Moto Guzzi Fast Endurance European Cup. Lo vivimos desde dentro
Connect with us
Publicidad

Competición

Moto Guzzi Fast Endurance European Cup. Lo vivimos desde dentro

Publicado

el

Moto Guzzi Fast Endurance European Cup

Solo Moto participó en la segunda prueba de la Moto Guzzi Fast Endurance European Cup en el circuito de Vallelunga, Roma. Vivimos desde dentro la extrema igualdad existente entre las monturas, el buen ambiente entre los participantes, y la tensión y emoción de una carrera de resistencia de corta duración.

También vimos la profesionalidad de una organización que ha dotado a su campeonato de carácter internacional a través de la FIM, para poder salir de Italia y correr en los mejores circuitos de Europa con equipos llegados de todos los puntos del viejo continente.

¿Alguna vez imaginaste correr con una Moto Guzzi V7 III Stone de 750 cc? Yo jamás… Hasta que surgió la oportunidad de cubrir, en primera persona, una copa monomarca denominada Fast Endurance European Cup, que actualmente se disputa en Italia. Y con un éxito tremendo, por cierto, con más de 30 equipos inscritos en cada evento.

Moto Guzzi Fast Endurance European Cup

La idea de la competición, que está activa desde 2019, surgió de la mente del expiloto y técnico Gianfranco Guareschi (hermano del habitual del WSBK y SSP a primeros de S.XX Vittoriano Guareschi). Él mismo nos comentó cómo y porqué surgió el campeonato: “queríamos llevar de nuevo a Moto Guzzi a la pista, y la moto idónea en aquel momento era la V7 III Stone, efectuando ciertos cambios fáciles, y no excesivamente costosos, para que fuera accesible”. ”La idea original era, y es, hacer un campeonato con la emoción de las carreras de resistencia: salida tipo Le Mans, cambios rápidos de pilotos durante la prueba, etc., y todo ello envuelto en la mayor de las facilidades para que atrajera a pilotos jóvenes y mayores, a quienes empiezas y los que están curtidos en mil batallas”.

Y doy fe que lo han conseguido, porque el formato es sencillo, pero súper emocionante, económico y muy, muy bien estudiado para que prime la igualdad entre los participantes. Además, encuentras equipos de todo tipo: ¡padres e hijos!, ¡parejas mixtas de chicos y chicas!, y también un buen puñado de expilotos cincuentones con un altísimo nivel de conducción que ya no se ven corriendo (o no quieren) con motos excesivamente exigentes ni potentes.

¿Cómo funciona la copa?

La mecánica de la copa es muy sencilla. Los equipos son de dos pilotos por moto. La salida se efectúa desde el otro lado de la pista. Sales corriendo, te subes a la moto, arrancas… ¡Y a salir pitando! Cada 15 minutos se muestra un cartel de “cambio de piloto”, y desde ese momento hay un margen de 5 minutos para entrar en boxes, apagar la moto, intercambiársela, arrancar y salir a pista de nuevo. Si te pasas, la penalización es de ¡1 minuto! Y así, durante 1h o una 1,30 h, en función de si la prueba es a doble carrera, una el sábado y otra el domingo, o a una sola prueba el domingo.

Moto Guzzi Fast Endurance European Cup

Entrenamientos cronometrados hay dos de 20 minutos por piloto, y los neumáticos ¡están marcados! para que solo puedas usar uno en todo el fin de semana, incluidos los entrenamientos. Algo genial para favorecer la igualdad y reducir costes. Estos son unos Pirelli Phanton especiales denominados Supercorsa, con un compuesto de goma de circuito, diseñados exprofeso para la copa. Y van muy bien, tanto por adherencia como por desgaste. Aguantan sin problemas.

Por el tema del combustible, algo a tener en cuenta en carreras largas, no hay ni que preocuparse. La V 7 III tiene un depósito de 21 litros de que aguanta la carrera por completo, y, en consecuencia, ¡ni repostajes hacen falta! Y para rematar, como la transmisión es por cardán, pues no hay ni que ir jugando con los desarrollos. Todos van con el de serie ¡y listo! Prima la sencillez como veis, cada piloto está un buen tiempo en pista, y la carrera dura lo suficiente como para que la estrategia forme también parte de la competición.

¿Cómo va la moto?

Con las mejoras efectuadas en la parte ciclo y los neumáticos, la V7 III Stone se transforma. La efectividad es notable, y pisa con solidez y seguridad. Pero ¡ojo!, la conducción ha de ser fluida y nada brusca. No es amiga de apuradas de frenada excesivamente contundentes, pues si bien las suspensiones trabajan muy bien, el chasis termina cediendo y flexa, lo que se traduce en bruscas sacudidas del tren delantero en pleno apoyo.

Moto Guzzi Fast Endurance European Cup

Por ello, es mejor frenar con firmeza, pero sin apurar hasta el límite, para acto seguido dejar correr la moto a lo largo de toda la curva. La tracción en la parte trasera está muy bien asegurada por su doble amortiguador Öhlins, y dada su contenida potencia, puedes acelerar muy pronto y muy inclinado. Al más puro estilo Moto3… ¡Pero con Moto Guzzi! Por otro lado, como las prestaciones no son elevadas, es importantísimo aprovechar a la perfección toda la pista, haciendo trazadas limpias y con el máximo tiempo posible “el gas” a fondo.

Sea como fuere, al final lo que importa es que todos los pilotos juegan con las mismas armas.  De ahí la tremenda igualdad existente a diferentes niveles de pilotaje, desde los más expertos, a los más amateur.

Moto Guzzi Fast Endurance European Cup

¿Y qué tal le fue a Solo Moto?   

La experiencia fue plena, muy divertida, emocionante y con sus dosis de humor, como deben ser este tipo de pruebas. Haciendo equipo con otro periodista/piloto de otro medio de comunicación, nos clasificamos quintos (se suman los dos mejores tiempos de cada piloto), tras los entrenamientos cronometrados, de 31 equipos. A 1,5 segundos de la pole.

Moto Guzzi Fast Endurance European Cup

La salida, que realizó un servidor, fue desastrosa. Lamentablemente me falló una rodilla lesionada en la carrera hacia la moto (casi me caigo), pero lo malo fue que no arranqué con rapidez. No nos percatamos, ni mi compañero que sujetaba la moto ni yo, que estaba presionando el botón que no era para arrancar… Total para cuando salí me había adelantado toda la parrilla… ¡Pero no hay mal que por bien no venga! En el primer relevo de 15 minutos la diversión fue brutal, y adelanté a más de 20 pilotos para dejar la moto en 6º lugar a mi compañero.

El mejoró otro puesto, y cuando ya teníamos a tiro el grupito que luchaba por el tercer peldaño del podio (perdimos toda opción de victoria en la salida), nos sancionaron con un minuto de penalización por un error en uno de los relevos en el pitline. Total, vuelta atrás y a remontar… Pasamos la bandera a cuadros en 7ª posición, en la misma vuelta del ganador; y fuimos segundos entre los wildcar, por lo que nos trajimos una copa para casa. Pecamos de novatos y nos falló la estrategia, pero disfrutamos de lo lindo. Eso sí, nos quedó la “cosilla” de haber luchado por el podio absoluto, ¡otra vez será!

Divertida, emocionante, económica y muy disputada, así es la moto Guzzi Fast Endurance European Cup. El año que viene habrá carrera si el Covid lo permite en España y otros circuitos de Europa… ¿Te apuntas?

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2066

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Entradas recientes

Los + leídos