PUBLICIDAD Billboard

El museo de Folch Endurance, historia viva de las carreras de resistencia

Si tienes oportunidad merece mucho la pena pasarse por el museo de Folch Endurance, una exhibición de las motos con palmarés de su mítica escuadra.

PUBLICIDAD Content_1

Hablar de carreras de resistencia en nuestro país es hablar de Folch Endurance, el equipo de competición creado por Josep Maria Folch, el “Mago de Reus”, toda una institución.

El equipo nació en 1981 simplemente por matar el gusanillo de las carreras, tras una conversación entre Folch y su amigo Fernando Prous.

Comenzaron con una Montesa Crono 350, con la que fueron vencedores del Trofeo RFME de Resistencia en 1981 y 1982, pero desde 1983 se adentraron en el mundo de las carreras de resistencia de la mano de Yamaha, marca con la que quedaría vinculada hasta nuestros días, han logrado un envidiable palmarés.

la montesa crono 350 del museo
Esta es la primera moto de la escuadra, la Montesa Crono 350 (Fotos: Josep Maria Busquets).

El equipo Folch Endurance nació simplemente por las ganas de matar el gusanillo de las carreras

La primera Yamaha de resistencia que prepararon fue una XJ650, una tranquila naked con transmisión por cardán, a la que le metieron unas fibras de competición y dejaron totalmente irreconocible.

De hecho, a la postre la moto recibió el motor de la XJ900, también una tranquila naked con cardán, pero con más potencia. Hoy en día nos parece increíble que participasen con una moto con cardán… ¡Había tanta hambre de carreras de que corría con cualquier cosa!

Con esta moto fueron campeones de España de Resistencia TT-1 con Prous y José Manuel Rosa en 1983 y también participaron en Montjuic.

Vista del museo Folch endurance
Esta es la Yamaha XJ900 con la que participaron en Montjuic.

Yo, que era un espectador asiduo de las 24 horas que se celebraban en el antiguo circuito barcelonés urbano de Montjuic, asistí al bautismo de fuego de Folch en la montaña mágica.

La verdad es que cada vez que veía pasar la Yamaha de Folch me preguntaba qué moto era esa… Así de transformada estaba…

PUBLICIDAD Content_2

Los pilotos eran Prous, José Manuel Rosa y un tal Joan Garriga -en paz descanse-, los cuales lograron finalizar en la 4ª posición tras 671 vueltas.

Y también pude ver la misma moto al año siguiente, esta vez con nuestro presidente Juan Porcar a su grupa, formando equipo con nuestro amigo Dennis Noyes y Fernando Prous.

Vista del Museo Folch Endurance
Con esta FJ1100 Mingo Gil se proclamó campeón nacional en 1984.

La primera moto que prepararon para las 24 horas de Montjuic fue una tranquila XJ900 con cardán

En este mismo año, 1984, el segundo equipo del Folch, con una Yamaha FJ1100, logró subir al podio en tercera posición. La leyenda del Folch Endurance había nacido.

Y a partir de este momento el Folch Endurance fue uno de los principales actores de la resistencia en nuestro país, y el rival a batir.

A lo largo de su historia han logrado nada menos que 11 victorias en las 24H del Circuit de Catalunya, infinidad de victorias y títulos nacionales de resistencia, y también han luchado por el mundial de resistencia participando en las citas míticas como Suzuka, Le Mans, Bol D’Or o Doha.

Toda su historia la podéis contemplar en su concesionario oficial Yamaha en Reus, en la provincia de Tarragona.

Vista del Museo Folch Endurance
Las especialísimas Yamaha R7.

Allí, en el segundo piso, Folch tiene expuestas toda la colección de sus motos vencedoras, en el llamado “Puente de la Gloria”.

Podréis disfrutar contemplando la Montesa Crono 350, la primera moto del Folch Endurance, pasando por la XJ900 de Prous, Rosa y Garriga, la FJ1100 -con la que Mingo Gil logró en 1984 un campeonato nacional-, las FZ750, la XJ600 campeona de España en 1984 con José Manuel Rosa, las especialísimas R7, la FZR 750 campeona nacional de SBK en 1987 con Toni García, una joya como la FZR750R OW01 subcampeona de España en SBK con José María Sagardogui en 1991, o las últimas R1.

Vale mucho la pena visitar este museo de Folch Endurance, porque reviviréis la historia de la resistencia de nuestro país.

Deja un comentario