Moto Guzzi NTX Stelvio, una trail con estilo propio
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Moto Guzzi NTX Stelvio, una trail con estilo propio

Publicado

el

Hace unas semanas nos fuimos a hacer un comparativo con las grandes trail del mercado que podréis ver próximamente publicado en nuestra revista hermana mensual SM30. Entre ellas estaba la Moto Guzzi Stelvio en su última versión. Recuerdo que uno de nuestros colaboradores hablaba de ella como “la tapada”, mientras me miraba de reojo a la enorme Moto Guzzi.

Durante aquel comparativo tuve la oportunidad de probar la Stelvio y más adelante pude irme con ella de ruta. Y sinceramente creo que aquel comentario de nuestro colaborador fue muy acertado: la Stelvio es una gran moto con un comportamiento dinámico brillante, suspensiones equilibradas, motor potente, buena frenada y un elevado nivel de confort. Además tiene un enorme depósito de combustible con 32 litros de capacidad, con 7 de reserva, que le permiten hacer más de 400 kilómetros. Es decir que es de largo la maxitrail con más autonomía del mercado, a pesar de que su consumo medio puede estar sobre los 7 litros, que pueden ser 8 si apretamos el bicilíndrico…

Para poder modificar el depósito de combustible de la versión anterior que tenía una capacidad de 18 litros, el equipo de diseño capitaneado por Miguel Ángel Galuzzi hizo un buen trabajo, puesto que también mejoraron el punto de intersección entre el depósito de combustible y el asiento, haciéndolo más estrecho. En este rediseño tuvieron que sacrificar la parrilla portaobjetos, y ahora se ha añadido una nueva más pequeña, que la verdad es que parece un apaño. El carenado -con la pantalla regulable manualmente- también se ha rediseñado por completo y consigue una muy buena protección aerodinámica.

El control detracción sólo actúa en situaciones límite y el ABS sólo se aprecia delante si se fuerza mucho la frenada

Es la más pesada de las maxitrail pero no debemos de olvidar que viene muy bien equipada y que no falta control de tracción y ABS (Continental), que rinde 105 CV de potencia y que es una moto muy confortable.

A lo largo de los últimos años, en el grupo Piaggio han manifestado su interés por mantener viva Moto Guzzi, y así los están demostrando. Entre su gama actual, la Stelvio en versión NTX es uno de los modelos más exitosos.

Monta el inevitable bicilíndrico en V longitudinal, que en esta versión es de 8 válvulas, en un chasis tubular de acero. El twin italiano equipa un embrague monodisco en seco y, con buen criterio, se ha podido acoplar el sistema de control de tracción de Aprilia bautizado ATC, que es parecido al de la Dorsoduro. Otras novedades en el indestructible twin a 90º son los empujadores de las válvulas o detalles menores, como los engranajes de la bomba de aceite. El chasis con el motor portante, unido por seis puntos, es heredado de la versión anterior y no falta un sistema de transmisión secundaria a través de un cardán articulado bautizado CRC (Cardano Reattivo Compatto, cardán reactivo compacto). Las suspensiones las firma Marzocchi, delante con una horquilla invertida regulable con barras de 45 mm, y el amortiguador trasero, un Sachs que actúa con un conjunto de bieletas. Es regulable en la precarga del muelle a través de un pomo y también en extensión de hidráulico.

Buenas sensaciones
La posición de la Guzzi con su manillar (regulable) muy ancho me gustó y sus sensaciones me resultaron familiares, puesto que no es la primera V a 90º de la casa del águila que cae en mis manos… Con mi altura me encuentro cómodo en las dos posibles medidas del asiento regulable (820/840 mm), y el cuadro de instrumentos es de moderno diseño y muy visible. A través del Mode se consigue mucha y variada información, consumo inmediato incluido. Para maniobrar en parado es algo pesada. El embrague es más suave que en versiones anteriores y el cambio tiene buen tacto. Arranco el motor y aparece ese inevitable movimiento lateral en punto muerto marca de la casa…

El motor en V de ocho válvulas tiene muchas inercias, pero los bajos y los medios dan mucho juego y no hay necesidad de estirarlo. A baja velocidad responde bien, lo que se agradece en carreteras lentas y puertos de montaña. Con la marcha más larga es capaz de girar a 2.000 rpm y circular a 50 km/hora. Lo cierto es que las vibraciones y los movimientos laterales son evidentes cuando sube de vueltas y en la parte alta le falta algo de punch (zona roja a las 8.000 rpm), pero me quedo con su respuesta sobre las 4.000 rpm donde las vibraciones son menos evidentes que a partir de las 4.500 vueltas. Es un estilo de motor muy elástico que exige poco trabajo con el cambio de marchas y cuya capacidad de recuperación es tan brillante como notables las vibraciones que llegan a las manos. Pero ¡qué demonios!, esto es una Moto Guzzi, no una moto japonesa con un tetracilíndrico en línea y por tanto es una moto que transmite emociones, aunque sea en forma de vibraciones…

El control de tracción sólo actúa en situaciones límite y el ABS sólo se aprecia delante si se fuerza mucho la frenada. El efecto del freno motor es agradable en una moto cuya frenada (delante) es potente pero, por lo menos en nuestra unidad de pruebas, la maneta en su inicio tiene un recorrido inútil.

El clásico motor en V a 90º de Moto Guzzi en esta ocasión monta electrónica (control de tracción, ABS) de Aprilia

Poco a poco le fui cogiendo el aire a la Stelvio y a medida que hice kilómetros me fue gustando más y más. Creo que es un estilo de moto al que necesitas acostumbrarte y las suspensiones me parecieron muy confortables, mientras que en las frenadas se aprecia que la horquilla tiene bastante recorrido. Con la rueda de 19 pulgadas delante se muestra bien aplomada, mantiene la trayectoria con fidelidad y su conducción es siempre relajante.

Su principal hándicap es un peso elevado, que se nota especialmente a la hora de pararla y en los cambios de dirección. No es una moto que reclame una conducción agresiva, sino que hay que dejarla correr y tomarse cierto tiempo para reducir, frenar y entrar en las curvas.

No me gusta decir que ésta es una moto de otros tiempos, sino que prefiero tratar de explicaros que una Moto Guzzi es algo muy especial pero que tiene una conducción encantadora.

Las maletas laterales son de acertado diseñoo pero sobresalen demasiado. Además, en ellas no cabe un casco integral

No me imagino con la Stelvio por caminos, pero sí por pistas, lo que no quiere decir que sea una moto de enduro. El ABS es fácilmente desconectable y, qué demonios, una big trail tiene que estar preparada, como lo está la Stelvio, para en un momento dado dejar atrás el asfalto y circular (sin adornos…) por pistas con sus Pirelli Scorpion.

En definitiva, tengo que reconocer que la Stelvio me ha sorprendido gratamente. En una época en la que no paro de probar grandes trail de última generación, la moto italiana se defiende con sus propios argumentos: confort, autonomía, motor agradable y una parte ciclo que transmite confianza. Todo ello a un precio más que razonable.

¿Qué tiene de más la NTX respecto a la Stelvio?
En esta versión NTX, que cuesta 1.000 euros más que la estándar, el parabrisas es más elevado que en la normal, lo que agradecerán los conductores altos. Monta faros antiniebla, las llantas son de radios -de aleación en la base-, incorpora un protector de aluminio para el cárter, defensas para el motor y también protectores de manos. Otra de las grandes diferencias con la versión más básica son sus maletas laterales. Sobre las mismas puedo decir que me gusta su diseño, pero por otra parte sobresalen demasiado del conjunto y no cabe un casco integral.

La Stelvio base cuesta 13.699 euros, por lo que si le sumas todos estos extras, te sale mucho más cara que esta NTX. Mejor ésta, que ya lo trae todo hecho…

CÓMO VA EN…
CIUDAD

El manillar es muy ancho y las maletas voluminosas. Es fácil de conducir a baja velocidad y la altura de asiento es razonable, pero es pesada y requiere cierta atención.
CARRETERA
El motor es muy agradable, especialmente a bajo y medio régimen, y tiene músculo. La parte ciclo
es muy equilibrada y las suspensiones confortables. Un conjunto muy homogéneo.
AUTOPISTA
Muy buena protección aerodinámica para una moto muy cómoda y una autonomía que puede llegar a los 400 kilómetros. Con ella… ¡al fin del mundo!

SOLO +

  • En la Stelvio NX convive la tradición de Moto Guzzi con la electrónica de Aprilia: no falta ABS y control de tracción
  • El motor es el clásico bicilíndrico en V transversal, refrigerado por aire, con 8 válvulas, puesto al día, y con transmisión por cardán con sistema CARC
  • Equipada con llantas de radios anodizadas en negro mate, monta un par de discos mordidos por pinzas Brembo de anclaje radial y ABS
  • La posición de conducción, ergonomía, autonomía y una parte ciclo muy sana son, además de su confort y autonomía, sus mejores cartas de presentación

SOLO –

  • El motor no ofrece grandes prestaciones, su consumo es elevado y es algo pesada de mover en parado
  • El cuadro de instrumentos analógico digital es completo y visible, pero su diseño está ya muy visto y es algo sencillo. No falta una toma de corriente
 
Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2057

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos