Nos subimos a la TGB Bellavita, un modelo de corte tradicional pero al estilo Taiwan
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Nos subimos a la TGB Bellavita, un modelo de corte tradicional pero al estilo Taiwan

Publicado

el

La firma asiática amplía su gama con un nuevo y llamativo modelo, el Bellavita 300. Se trata de un particular homenaje a uno de los primeros scooters de la historia de las dos ruedas; las Vespa. En concreto, es una interpretación de los actuales modelos 300 cc de la mítica firma italiana, que han servido como inspiración a los diseñadores taiwaneses para dar forma a un scooter de corte clásico, bien equipado y tecnológicamente al día.

Estéticamente tiene unas líneas redondeadas y limpias, sin grandes extravagancias, como suele ser habitual en muchos scooters asiáticos. Se ha mantenido la sobriedad en su diseño, con pocos cromados localizados en las asas del pasajero, el embellecedor del faro y poco más. Su carrocería plástica imita a la perfección las formas de los característicos cófanos laterales o la amplitud del escudo frontal; además, en ella, se integran unos minimalistas intermitentes y un piloto posterior compuestos por leds que le permiten ahorrar energía y ofrecer una mayor luminosidad que los sistemas tradicionales. La única bombilla del Bellavita se encuentra en su pequeño faro, se trata de una halógena de buena potencia que de algún modo sirve para compensar un poco la reducida parábola multirreflectora que le da cobijo.

El nuevo Bellavita 300i no es un scooter superdotado en lo que se refiere a equipamiento, pero la verdad es que proporcionará todo lo necesario para el día a día. Un buen ejemplo es el cuadro de instrumentos, tiene un tamaño enorme para facilitar su comprobación, como no podía ser de otro modo, su diseño es puramente vintage y está suavemente retroiluminado en tonalidades pastel que acrecientan la sensación de ir sentados en un scooter clásico. Su nivel de información es bueno, se opta por lo estrictamente necesario, aunque no se han dejado de lado detalles muy prácticos como el reloj horario o un claro indicador de gasolina incluido en una pequeña pantalla LCD.

En el cofre del Bellavita, con mucho esfuerzo, lo máximo que podremos guardar en cuanto a casco es un jet muy, muy pequeño, ya que para cerrar el asiento del todo deberemos forzarlo un poco. Para compensarlo, dispondremos de una guantera tras el escudo bastante grande y con apertura desde el contacto (en su interior hay un tirador oculto para abrir el asiento en caso de emergencia), y un gancho retráctil sobre ella que, aunque no tenga la ayuda de una plataforma plana, es lo bastante robusto para sujetar por sí solo el peso de algunas bolsas.

En líneas generales es un scooter bastante corto entre ejes, compacto y con una posición de conducción relativamente baja y cómoda. El conductor disfruta de un habitáculo espacioso; el manillar está a buena distancia, la plataforma reposapiés es amplia y el asiento es acogedor y está muy cerca del suelo. Respecto al pasajero, tiene un poco menos de espacio, pero cuenta con unas estriberas escamoteables y asas grandes de formas ergonómicas.

En cuanto a su parte ciclo, no se trata de un scooter precisamente compensado, la parte anterior es muy ligera, incluso algo nerviosa en algunas ocasiones, lo que llama la atención frente a los cuartos traseros, que dan la sensación de ser bastante más pesados. Obviamente no pretende ser un scooter deportivo, por ello las suspensiones se muestran quizás demasiado blandas, en concreto el amortiguador que acompaña a la horquilla monobrazo que, al mínimo bache o incluso toque en el freno anterior, cede con excesiva rapidez. Mientras, el tren posterior, formado por dos amortiguadores hidráulicos, tiene un comportamiento mucho más progresivo y cómodo, nada que ver con la imprecisión de la parte anterior.

El punto fuerte de su parte ciclo es, sin lugar a dudas, su frenada. El sistema lo componen dos discos de 220 con pinzas de dos pistones, paralelos delante y opuestos detrás, con sistema de frenada combinada. Puede que el tacto de sus levas sea un poco esponjoso, pero visto desde un punto de vista positivo, este margen nos ayuda a no bloquear sus pequeñas ruedas con excesiva facilidad en una frenada de emergencia. Por su comportamiento se define como un scooter urbano; su corta distancia entre ejes y unas llantas de 12 pulgadas -con unos duros neumáticos Cheng Shin de discutible agarre- lo hacen muy ágil. Está pensado para conductores pausados y que gustan de disfrutar del paisaje, aunque por el comportamiento de su motor, cualquiera lo diría. Y es que el monocilíndrico 4T LC SOHC 4V con inyección electrónica y 23 CV disfruta de unas prestaciones que están muy por encima de lo que se le podría exigir, con una salida desde parado fulgurante, capaz de dejar atrás a más de un scooter en teoría más deportivo que él. Recupera de maravilla; al cortar y abrir gas de nuevo, el motor recupera vueltas sin esfuerzo, lo que viene bien a la hora de adelantar.

Entre que invita a una conducción tranquila y su propulsor no necesita mucho para funcionar, es posible extraerle unos consumos de escasamente 3,8 l a los 100 km, ideales para sacar un buen rendimiento de su depósito de 8,8 litros.

TGB ofrece una muy buena alternativa a sus rivales directos, al proporcionar un scooter con la reconocida calidad de los productos taiwaneses, muy similar en cuanto a diseño y, sobre todo, a un precio inferior.

Actualmente el Bellavita ya puede ser adquirido en los concesionarios oficiales de la marca por 4.089 euros, muy inferior a sus rivales italianas y aunque puede que no tenga la originalidad de ellas, no deja de ser una muy buena elección para todos aquellos que quieren disfrutar de un producto parecido, de estilo retro y mecánicamente potente, y no están dispuestos o no pueden desembolsar la diferencia de precio.

Cómo va en…
Ciudad
Obviamente es el escenario para el que se ha creado, gracias a su compacto tamaño combinado con una excelente agilidad de movimientos y la pronta respuesta de su motor.

Carretera
Por temas mecánicos no hay ningún problema, con buena potencia y prestaciones. La parte ciclo anda más justa, sobre todo el tren anterior, donde su dirección se muestra ligera y con poco apoyo.

Autopista
Su protección por la parte alta de cuerpo es nula y la posición de conducción, aunque confortable, no posee las virtudes de un GT. A pesar de ello, si las velocidades no son muy elevadas, es posible usarlas.

Solo +
– Comportamiento urbano
– Respuesta motor
– Estética vintage
– Frenada CBS
– Precio

Solo –
– Estabilidad caballete lat.
– Suspensión del.
– Espacio cofre

Prueba publicada en el Solo Moto Actual 1903
Si quieres el número puedes pedirlo a nuestro departamento de suscripciones

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos