PUBLICIDAD

Norton Nemesis V8, 235 CV y 24 bujías, una locura

La marca británica Norton desde su desaparición tuvo una vida convulsa, con continuas idas y venidas, una de los cuales fue el intento de revivirla en 1998 con el proyecto de la Norton Nemesis V8.

Esta es una de las motos más curiosas y desconocidas de la historia de la moto. De hecho hay muy poca información disponible y es difícil extraer más detalles, pero esto es lo que podemos ofrecer como fidedigno.

Una operación de marketing muy bien orquestada puede ser clave para lograr revivir una marca como Norton, desaparecida en los 80, reaparecida a principios de los noventa y vuelta a desaparecer… Y la mejor manera de relanzar una marca desaparecida es crear grandes expectativas, como la fabricación de la moto más poderosa de todos los tiempos.

La Norton Nemesis V8 expuesta
La impresionante Norton Nemesis V8, un proyecto que debía reflotarla.

Aunque el proyecto original no estuviera dirigido a revivir Norton, casualidades de la vida llevaron a bautizar como Norton una idea muy arriesgada, una sport turismo de altos vuelos con motor V8.

En una época en la que las motos sport turismo de elevada potencia comenzaban a aflorar -hablamos de 165 CV-, como la Honda Blackbird 1100 o la Suzuki Hayabusa 1300, parecía una buena idea fabricar una moto que rivalizase con ellas.

Así nació el proyecto Norton Nemesis V8, una moto dotada de un tremendo motor V8 de 1.496 c.c. y 235 CV, que impulsaría la moto hasta los 360 km/h…

La Norton Nemesis V8 fue otro intento más de revivir la marca británica

El motor V8 a 60º diseñado por el ingeniero de la F1 automovilística Al Melling, tenía tres bujías por cilindro -24 en total-, refrigeración líquida, 32 válvulas e inyección electrónica con inyectores tipo ducha, realmente brutal.

Dibujo del motor de la Norton Nemesis V8
Esto es un dibujo lateral del motor V8 60º de la Norton Nemesis.

Pero la parte ciclo tampoco se quedaba atrás ya que utilizaba un tremendo chasis perimetral de fundición de aluminio magnesio, que pesaba un tercio de un chasis convencional.

El enorme basculante y las llantas también eran de este material, por lo que el peso total previsto era de tan solo 217 kg… Tenía más caballos de potencia que kilos de peso, ¡tremendo!

La horquilla era activa, que se ajustaba a las condiciones de la superficie del asfalto, y empleaba dos enormes discos perimetrales delanteros de 360 mm, adelantándose a Buell.

La carrocería era toda ella muy bulbosa, con un enorme conjunto de carenado, depósito, asiento y colín, por el que asomaban los silenciosos de escape.

El motor V8 diseñado por Al Melling entregaría 235 CV

La moto fue presentada en abril de 1998 en el hotel Dorchester de Londres, aunque fue en realidad una maqueta no funcional.

Uno de los prototipos de la Norton Nemesis V8
Esta es una de las fotos más recientes de este prototipo abandonado.

Su puesta de largo en sociedad fue orquestada para recabar inversores, pero la idea no cuajó y la moto nunca llegó a la producción.

Había planeada toda una serie de nuevos modelos con motores diseñados por Melling, un monocilíndrico, un V2, un cuatro en línea y este V8, pero lo único que llegó a la serie fue una monocilíndrica naked, la International C-652 Combat, que pasó sin pena ni gloria.

Motor de la Norton Nemesis V8
Este es uno de los cárteres del verdadero motor V8 con 24 bujías.

Curiosamente Norton reapareció a principios de los noventa, justo antes de este proyecto, dotada de un motor rotativo, creando las Commander, Interpol y F1, pero eso es otra historia.

Hoy Norton vuelve a caminar, ya bajo el paraguas de la firma india TVS, con proyectos como la última V4 o el nuevo bicilíndrico twin de 800 c.c. que equipa la nueva Cyclone.

Vista del colín de la Norton Nemesis V8
Los escapes tenían salida por el colín.

Deja un comentario