Connect with us
Publicidad

Noticias de motos

Nueva Triumph Rocket III 2019: esta es la nueva ‘muscle’ británica

Publicado

el

Nueva Triumph Rocket III 2019

En una conferencia de distribuidores se deslizó una foto del boceto de nueva Triumph Rocket III 2019, una moto que desapareció del catálogo de Triumph hace ya algunos años. Posteriormente, también se filtró una foto del prototipo real de la moto en el mismo evento.

Recordemos que la enorme Rocket III, aparecida en 2003, disponía de un motor tricilindrico de 2.300 c.c., que entregaba 145 CV, pero sobre todo montañas de par a pocas vueltas. Por lo visto, el nuevo super tricilíndrico cubicará 2.500 c.c.  para obtener una potencia de más de 180 CV y también superar la futura Euro5.

Si la anterior Rocket III montaba un par de amortiguadores traseros, la del dibujo y la foto muestra un basculante monobrazo con un monoamortiguador y un escueto colín, al estilo de la Ducati XDiavel. Delante lleva una horquilla invertida, con unas pinzas Brembo M50 de anclaje radial.

También recurre al soporte de la matrícula fijado en el basculante trasero y no en el colín. Los escapes salen por la derecha, bajo el motor, en un 3-2.

Se sigue manteniendo la clásica pareja de faros redondos, como ya tenía la generación anterior y las primeras Street Triple y Street Triple, pero ahora son de LED. La instrumentación es por pantalla TFT, y desde luego, contará con control de tracción, modos de conducción, IMU y Cornering ABS.

 

Noticias de motos

Historia de la Suzuki GSX-R 750, todas las versiones del mito

Publicado

el

Historia Suzuki GSX-R 750

La GSX-R 750, la Gixxer original, fue la primera moto que podríamos considerar como una verdadera réplica de las grandes máquinas de competición de las marcas japonesas puestas en la calle, la primera superbike de la era moderna.

1985 – Revolucionaria Suzuki GSX-R 750

Con el chasis perimetral de aluminio, el doble faro heredado de las carreras de resistencia y el motor con refrigeración por aire y aceite en busca de ligereza extrema, ofrecía unas cifras muy superiores a las de su competencia: 106 CV para 179 kg declarados en seco. Los carburadores de compuerta plana o las llantas de 18” eran otros de sus rangos distintivos, una moto mucho más potente y ligera que una competencia que no era tal en realidad: el salto generacional llegó con esta bestia azul y blanca, y obligó a las otras marcas niponas a replantearse el cómo construir una deportiva.

 

1987 – Llegan las mejoras a la Suzuki GSX-R 750

Un año antes, en 1986, se introdujo un basculante más largo, para tranquilizar a la nerviosa GSX-R, así como los neumáticos heredados de la versión limitada denominada GSX-R 750 R, la homologada para las carreras. Pero los cambios fueron más profundos en 1987, cuando se incorporó un “antidive” electrónico en la horquilla (ya con barras de 41 mm en lugar de 39), un nuevo amortiguador trasero (que, por cierto, resultó muy criticado por su facilidad para sobrecalentarse), uno de dirección y un depósito de combustible de 21 litros, 2 más que en la anterior.

1988 – La era Slingshot

Se partió de un papel en blanco para esta versión: el motor sigue siendo SACS (aire/aceite), pero pasa a ser de carrera corta y sube hasta las 12.500 rpm (112 CV a 11000, 195 kg en seco). El chasis es mucho más rígido y con geometrías modernas (una distancia entre ejes de tan solo 1.400 mm) y los carburadores son los famosos Slingshot (de guillotina), como rezó en el carenado de muchos modelos de la marca a partir de entonces. Las llantas de 17” en ambos trenes, ya con los míticos Michelin A/M 59 (los primeros radiales de gran serie), en medidas 120/70 y 160/60, un trasero que hoy en día es de moto del A2. El cambio entre generaciones es muy notable.

1990 – Horquilla invertida para la Suzuki GSX-R 750

La horquilla invertida con barras de 41 mm que recibió fue alabada por su excelso funcionamiento. Se abrió mínimamente la geometría de dirección y la batalla creció así en 10 mm, lo que, junto con la llegada de un nuevo amortiguador de dirección, le dio un aplomo que aún hoy se recuerda. La llanta trasera pasó a ser de 5,5” de anchura, si bien todavía no se empleaban los radiales de medida 180/55 que le habrían cabido… de no tocar en el basculante. Esta versión mantiene merecidamente la fama de ser la mejor GSX-R de todas las SACS, con un motor que volvió a las cotas de carrera larga de la primera y mantuvo la zona roja en las 13.000 vueltas: 115 CV a 11.000 rpm, 193 kg en seco.

1991 – Año de transición

El nuevo frontal, con los faros carenados en busca de aerodinámica, y el reconocible colín ancho y con doble piloto trasero hace parecer a esta versión completamente distinta, si bien era una 90 con retoques estéticos y que acabó por ganar demasiado peso: los 15 kg de más respecto a la versión de 1990 no compensaban ni de lejos el CV obtenido a base de retoques internos en el motor: se anunciaban 208 kg en seco para 116 CV a 11.000 giros. El neumático trasero pasó a ser un 170/60, y la distancia entre ejes creció otros 10 mm, con lo que se logró un gran aplomo, pero una escasa agilidad.

1992 – La era del líquido

Por fin se desestima el sistema de refrigeración por aire y aceite, que se tuvo que ir sofisticando para compensar sus carencias hasta no ofrecer ventajas en cuanto a peso respecto a los sistemas LC, y sí una tremenda desventaja en cuanto a estabilidad de funcionamiento y cifras de potencia. El nuevo motor era bastante más compacto y mantenía los inyectores de aceite a la falda de los pistones del SACS. Sus 118 CV a 11.500 rpm para 208 kg en seco no lo decían todo de ella, pues el chasis era mucho más rígido en la zona de la pipa de dirección, lo mismo que sucedía con el basculante. Las suspensiones de esta versión se recuerdan como las mejores de la época.

1994 – La Suzuki GSX-R 750 mantiene el doble cuna

Las 94 y 95 fueron las últimas Gixxer en emplear el clásico chasis de doble cuna, cuyos motores se sometieron a una profunda revisión respecto de las primeras LC al contar con nuevos desarrollos de cambio, entre otras muchas modificaciones. Pinzas de freno Tokico de seis pistones o una llanta trasera finalmente con un 180/55 x 17” fueron otros de los signos de identidad de esta última generación con chasis basado en las líneas de la primera Gixxer. Anunciaba 112 CV a 10.500 rpm para 199 kg en seco, 9 menos que su predecesora.

1996 – Generación SRAD

Con esas siglas, Suzuki Ram Air Direct, llegaba un nuevo motor muy compacto y poderoso, con cadena de distribución lateral, carrera muy corta y alimentado por carburadores de 39 mm asistidos electrónicamente (combinados con el efecto de la admisión dinámica). Pero más sorprendente aún fue la introducción de un chasis de doble viga del que Suzuki prometía que se inspiraba en el de la RGV 500 del Mundial, de radicales cotas y con el que se rebajaba el peso del conjunto en 20 kg respecto a las anteriores GSX-R. Se anunciaban 129 CV para los 179 kg en seco y se introdujo el neumático trasero de medida 190/50 x 17”.

1998 – La Suzuki GSX-R 750 inyectada

El principal cambio es la supresión de los carburadores y la llegada en su lugar de una inyección electrónica con cuerpos de 46 mm de diámetro. Con ello aumentó la potencia hasta los 135 CV a 12.000 rpm, para los mismos 179 kg de peso en seco declarados. La distancia entre ejes bajaba otros 5 mm, hasta los 1.395 mm, de modo que la moto era tan corta y ágil como las más ligeras 600 de la época, pero muchísimo más potente que ellas. Se incorporó un nuevo amortiguador de dirección al conjunto y, en 1999, la llanta trasera pasó a ser de 6,00” de anchura de garganta.

2000 – Generación “millenial”

Se rompen los esquemas: todo es completamente nuevo, desde el motor hasta el chasis, pasando por las geometrías o la posición de conducción. La nueva Gixxer es mucho más baja y vuelve a la llanta trasera de 5,5”, a pinzas de 4 pistones y a unas cotas menos radicales (la batalla crece hasta los 1.400 mm, pero con un basculante 20 mm más largo en busca de mayor tracción). La inyección incluye una mariposa manual y una secundaria accionada por servo, el famoso sistema SDTV. El único
problema de esta versión es que, a su vez, nació la 1000, que pasaría a ser la niña de los ojos de Suzuki (y de los clientes) a partir de la fecha. Se anuncian 140 CV a 12.500 rpm para unos optimistas 166 kg en seco.

2004 – Mayor compacidad

Con la 2004 se buscó que la Gixxer 750 fuese más estrecha, en consonancia con las más esbeltas R6 o ZX-6R de la competencia, que pese a ser 600 declaraban potencias solo algo menor y eran mucho más manejables que las 750. Las 1000 ya eran las nuevas SBK, así que esta 750 quedaba un poco en tierra de
nadie pese a ser la más equilibrada deportiva del momento. Llegaron las bombas de freno radiales, las pinzas con anclaje también radial o el tratamiento antifricción en las barras de la horquilla. El chasis, con vigas extrusionadas, era mucho más estrecho que el anterior, pese a tener que abrazar un motor con las mismas cotas y cárteres. Anunciaba cifras espectaculares: 164 kg en seco para 148 CV a 13.000 rpm.

2005 – 20 aniversario de la Suzuki GSX-R 750

Sin que ofreciera cambios técnicos respecto a la versión estándar, en 2005 se presentó una serie limitada, la 20th Anniversary, que rendía homenaje por su decoración a la primera GSX-R, nacida dos décadas antes. Incorporaba como equipamiento extra unos topes anticaídas, un silenciador Yoshimura con una bella placa dedicada a las Gixxer, así como unos peculiares discos de freno delanteros. La moto se remataba con una placa numerada que nos recordaba que estaba
destinada a acabar en manos de coleccionistas, y hoy en día siguen siendo unas piezas muy codiciadas.

2006 – Todo nuevo

Chasis de fundición a alta presión, motor de ejes desalineados y nuevas líneas orgánicas y más aerodinámicas, con escape en la quilla, bajo el motor. Se rompen los esquemas para esta séptima generación de las Gixxer, al incorporar cotas radicalmente distintas. Basta con decir que el basculante es 38 mm más largo que el anterior… en el motor se añade un segundo eje de equilibrado, o válvulas de titanio, entre otras “delicatessen”. Se anuncian 150 CV a 13.200 rpm y un peso de
163 kg en seco.

2008 – Más y mejor electrónica para la Suzuki GSX-R 750

En 2008 se introduce el S-DMS, un selector de curvas de potencia con tres niveles preestablecidos que en su momento fue toda una innovación al permitir adaptar el carácter del motor a las circunstancias. Se introdujeron numerosas mejoras en el motor, como los orificios que comunicaban las paredes inferiores de los cilindros para aliviar la sobrepresión en el cárter, o el embrague antirrebote. 150 CV a 11.200 rpm, 165 kg en seco declarados.

2011 – 9ª Generación de la Suzuki GSX-R 750

Si bien se introdujeron numerosos cambios en motor y chasis respecto a las nacidas en 2008, así como una carrocería completamente nueva (mejoras notables en ergonomía y aerodinámica), las mayores diferencias entre esta 2011 y las anteriores se encuentran en la parte ciclo: llegan la horquilla Showa BPF (de pistón invertido de gran diámetro), las pinzas de freno radiales monobloque de Brembo o un amortiguador de dirección electrohidráulico. 150 CV a 13.200 rpm, pero
para un peso declarado en lleno de 198 kg (185 sin combustible), algo mucho más realista que todo lo anteriormente anunciado en seco.

2015 – La última generación de la Suzuki GSX-R 750

En 2015 se introdujo la opción del ABS en la que se convertiría en la última de las Gixxer de tres cuartos de litro. Dos factores contribuyeron a acabar con ella: que no encajaba en ningún reglamento de carreras y que las deportivas de calle dejaban de tener un gran peso específico en cuanto a volumen de ventas se refiere. Así pues, la inversión tecnológica de las marcas se destinó finalmente a las 1000 en el caso de las tetracilíndricas, motos que pueden permitirse el lujo de ser caras e hipertecnológicas, lo que desinfló las ventas de las 600 y extinguió definitivamente a las 750. Esta GSX-R, tras la desaparición de sus rivales, llevaba muchos
años sola en el mercado, reclamando un puesto merecido en el imaginario de quienes aspiraban a comprar una RR, los mismos que solo tienen ojos para las exuberantes SBK de 1000 o más centímetros cúbicos. La decoración homenaje al retorno de Suzuki a MotoGP despidió a una saga que salió definitivamente de los catálogos con la llegada de la normativa Euro 4. ¿Volverán algún día?

 

Seguir leyendo

Noticias de motos

Torrot Muvi 2019, renovación estética y más

Publicado

el

Torrot Muvi 2019

La empresa española actualiza su scooter más exitoso con una gama cromática que Torrot separa en dos diferentes líneas. Una más clásica compuesta por unas tonalidades suaves y oscuras y otra de tonalidades más vivas y vistosas.

Aprovechando el nuevo estilo que se le ha querido dar al Muvi, el fabricante de Salt ha mejorado su comportamiento dinámico. Para ello se han realizado algunos retoques a la parte ciclo.

También se refuerza la parte de gestión eléctrica, permitiendo ahora configurar la entrega de potencia para lograr una mejor velocidad punta.

El Torrot Muvi 2019 llega con dos motorizaciones

La primera de ellas, la que monta el Torrot Muvi City, equivaldría en potencia a un ciclomotor con propulsor de gasolina (3,6 CV y 45 km/h de velocidad máxima).

La segunda, que se incorpora al Torrot Muvi Executive, sería el equivalente a un scooter con motor de explosión de 125 c.c. (4 CV y 60 km/h de velocidad máxima).

En ambos casos se anuncia una autonomía de hasta 100 km (en el modo ECO).

Como en la versión anterior, dispone de transmisión por correa dentada, llantas de 16” y frenos de discos.

El display digital es multifunción y se puede personalizar en tres versiones y con conectividad con el móvil mediante una app.

Por último, destacar que las dos baterías extraíbles y el hueco bajo el asiento para un casco jet se mantienen en esta nueva versión 2019 del Torrot Muvi.

Seguir leyendo

Noticias de motos

Nembo 32, la curiosa tricilíndrica de motor invertido, busca fondos

Publicado

el

Nembo 32

La Nembo 32 es una artesanal moto hecha en Italia, que tiene la particularidad de montar un motor tricilíndrico monoárbol, refrigerado por aire y aceite… vale, hasta aquí todo es bastante normal. La particularidad de al que hablamos es que el motor está montado de forma invertida, es decir, con los cilindros debajo y el cárter arriba.

Puestos a invertirlo todo, la admisión está en la parte delantera -con unas largas toberas de admisión- y los colectores de escape tienen salida directa por atrás. La idea de hacer el motor en esta extraña disposición es para poder usarlo de manera que sea autoportante y poder prescindir de chasis, o casi: una pequeña estructura multitubular sujeta la pipa de dirección y la horquilla, y por la parte trasera un subchasis, también hecho de tubos de acero, es el soporta el asiento y colín.

El nombre del motor, 32 Rovescio, hace referencia a su configuración tricilíndrica (‘3’), a su cilindrada, de casi 2000 c.c. (‘2’) y también a su disposición (‘rovescio’ significa invertido, en italiano).

El propulsor, que en realidad cubica 1.814 c.c., rinde 140 CV a solo 5.000 rpm, pero se espera que pueda llegar a los 180 CV aumentado su cilindrada hasta los 2.000 c.c. reales y ganando algunas rpm.

El motor invertido no solo logra ser básicamente la estructura de toda la moto: también permite montar un basculante largo (680 mm), con lo que se mejora la tracción, y mantener una distancia entre ejes comedida, de 1.450 mm.

Nembo Motociclette está en fase de buscar fondos para poner en marcha su proyecto con la ‘crowfunding’ Indiegogo y así poder empezar a servir motos a un precio ¿razonable? de 50.000-60.000 €… razonable, si contamos que el único prototipo existente costó 300.000 €.

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.032

Suscripción en papel: https://www.quierounarevista.com/solomoto Descargar la revista o suscripción digital en: kioscoymas

Los + leídos