estrategia, hay que saber cuando aplicarla. El error que muchos pilotos cometieron en las primeras zonas, en especial los de nivel más bajo, fue el de intentar superar a las primeras de cambio puertas de 10 puntos. Hay que saber cuando hacerlo. Y como ellos mismos comprobaron, si hay que arriesgar, mejor hacerlo cuando estás casi a final de zona y no en su principio.
Otro detalle que se pudo ver en ParcMotor Castellolí es que, cómo ahora se puede retroceder con la moto, los obstáculos más difíciles, paradójicamente, han dejado de serlo. Los pilotos pueden colocarse mejor y superarlos con menos problemas. La federación tomó buena nota y para las siguientes citas tratará de marcar las zonas de acorde con esta nueva realidad.

Por cierto, en la carrera barcelonesa no hubo ninguna, pero en Ibiza se podrán ver puertas de 20 puntos o doble diez, como las llamarán. Los top las han reclamado tras comprobar que con lo que ellos mismos solicitaron, es decir, que todas las zonas valgan los mismos puntos, no pueden establecer diferencias entre ellos. El reglamento del Open Free contempla la posibilidad de un máximo de tres. Así que… ¡Que se preparen!


La carrera se hizo larga

De todos modos, lo que peor llevaron los pilotos fue el tiempo de carrera. Se les dio 5 horas en lugar de las 4 reglamentadas. “Por las características especiales del lugar –las zonas están donde convergen varias laderas de acceso complicado–, porque podía llover y porque era la primera carrera para todos”, en palabras de la federación. La RFME es plenamente consciente de que la cita se hizo larga, por ello para Ibiza el tiempo será el establecido. Queda descartado sin embargo que los pilotos puedan reconocer las zonas el día antes de la carrera, como sí sucedía en 2009, más que nada porque dicha propuesta la pidieron los propios pilotos, los punteros, hace menos de un mes.

El principal argumento esgrimido por la federación, y que muy bien recordó su vicepresidente Ángel Viladoms durante la ceremonia de entrega de premios para justificar su apuesta por el Open Free, es la participación. “En Parcmotor Castellolí han tomado la salida 97 pilotos. Ese es el motivo de que nos hayamos decantado por el Open Free. Queremos que la gente venga al Nacional. Sabemos que los grandes sacrificados son nuestros pilotos punteros, pero tienen que comprender que nos estaban matando. No puede ser que una prueba reúna sólo a una veintena de pilotos. Nadie quiere organizar una carrera para tan poca gente. Ahora tenemos una oportunidad”.

Los escépticos creen que todos estos participantes son fruto de que hayan competido todas las categorías juntas. Sí, puede ser. Pero si miramos los inscritos en 2009, juntando las dos jornadas en las que se dividían, comprobaremos que la carrera con más pilotos en liza reunió a 82, juveniles incluidos, franja de edad que, por otra parte, no estuvo representada en Castellolí.

El sistema funciona en un 70-80% y hay cositas por pulir, pero no podemos estar cambiando cosas en cada carrera. El campeonato, así como la gente, ha de asentarse, ha de educarse en esta nueva filosofía. Y una vez finalice, todo lo que estamos viendo lo solucionaremos. Eso sí, juntos, porque nos va el sobrevivir como deporte en ello”.

En Ibiza, el próximo 11 de abril, el Open Free y, por consiguiente, todos los implicados: Federación Española, pilotos, organizador y público, pasará su siguiente reválida con pequeños retoques. Y allí estará SoloMoto para contároslo.

Declaraciones de los pilotos tras la carrera de Castellolí:

Categoría TR-S
ADAM RAGA: “El cambio de reglamento no me ha gustado nada, ya hacia muchos años que seguíamos con el anterior y me parece que el público disfrutaba mucho más antes. Hemos pasado de una carrera de 3 horas a una de 5 y esto dificulta el seguimiento de la competición por parte del público. Del mismo modo, se ha perdido en emoción. Ahora gana el más conservador. Antes había pasos muy bonitos hechos por la organización y todos pasábamos por allí, el público veía cómo lo hacían los distintos pilotos. Ahora, en cambio, puedes escoger por dónde pasar. Como cosas buenas destacaría que se han juntado las categorías y que de una vez por todas se han eliminado los dorsales, hecho que frenaba muchísimo a nuestros patrocinadores”.

ALBERT CABESTANY: “Tenía muchas expectativas puestas en el nuevo reglamento. Para mí, si algo nos tenía que traer de bueno este reglamento eran zonas “de verdad”. Últimamente, en el Nacional, se habían tomado medidas para que las zonas de máximo nivel no fuesen lo duras que deberían ser para así facilitar la llegada de pilotos jóvenes a nuestra categoría. Pero en Castellolí no he visto, exceptuando un par de ellas, zonas complicadas, sino todo lo contrario. En general, eran demasiado fáciles. Espero que esta situación se corrija de cara a las siguientes pruebas”.

TONI BOU: “No estoy muy contento con el nuevo reglamento y tampoco me gustaron las zonas de Castellolí; eran demasiado fáciles. En estas condiciones, un simple error en la entrada de una de ellas es irrecuperable”.

JERONI FAJARDO: “Con el nuevo reglamento se ha creado una situación muy rara. Con este sistema si cometes un fallo ya no puedes recuperar, porque no hay opciones. Tanto Fuji como Adam han fallado al principio y ya no se han podido recuperar. A mí no me gusta demasiado y creo que esto no es trial”.

TAKAHISA FUJINAMI: “Lo único malo que le he visto, al menos en esta carrera, es que todos los que aspiramos a ganar hemos hecho los mismos pasos y como en esta ocasión el nivel era asequible… pues nada, que si te equivocabas o tenías un problemilla, como fue mi caso en la zona 1, era imposible recuperar el terreno perdido. Por eso creo que tendría que haber un cuarto nivel, uno de superdifícil”.

LORIS GUBIAN: “Yo lo conozco de Francia. Allí todavía tenemos menos tiempo, un único minuto, eso sí hay bastantes más puertas y para los amantes de las emociones fuertes… ¡Puertas de hasta 20 puntos! Pero no veas que puertas”.

DANI OLIVERAS: “Creo que esta bien, tanto si vas lento como si arriesgas. La gente que empieza puede pasar al siguiente nivel y no hay quejas por la dificultad, de si es muy difícil o demasiado fácil. Se tienen que ajustar más los tiempos y alguna otra cosa de la puntuación, pero en general diría que está bien pensado. En Castellolí había mucha gente y muchos pilotos y funcionó bien, a ver si en el resto de citas sigue igual”.

Categoría TR-2
POL TARRÉS: “Supone un gran cambio, pero creo que es un cambio bueno, porque tú te pones tu nivel y te marcas tu propia velocidad de ejecución. En cuanto a la puntuación, haría algún cambio, porque en algunos casos hay demasiada diferencia entre las penalizaciones”.

PERE BORRELLAS: “Es muy estratégico. Puedes dejar de hacer una puerta difícil para hacer una fácil y si en la más complicada tienes un error y en la sencilla no sumas más en la sencilla. Creo que se ha perdido emoción, aunque me gusta que se mantenga el hecho de hacer las zonas dos veces seguidas”.

LAIA SANZ: “Personalmente no me gusta demasiado. Antes de que lo aplicaran ya era contraria y tras probarlo aquí, en Castellolí, sigo pensando lo mismo. Considero que es demasiado complicado para el público, que no entiende nada, y también para los controles. Con este sistema nadie quiere arriesgar y el trial se vuelve demasiado estratégico”.

Categoría TR-3
DAVID DARNÉS: “Mi opinión es que el Open Free es superpositivo. Mantener el hacer la misma zona dos veces seguidas va de coña. Hacerla en minuto y 15 segundos se me antoja justito, pero no como para considerarlo como malo. Si tengo que poner un pero… los pies, que restan demasiado y eso hace que la gente no abra trazadas nuevas en las categorías inferiores, vamos, que van a conservar. Ejemplo, superé una puerta roja pero me dejé un pie. Fue como si hiciera una azul. Además, el primero de una categoría no tiene referencias, por lo que si se equivoca… el resto de sus adversarios arriesgan menos y sacan tajada de su error. Creo que ajustando un poco las puntuaciones iremos por muy buen camino. Sinceramente, tampoco he visto que hayan variado en demasía las clasificaciones. Los de delante, siguen estando delante”.

AITOR LAFOZ: “La verdad es que corrí el sábado y no me gusto nada, pero el domingo me pareció que algo mejor. Aún así, creo que hay demasiada estrategia por el tema de la bonificación. En cuanto a las puntuaciones, no se tendrían que puntuar las puertas del mismo modo, sino que se tendría que tener en cuenta la dificultad de éstas. Por ejemplo, si en una puerta difícil se pusiera un pie tendría que sumar un poco más que una puerta inferior hecha a cero”.

Categoría TR-3 +35
JOAN RICART: “Me parece que es muy acertado, pero pienso que al pasar una puerta roja las puntuaciones, aunque pusieras el pie, tendrían que ser mejores, porque de ese modo se arriesgaría más. En cuanto al tiempo, lo encuentro perfecto”.

IBON ZORRILLA: “Me ha gustado el cambio de normativa, pues creo que, por un lado, da más dinamismo al trial y, por el otro, la opciones al piloto de elegir el nivel de dificultad”.

Categoría Cadete
JAIME BUSTO: “No me gusta. Para una exhibición o para un certamen social sí, pero no para un Campeonato de España… Con este sistema se baja el nivel para coger puntos. Por ejemplo, en Castellolí yo pasé una puerta roja con tres puntos y otro una que estaba al lado, por otra más fácil y salió con 26. Este sistema hace que los pilotos arriesguen menos”.

ENRIQUE ARAGÓN: “La verdad es que me parece una buena idea, aunque he de reconocer que el haber disputado un día antes la primera carrera del campeonato catalán me ayudó a entender mejor la mecánica. Al principio arriesgué en algunas puertas, pero al comprobar que era más efectivo ir a buscar las bonificaciones… digamos que conservé algo más en las últimas zonas. De haber seguido el sistema anterior ya te digo yo que no me pego con mis compañeros más de 1.000 kilómetros desde Badajoz para venir a correr”.

Categoría Féminas A
MIREIA CONDE: ”En positivo, me parece bien el hecho que se facilita el acceso a todos los trialeros, pero como negativo te podría hablar del tema de las bonificaciones. Esto ha convertido el trial en algo mucho más estratégico. Antes se arriesgaba más, ahora haciendo lo justo y necesario ya puedes ir pasando”.

SANDRA GÓMEZ: “Me parece otro tipo de trial, otra modalidad. Si lo tenemos que hacer todos porque se ha acordado así se tendrían que mirar las bonificaciones por hacer 0, 1 o 2 pies, porque sino no te sale rentable arriesgar. Es más estratégico, si arriesgas y te sale bien sale a cuenta, pero si haces una zona difícil y haces un pie no porque puntúas menos que en una zona de las fáciles”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos