Nos subimos a la Triumph Bonneville Steve McQueen SE, un tributo a un icono del cine
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Nos subimos a la Triumph Bonneville Steve McQueen SE, un tributo a un icono del cine

Publicado

el

Triumph y McQueen, nuevamente juntos. Dos iconos, uno del mundo de las dos ruedas y el otro del cine, dan vida a un modelo exclusivo de edición limitada. Exclusivo por las 700 unidades que se han distribuido en todo el mundo, de las que apenas 70 han llegado, o llegarán, a España. Y exclusivo por su decoración, no por su precio o sus prestaciones. Así es como la firma de Hinckley se inspira en este mítico actor, apasionado del mundo del motor y de las carreras hasta el punto que le llevó a participar en competiciones tanto de motos como de coches, incluidas las 24 Horas de Le Mans. Suya es la frase: “Racing is life. Anything before or after is just waiting” (‘Competir es vida. Lo que ocurre antes o después es tan sólo esperar’).

 

La profusión de detalles en negro mate, 
como el manillar, la horquilla y los fuelles de la horquilla, 
en lugar de los clásicos cromados acentúan la imagen militar

La estética militar, el recuerdo a la moto inmortalizada en esta película, es la gran razón de ser de esta singular Bonneville. Como no podía ser de otra manera, el verde oliva satinado es el color de esta máquina, en la que Triumph se ha tomado incluso la licencia de cambiar la tipografía de su nombre en el depósito y apostar por otra de corte militar. La profusión de detalles en negro mate, como el manillar, la horquilla y los fuelles de la horquilla, en lugar de los clásicos cromados, acentúan la imagen bélica de la moto. Negras también son las llantas, los tirantes del guardabarros delantero y los muelles de los amortiguadores traseros. Otro guiño al modelo original es el asiento monoplaza y la parrilla portabultos, así como los protectores laterales del depósito de combustible. La presencia de la firma de Steve McQueen en las tapas laterales forma parte de una decoración tan especial, como especial es el detalle ya conocido de mantener el aspecto estético de los carburadores, aunque se trate de un sistema de inyección.

Recordando….

Nada más subirte a esta Bonneville revives una sensación de confort natural olvidada, obligando a tu procesador a buscar en el disco duro un feeling prácticamente desaparecido y sólo presente en este modelo. El secreto está en el diseño del manillar, que dibuja una posición de conducción natural y relajada, no forzada. E igual de cómodas llevaremos las piernas. La posibilidad de regular la distancia de las manetas es otro detalle de confort, mientras que los retrovisores a la vieja usanza son garantía de buena visibilidad. Desviando la vista hacia abajo, hacia la tija del manillar, nos encontraremos con la placa que luce el nombre de Steve McQueen y el número de la moto; nuestra moto era la Number 612. Y si levantamos un poco la vista, podremos fijarnos en el cuadro de instrumentos, que consta de dos relojes, velocímetro y tacómetro. No dispone de indicador de nivel de combustible, pero sí del avisador de reserva. Por lo menos cuenta con reloj horario como detalle. El tapón del depósito es con llave y dispone de bloqueo de la dirección, además de la llave de contacto… Pero resulta que tanto para el tapón como para el bloqueo o el contacto utilizaremos llaves diferentes, lo que significa que acabaremos llevando tres llaves, si no cuatro, en caso de utilizar un antirrobo.

Si la imagen que destila la Steve McQueen te ha gustado, su comportamiento dinámico no te va a defraudar, partiendo de la base de que se trata de una Bonneville. Qué maniobrabilidad, que fácil de llevar, qué agradable… Es como si te encuentras con un desconocido/a, empiezas a hablar y la sensación es como si le conocieras de toda la vida… Pues así es como te sientes con una Bonnie. No se trata de una moto alta con una altura del asiento de 775 milímetros, de modo que estamos ante un modelo que no nos costará mover en parado porque podremos remar con las piernas. De la misma manera el radio de giro es un valor añadido a la hora de maniobrar. Bastará que demos a la llave de contacto, situada a la izquierda junto a la horquilla, accionemos el estárter manual de tirador clásico junto al carburador y presionemos el botón de arranque para que el archiconocido bicilíndrico en línea de 865 cc refrigerado por aire/aceite cobre vida.

Aventura en todas partes

Al empezar a circular con ella por la ciudad, te das cuenta de sus cualidades como utilitaria urbana, pero una utilitaria con mucho estilo. No os engañaré, aunque es silenciosa, resulta difícil pasar desapercibido cuando te paras en un semáforo; siempre encuentras a otro compi con buen gusto que no puede dejar de mirarla. Al detenernos no tendremos problemas para hacer pie y aguantar sus 230 kilos, porque es una moto que no se siente pesada gracias a su bajo centro de gravedad. La suavidad de funcionamiento de su motor es una constante, es lo que tienen los bicilíndricos en línea. En este caso, los 67 CV dan mucho juego con una entrega de potencia progresiva, con unos buenos bajos y medios que nos harán más llevaderos los desplazamientos por la ciudad. Su tamaño compacto se revelará como un aliado inesperado a la hora de dejar atrás algún atasco, porque la Bonneville no es un scooter, pero poco tiene que envidiar de éstos en manejabilidad entre coches.

En la tija se encuentra la placa que luce el nombre
de Steve McQueen y el número de la moto; la nuestra era la 612

Por carretera, la McQueen es la típica moto que te invita a disfrutar del paisaje. Todo fluye con naturalidad. La suavidad del motor no te invita a ir rápido como en otros modelos naked. Aunque si quieres, le puedes dar al mango e incluso te sorprenderá su buen dinamismo a pesar de la sencillez de su concepto, tanto de motor como de parte ciclo. El motor empuja de una forma eléctrica desde las 2.000 rpm, aunque será entre las 4.000 y las 7.000 rpm cuando nos sintamos más Steve McQueen manejando una caja de cambios de cinco marchas. Tampoco el consumo es una locura, pues durante la prueba se situó alrededor de los 5,3 litros cada 100 kilómetros.

La suspensión, firmada por Kayaba, prima el confort sobre las prestaciones deportivas, como no podía ser de otra manera. No obstante, a la hora de inclinar en un tramo virado, sólo los estribos nos marcarán el límite, ya que la parte ciclo se porta. Y en vías rápidas sólo echaremos en falta algo más de protección aerodinámica más allá de los límites legales. Gran parte de la frenada la confía a un disco delantero de 310 milímetros mordido por una pinza Nissin de doble pistón que cumple con el expediente, y todavía más apoyado por el disco trasero. El tacto de la maneta es progresivo, detalle que aumenta la sensación de facilidad de conducción, mientras que apoyarnos en el trasero en una moto con estas geometrías siempre será una ayuda.

Una moto exclusiva

Con todo, la Steve McQueen SE es tu moto si te gustan este tipo de máquinas, como la Bonneville. Además cuenta con el valor añadido de la exclusividad de ser una edición limitada. Y si necesitas llevar pasajero, no te preocupes, porque realizando los trámites pertinentes te la homologarán para dos plazas (de fábrica tiene homologación monoposto) y le podrás colocar unos estribos para el pasajero; porque la moto muchas veces se disfruta en compañía. ¿Y el precio? Pues 10.495 euros, 1.300 euros más que la T100 monocolor. Y es que guardar en el garaje una pieza como ésta tiene un peaje.

Cómo va en…
Ciudad

Como pez en el agua. Se trata de un modelo urbanita, manejable gracias a su tamaño y a la contenida altura del asiento. La respuesta del motor es una aliada, al igual que su confort.
Carretera
Sorprende gratamente en un tramo virado. No le pidas peras al olmo, pero el límite al inclinar lo ponen los estribos, ya que la parte ciclo cumple de sobras. Pero lo mejor es pasear y disfrutar del paisaje.
Autopista
Dentro de los límites legales viajaremos con total comodidad. No se aprecian vibraciones y a esas velocidades el aire no molesta; más allá ya sabes lo que hay.

 

Prueba publicada en la revista Solo Moto nº1910
Si quieres el número puedes pedirlo a nuestro departamento de suscripciones

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos