PUBLICIDAD

Mugello, multado por ruidos

No hay como tener un buen abogado, sino no se entiende que una finca adquirida en los años 80 –mucho después de la construcción del circuito- haya salido ganadora de una demanda por ruidos puesta contra el autódromo italiano de Mugello.

El caso no deja de ser curioso al tratarse de un negocio de ‘Bed & Breakfast’, que sin duda se beneficia de la proximidad a la pista (especialmente en los fines de semana de carreras y de tandas) y cuya actividad es muy posterior a la del circuito, pero no es el único caso: en España, tanto Calafat como el Jarama han tenido contenciosos similares al de Mugello, o posteriormente, el Circuit de la Selva (Girona), que debió cesar su actividad por esta causa.

El tribunal italiano condena a pagar al circuito 5.000 € por cada habitante de la villa (cuatro en total) y por el periodo de los últimos 5 años, sumando así 100.000 euros, a los que se deberán añadir otros 7.000 € en concepto de gastos. En cambio, se ha desestimado una denuncia por daños a la salud. La medición de sonoridad realizada superaba en 10 db el máximo permitido.

Los responsables del circuito de Mugello han dicho que respetan la sentencia, si bien están estudiando la posibilidad de presentar un recurso.

 

Deja un comentario