fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

Motos que rompieron moldes (Parte 1)

A lo largo de los años se han producido centenares de modelos de motos -posiblemente miles, si sumamos sus variantes-, algunos de ellos auténticos superventas. Otros han pasado sin pena ni gloria.

De vez en cuando los diseñadores se atreven a hacer un diseño innovador, cuando no totalmente rompedor, esperando marcar tendencia. Esto no es siempre garantía de éxito, y casi diríamos que muchas veces ha terminado en fracaso.

Hoy os presentamos una serie de modelos, de diferentes marcas, que en su momento rompieron moldes. Unos triunfaron y otros no…

Seguro que vosotros añadiríais alguno más, pero aquí tenéis un buen número de ellas. Por cierto, lo haremos en dos capítulos (I y II).

Aprilia

La firma de Noale, como otras italianas, va muy ligada al mundo de la competición.

Una Aprilia que tiene una legión de fans es la RS250, posiblemente la moto de serie más cercana a una moto de carreras que se haya fabricado en gran serie, con su motor bicilíndrico de 2T de origen Suzuki, modificado por Aprilia.

Aprilia también tiene en su haber la curiosa Motó 6.5, obra del conocido diseñador industrial Philippe Starck. De líneas elegantes y redondas (incluso el chasis lo era), debido a su indefinición fue un fracaso comercial y se fabricaron muy pocas. Precisamente por eso ahora es buscada por coleccionistas.

Motos con un diseño innovador
Motos con un diseño innovador

Inspirada en aquella RS250, pero con una visión actual, la firma italiana nos ha regalado la RS660, una bella y eficaz deportiva.

Benelli

Cuando la marca italiana pasó a manos de Andrea Merloni a finales de los 90, de la factoría de Pesaro empezaron a fabricarse nuevos modelos con motores tricilíndricos, como la TNT 1130 o la Tornado Tre 900.

Ambas motos, diseñadas por Adrian Norton, eran muy innovadoras, también en estilo. La Tornado usaba un chasis tubular perimetral, pero destacaba especialmente la colocación del radiador bajo el colín. El aire caliente se extraía con dos ventiladores, dando la imagen de dos reactores.

La 900 entregaba 140 CV, y más adelante se produjo la 1130, con 161 CV, una moto que bebía más gasolina que el capitán Haddock botellas de whisky.

Motos con un diseño innovador
Motos con un diseño innovador

Bimota

Bimota siempre ha ofrecido diseños espectaculares, ya desde sus inicios. Posiblemente de la mano de Massimo Tamburini llegasen los más bellos, como esta DB1, con motor Ducati 750 y carenado totalmente cerrado (llamado ‘Aero’ más adelante).

Otra Bimota muy peculiar es la Tesi 3D. Si bien la 1D de 1994 ya usaba un innovador sistema de suspensión delantera alternativa, la 3D, propulsada por el motor de la Ducati 1100 de aire, rizó el rizó, con su chasis tipo Omega, la simetría de ambos trenes, etc., etc.

Motos con un diseño innovador
Motos con un diseño innovador

BMW

Desde la casa de Munich decidieron hacer frente a la llegada de las potentes tetracilíndricas japonesas con su propia ‘cuatro’, la K100. El motor era un ‘tetra’, sí, pero en posición longitudinal e inclinado de costado a 90º (basado en el del Peugeot 104).

El diseño de la K100 era moderno y rápidamente cuajó entre sus los moteros, pero más adelante produjeron una versión más ‘deportiva’, la K1. Con unas pequeñas e inútiles maletas-baúles integrados, un faro de autobús y un aerodinámico pero feo guardabarros, la K1 no tuvo éxito.

 

En la firma bavaresa invirtieron mucho tiempo y dinero en diseñar y construir un scooter destinado a los usuarios de coches, que pudieran usar en traje y corbata y circular sin casco. Tras muchos test produjeron el C1, caracterizado por su techo y con motor Rotax de 125 c.c.(para convalidados) y más adelante, con 200 c.c.

Innovador, pero grande y pesado, el C1 no consiguió que el esfuerzo depositado en él se tradujese en ventas. El primer año se vendió bastante bien, en el segundo sus ventas cayeron en picado.

Con la K1200S, BMW lanzó su primer tetracilíndrico transversal. Esta moto estaba dotada de una suspensión delantera tipo Hossack, que en BMW recibió el nombre de Duolever.

De esta moto nació la naked K1200R, que con 163 CV fue la desnuda más potente del momento. Su diseño, futurista y muy ‘Mad Max’, encajó muy bien. Más adelante se convirtió en K1300R.

Buell

Erik Buell tuvo la curiosa idea de fabricar naked deportivas con motores tan poco deportivos como los de las Harley Sportster 883 y 1200. Sus primeras realizaciones (XB9 y XB12) tenían, sin embargo, curiosas soluciones técnicas, como usar el enorme chasis doble viga como depósito de gasolina o el no menos corpulento basculante como contenedor de aceite. También montaban un disco delantero perimetral.

Más adelante y tras un fracaso económico (se distribuían a traves de la red de concesionarios de Harley-Davidson, posiblemente donde menos cuadraban) Buell regresó con nuevas motos, ahora movidas por un moderno motor Rotax V2 LC de 1.125 c.c. Las Buell 1125R (carenada) y 1125CR (naked) eran potentes (145 CV) y deportivas, pero con un diseño extraño (¿feo?). Entre algunos problemas técnicos y otros de distribución, estuvieron en el mercado solo un par de años.

Cagiva

Los hermanos Castiglioni llegaron a tener un verdadero imperio en los 80 y 90, ya que poseían Cagiva, Ducati, Morini, Husqvarna y MV Agusta, nada menos.

Debido a esto, diseñadores como Massimo Tamburini o Miguel Angel Galluzzi -autor éste de la Monster M900- pasaron a formar parte del Grupo Cagiva.

Galluzzi hizo una ‘Monster’ moderna para Cagiva, con el motor de la Suzuki TL1000 S: la Raptor, y su hermana V-Raptor, aunque le quedó mejor la Monster, la verdad…

Gilera

Gilera produjo una serie de interesantes motos en los años 90. Entre ellas, destacaríamos la  SP01, unas verdaderas réplicas de moto de competición, como lo fueron la mayoría de 125 italianas de la época.

La Nordwest 600 fue una bella y avanzada supermotard, con el motor monocilíndrico de la RC, muy eficaz en curvas, aunque con problemas de fiabilidad.

Pero, sin duda, la CX 125 se llevaba la palma en cuanto a diseño atrevido, con un super-aerodinámico carenado, que incluía unas llantas lenticulares y una horquilla monobrazo que no funcionaba muy bien… Otra moto muy buscada en la actualidad.

5 comentarios en «Motos que rompieron moldes (Parte 1)»

  1. Un punto positivo por la Cagiva, ahora solo falta que en la segunda parte no queden fuera joyas como la Gilera CX o la Yamaha TDM para ir a por nota.

    Responder
  2. Tengo entendido que la Bimota Tesi 3d no llevaba el motor de 1098,sino el Desmodue 1100,las Tesi de la segunda época de Bimota las fabricaba Vyrus (la Tesi 2d era el mismo modelo que la 985)que sí producía motos con el Testaestretta 1098 (e incluso con turbo).

    Responder

Deja un comentario

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1