Nos subimos a la Yamaha MT-09. Primeras impresiones
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Nos subimos a la Yamaha MT-09. Primeras impresiones

Publicado

el

La imagen oscura del espíritu transgresor japonés que Yamaha ha explotado en su campaña de marketing intrigando al público hasta el momento de su presentación mundial, dice mucho del carácter y comportamiento extremo de la moto, que deja atrás la tradicional visión nipona de lo políticamente correcto.

Su nueva criatura de la saga MT (Massive Torque), la MT-09, no es una moto realizada al azar; Yamaha ha analizado con extrema delicadeza las necesidades de los motoristas de carácter para ofrecerles un camino distinto, un producto excepcional y a un precio muy competitivo.Ya existen precedentes de motores tricilíndricos en Yamaha. En el año 1976 apareció la XS 750, que se convirtió en 850 en 1980 hasta 1981, año que se dejó de fabricar.

La nueva MT-09 recoge ese testigo para ofrecer sensaciones fuertes, con un diseño de puro estilo japonés, diversión, ligereza, componentes de mucha calidad y una respuesta entre tres modos electrónicos fulminante.La MT-09 es una moto, en apariencia, tranquila, aunque su aspecto deja entrever que no, que de tranquila nada. Y así es. Es toda una bestia de 115 CV y montañas de par motor como si tuviese 200; ligera y rabiosa, una moto que marca un antes y un después en la marca de los diapasones, pero para llegar hasta este resultado han tenido que trabajar duro…

Oscuros secretos
La enorme inversión que significa construir un motor nuevo desde prácticamente cero significa que su camino no ha hecho más que empezar. Está creado para alimentar una nueva saga de modelos deportivos que seguramente cambiarán en un futuro cercano la idea actual establecida de los motores 4 cilindros en línea.

El éxito asegurado de esta motocicleta recae en una base de un motor de tres cilindros en línea y un par motor extraordinario –y que pesa 10 kg menos que el motor de la FZ8–; éste se debe a diferentes soluciones técnicas ingeniosas.

El nuevo motor tricilíndrico inaugura una nueva familia de modelos que se irá ampliando con modelos semicarenados, trail, superdeportivos…

El diámetro por carrera es de 78 x 59,1 mm –847 cc, 16V, DOHC–, tiene una relación de compresión de 11,5:1, el diámetro de las válvulas de admisión es de 31 mm, mientras que la de escape es de 25 mm, lo que reduce el ángulo de las válvulas a sólo 25,6°, acelera el proceso de combustión y produce un mayor par motor. Cuenta con pistones de aluminio forjados, bielas fracture-split (FS) de alta precisión, cilindros sin camisas y cigüeñal con configuración Crossplane, que da respuesta instantánea al acelerador y más par motor en bajos y medios, gracias a un cigüeñal calado a 120° con una secuencia de encendido uniforme de 0, 240º y 480º.

Los conductos de admisión son de diferente longitud, para mejorar el par motor –solución ya empleada en la FZ8, por ejemplo– y que producen un agradable ruido de admisión que se combina con el del escape. Hablando del escape, es un 3 en 1, con un silencioso final compacto que emite un peculiar sonido y que, colocado por debajo del cárter, contribuye a mejorar la centralización de masas.

Como detalle, el silencioso tiene un novedoso recubrimiento denominado Nanofilm, que mantiene su aspecto a salvo de decoloración y oxidación. La anchura del motor se ha reducido gracias a la inserción de los engranajes directamente en el cigüeñal, un proceso que permite reducir el espacio entre los cilindros. También cuenta con un eje de equilibrado primario que gira en sentido contrario al cigüeñal. Yamaha promete una autonomía de más de 240 km, a pesar de tener un depósito de solamente 14 l…

Para que la MT-09 sea más comprendida en cada situación, se la ha dotado del sistema selector de potencia D-Mode, gracias al cual se pueden elegir tres ajustes de mapeado del encendido: STD, A y B.

El modo STD ofrece un par lineal y un alto rendimiento a lo largo de toda la gama de revoluciones, tanto en altos como en bajos. Siempre queda conectado por defecto al encender el motor. En el modo A, la respuesta en bajos y medios es la más deportiva y agresiva, y el modo B ofrece unas prestaciones algo más reducidas dirigidas a la conducción urbana o condiciones del piso resbaladizas. Los tres modos desarrollan al final la misma potencia de 115 CV y se manipulan cómodamente por un pulsador en la piña del manillar derecho.

Esto no sería posible si la MT-09 no incorporase acelerador electrónico, sistema que en Yamaha denominan YCC-T.

Ligereza y agilidad
La MT-09 monta un nuevo chasis de aluminio realmente ligero y compacto gracias a la reducción de tamaño del motor, realizado con dos partes separadas, fundidas y luego atornilladas entre sí, tal y como ocurre con la MT-01 o las FZ6. Comparado con otros modelos de su categoría, la reducción de peso es notable, al dejar la aguja de la báscula en 188 kg.

El basculante es asimétrico en fundición de aluminio, proporciona una excelente rigidez y reduce al máximo el peso no suspendido.

La horquilla tiene barras de 41 mm y recorrido de 137 mm, con regulación en precarga de muelle y extensión. El amortiguador trasero con sistema de bieletas Monocross tiene una posición casi horizontal. Su ubicación no sólo favorece la centralización de masas y su capacidad de conducción, sino que también lo protege de la suciedad de la carretera. Es ajustable en precarga de muelle y extensión.

Consejo: para que un piloto novato disfrute de su aceleración, lo mejor es empezar con el modo B; una vez asimiladas sus prestaciones, usad el modo STD

El sistema de frenos con discos flotantes, latiguillos metálicos, pastillas de freno sinterizado,y pinzas de cuatro pistones radiales brindan un tacto especial que combina esponjosidad con precisión, algo poco común en modelos deportivos, pero con una eficacia extraordinaria.

La ergonomía se ha diseñado especialmente para que todo conductor encuentre su espacio adecuado. El depósito de combustible de 14 litros es muy estrecho en la zona cercana al piloto y cuenta con unas hendiduras para apoyar las rodillas. El manillar es muy ancho y permite disfrutar de una postura erguida, además de proporcionar máximo control.

La catapulta
Ya estaba avisado desde hacía unos meses de la brutal aceleración de la nueva MT-09. La razón es que participé en el rodaje del vídeo The dark side of Japan que se grabó en Japón y Barcelona. La primera frase del especialista holandés que participó en unas escenas anteriores me dijo: “Cuidado al abrir gas en primera que vas a volcar”. Destaparon las motos bien protegidas de las miradas indiscretas y el momento mágico de probar algo prohibido y secreto dejó de lado la advertencia del holandés, y al primer acelerón a la orden de acción, la moto patinó de escándalo; tanto, que todavía lo recuerdo con asombro.

Dos meses después, Split, Croacia, frente al mar Adriático, me aguardaba de nuevo la conocida MT-09. Durante el acto de presentación mis colegas internacionales hablaban y murmuraban sobre cómo se comportaría la moto y, como el holandés me dijo en su día, les advertí: “Cuidado al abrir gas en primera que vais a volcar”. Me miraron incrédulos y para que se tranquilizaran les expliqué que ya la había catado.

En el rodaje no pude probarla como hubiese querido, ya que las exigencias de la producción no me lo permitían, pero el buen sabor de boca que me dejó hizo que mi interés aumentase día a día. Subí ansioso, esperando sentir de nuevo ese empuje sin igual. Aprendida la lección, arranqué con el modo A de full power, pero en segunda velocidad. La verdad es que tanto en modo A como en STD, puedes arrancar en segunda tranquilamente, convirtiendo en puro trámite la primera velocidad. Sólo te será útil si usas el modo B.

La MT-09 no sólo ofrece extraordinarias sensaciones, apunta a un uso polivalente

Volví a tantear los frenos, de los que tenía un recuerdo muy efectivo, y sí, señor, seguían transmitiendo un tacto fuera de lo común. Tienen un tacto muy acertado, ya que proporcionan mucha potencia, pero muy dosificable.Me faltaba conocer cómo se comportaba en curvas, suspensiones y a más velocidad, de hecho por eso estaba aquí. Recorrí diferentes tipos de carreteras siguiendo el litoral típico mediterráneo/adriático seco y pedregoso del territorio croata. Sus trazados tenían poco grip y eran bastante irregulares, características que me ayudaron a entender la moto de inmediato.

Brillante
Percibí que el primer recorrido de suspensión se tragaba todas las irregularidades y me mantenía sobre el asiento con firmeza, pero ¿qué pasaría al llegar a frenar con fuerza, o al acelerar brutalmente? ¿Sería un flan?

Nada de eso, el comportamiento en la parte final del recorrido se endurecía lo suficiente para mantener la moto estable. Es decir, me mantenía estable sin dureza, a la vez que podía conducir muy deportivamente. Para precisar todavía más, en caso de demasiado rebote, el freno hidráulico permite ajustarla en la medida adecuada para cada conductor.

Después de comprenderla ya me sentía confiado para exprimir la moto al máximo. Lo más aconsejable para que un conductor sin mucha experiencia disfrute de la aceleración de la MT-09 es empezar a girar el puño del gas con el modo B. Una vez asimiladas sus prestaciones, es aconsejable continuar con el modo STD. Éste se aproxima a la respuesta final del A y te prepara para algo extraordinario.

Es muy ligera, tiene 115 CV, pero acelera como una bestia en las tres primeras velocidades; parece que tanga más potencia de la que tiene

Encontré un tramo con más agarre y empecé a acelerar hasta el tope de 13.000 rpm. Amigos, la sensación de aceleración de esta moto es incomparable, única y excitante. Además de una patada esplendorosa, perpetra una estirada inacabable, llegando a velocidades alucinantes en pocos segundos. La posición acertada entre ataque y neutra, más el manillar de motocross, te permite llegar hasta el último suspiro con una alegría y confianza indescriptible. La estabilidad y manejabilidad incluso sobre el piso irregular de la mayoría de los tramos me llevaba a trazar con decisión. En curvas lentas giraba con rapidez gracias también a un ángulo enorme de giro, y en curvas rápidas, a causa de su geometría en pos de la estabilidad para controlar la aceleración, necesitaba más atención.

Volví al punto de partida de mi ruta después de recorrer más de 300 km, suficientes para darme cuenta de que he sido testimonio de un nuevo amanecer para Yamaha, y esencialmente para los miles de conductores que podrán disfrutar desde ya de su tecnología y de sus extraordinarias reacciones. El sol vuelve a salir por Oriente.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2063

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos