PUBLICIDAD Billboard

Moto Histórica BMW K1, la terremoto

En 1988 la marca de Munich nos obsequió con la moto más controvertida de su historia, la BMW K1, una superdeportiva turística que rompía con la tradición bávara.

Acostumbrados a las decoraciones espartanas y discretas de BMW, y a motos convencionales sin estridencias, la aparición de la BMW K1 fue un terremoto.

La K1 fue una moto sport turismo muy radical y una de las creaciones más extrañas que han salido de la factoría bávara, concebida para luchar contra el poderío nipón.

PUBLICIDAD Content_1

Basada en el motor tetracilíndrico K longitudinal y recostado de la K100 -4T, LC, 16V, DOHC, IE, 987 c.c.-, con un chasis tubular, en el que el motor ejercía funciones resistentes, se la dotó de un enorme carenado integral cerrado.

Foto lateral de la BMW K1
La decoración fue muy criticada, y es que la K1 no parecía un diseño alemán.

Éste tenía formas angulosas, con un gran faro rectangular y un enorme guardabarros delantero que carenaba casi toda la rueda.

En cuanto al colín incluía unos pequeños cofres laterales en los que no cabía prácticamente nada, pero que impedían montar unas maletas de verdad. No se les pudo llamar maletas…

PUBLICIDAD Content_2

Con un enorme carenado el piloto estaba totalmente resguardado y el conjunto permitía mantener cruceros elevados con total confort, eso sí, con una posición sport turística.

El motor K de casi un litro de cilindrada se trabajó a fondo para que fuese más potente y con más par motor.

Instrumentación de la BMW K1
La instrumentación analógica provenía de los modelos K100 pero con fondo diferente.

Así, su culata fue la primera de las K en tener 16 válvulas, y equipó una nueva inyección Bosch Motronic procedente de su departamento de automóviles.Recordemos que las K equipaban el sistema LE-Jetronic-.

PUBLICIDAD Content_3

La BMW K1 fue una auténtica revolución en BMW; nunca se había diseñado nada igual

También se redujeron masas del cigüeñal, bielas y pistones, se montaron nuevos aros -para reducir la fumata blanca típica de las K cuando arrancaban-, consiguiendo por primera vez los 100 CV-, contando con que equipaba un catalizador de triple vía en el escape -fue la primera moto con este componente.

Queda claro que podrían haber extraído más potencia del motor, pero en aquel momento las marcas tenían un pacto de caballeros de autolimitar voluntariamente la potencia de las motos a 100 CV en el mercado alemán.

PUBLICIDAD Mobile_Pos7

En la parte ciclo equipaba una gruesa horquilla Marzocchi y frenos Brembo con discos flotantes de 305 mm los mayores de la gama, y con el nuevo ABS de BMW -opcional-, sin duda, los mejores componentes del momento.

PUBLICIDAD Content_4
Cardán de la BMW K1
La K1 incorporó por vez primera el sistema Paralever en la transmisión por cardán. Sí, de serie va pintado de amarillo…

La K1 era rechoncha y pesada (267 kg en orden de marcha), era muy larga entre ejes y su radio de giro era enorme -6 metros-.

Equipaba llantas de aleación de tres palos y 17”, más anchas de lo habitual, y la transmisión por cardán montaba por vez primera en una K el sistema Paralever que anulaba las reacciones de transmisión.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

La BMW K1 es la moto más controvertida de la historia de la firma bávara

Gracias a una trabajada aerodinámica con un impresionante coeficiente Cx de 0,38, conseguía una velocidad máxima cercana a los 240 km/h, aunque el carenado también dirigía todo el calor al piloto.

Maletas de la K1
De serie el colín incorporaba unos compartimentos laterales con cerradura que no se podían denominar maletas por lo pequeños que eran…

Y si hablamos de la instrumentación tenía dos relojes cuadrados analógicos que provenía de las K100, pero con agujas y dígitos en amarillo. En los laterales del carenado había botones para los extras, puños calefactables y demás.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

En aquel momento tenía un precio de 2.000.000 ptas., 12.000 euros al cambio, más cara que una K100LT o una RS. Se fabricaron 6.921 unidades hasta que dejó de producirse en 1993, año del lanzamiento de la edición especial Ultima para rendir homenaje a una moto tan especial.

Ficha Técnica

 

PUBLICIDAD Mobile_Pos10
Motor:4 cil. en línea longitudinal, LC, 16V, DOHC
Cilindrada:987 c.c.
Potencia máxima:100 CV a 8.000 rpm
Par máximo:100 Nm a 6.750 rpm
Alimentación:Inyección electrónica Bosch Motronic
Cambio:5 velocidades
Embrague:Multidisco en baño de aceite
Transmisión:Por cardán con Paralever
Chasis:Multitubular en tubo de acero
Suspensión delantera:Horquilla convencional Marzocchi 135 mm
Suspensión trasera:Monoamortiguador no ajustable
Freno delantero:2 discos Brembo de 305 mm con pinzas Brembo de cuatro pistones
Freno trasero:Disco 285 con pinza de doble pistón
Neumáticos:120/70 x 17” y 160/60 x 18”
Distancia entre ejes:1.565 mm
Altura asiento:780 mm
Depósito de gasolina:22 l
Peso en seco:235 kg
Foto de acción de la BMW K1
Los primeros colores que se ofrecieron fueron el rojo y el azul oscuro, con detalles y enorme logo K1 en amarillo.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

2 comentarios en «Moto Histórica BMW K1, la terremoto»

  1. Se fabricaron relativamente pocas y, sin embargo, yo he visto muchas en persona. No ocurre lo mismo con motos supuestamente más populares y que salen al mercado, pasan años hasta que dejan de fabricarse, y no hay manera de ver ni una sola… A mí no me apasiona pero, a título personal, es estéticamente peor la R1200ST. Insisto, es una opinión personal.

    Responder
  2. Para hablar de La Máquina del tiempo hay q hacer ,110000 km con ELLA y el 80/ de ellos en invierno ( lluvia, nieve , viento etc ) mi modesta opinión ,creo q no sacarán otra Sra como ESTA JAMAS

    Responder

Deja un comentario