Nos subimos a la Kawasaki Z800 ¡una moto bestial!
Connect with us
Publicidad

Noticias

Nos subimos a la Kawasaki Z800 ¡una moto bestial!

Publicado

el

Cuando los usuarios de las naked ya habíamos aceptado que estas motos tenían que heredar motores  descafeinados de las supersport y que, por ello, ofrecían poca potencia a medio régimen, en 2004 llegó Kawasaki con su Z750 y rompió los esquemas. Y para bien, pues entonces entendimos que una moto sin carenado, además de bella y rápida, puede ser útil. Con esta misma idea la nueva Z800 ha renovado su motor, que ahora cubica 58 cc más, aumenta su relación de compresión y sustituye la inyección Keihin por Mikuni. Además se ha reducido en un 10% el peso de los pistones, se ha mejorado la admisión y la refrigeración. Todo ello tiene dos importantes ventajas: a pesar del aumento de cilindrada la Z800 pesa un quilo menos que su antecesora y los principales elementos del motor mejoran ostensiblemente su durabilidad.

El chasis mantiene la base de la Z750, pero se ha ganado en rigidez modificando los refuerzos de aluminio que abrazan el motor. A pesar de que estéticamente la Z800 parece más corta es 15 mm más larga en total y 5 mm más larga entre ejes. Su aspecto más contundente sí se ve reflejado en sus nuevas dimensiones, pues es 5 mm más ancha y 20 mm más baja

La posición de conducción parece haber encontrado un buen equilibrio entre comodidad y cierta agresividad, lo que necesitará justamente un usuario que circulará mucho por ambiente urbano y hará alguna escapada por carretera.

Se trata, pues, de una moto que sabe combinar aptitudes deportivas con cierta dosis de pragmatismo. Igual que cualquier otra naked, no es la moto ideal para recorrer muchos kilómetros sin parar y el ruido que sale por la corta petaca también puede serlo, pero su comportamiento en carretera es muy intuitivo. La frenada se muestra ahora más firme gracias a las pinzas de 4 pistones y los discos lobulados de 310 mm. Igual que ocurría con la Z750, el freno delantero actúa con contundencia sólo cuando apretamos muy fuerte, en su primer tacto es quizá demasiado suave. En cualquier caso, la frenada es uno de los aspectos en los que la Z800 es claramente superior a su antecesora.

Su motor es, como se suele decir, de tacto muy eléctrico. Igual que ocurre con la ZX-10R, y salvando las distancias, da la impresión que no corre. Pero lo cierto es que a bajas revoluciones, desde las 3.000 rpm, responde inmediatamente y, en la zona alta, a partir de las 8.000 rpm estira con toda la contundencia de sus 113 CV.

La Z800 se mueve, como ya hemos dicho, muy bien por ambiente urbano gracias a su buena respuesta en bajos. Pero será en carreteras muy reviradas, con constantes cambios de apoyo que nos obliguen a tirar y levantar la moto muy rápido, donde la Z800 sacará a relucir lo mejor de su estilo. 

Se comercializará en dos versiones, la estándar con 113 CV y la Z800e -menos equipada-, con 96 CV y que también está disponible en versión limitada a 48 CV para adaptarse a las exigencias del carnet A2. Se comenzarán a vender a finales de diciembre a un precio no declarado.

Puedes leer la prueba completa en el Solo Moto número 1903 que sale a la venta el martes 4

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2066

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Entradas recientes

Los + leídos