Moto Guzzi Bellagio Aquila Nera: Contrastes
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Moto Guzzi Bellagio Aquila Nera: Contrastes

Publicado

el

En Moto Guzzi crearon para esta temporada la gama Aquila Nera formada por la Bellagio 940 cc que nos ocupa, la California 1.100 y la Nevada 750. Son motos que al igual que otras marcas hicieron en su momento (Harley, Ducati…), se visten de negro mate para diferenciarse del resto de la gama, buscando un público más joven y ajustando el precio.

De la Bellagio actualmente hay tres versiones: la base (11.990 euros), la Luxury (una atractiva bitono en gris y blanco) y la Aquila Nera, que hoy nos ocupa.

El color negro mate destaca sobremanera y contrasta con el cromo de los escapes, manillar, horquilla, cuadro de instrumentos o retrovisores, y la convierte en una moto discreta y elegante y a su vez atractiva, muy atractiva. Pero al margen de esa imagen, lo que más nos ha sorprendido de la Bellagio es su comportamiento.

Su asiento a apenas 780 mm del suelo y su manillar ancho recuerdan a una custom, pero en orden de marcha tiene un  carácter casi deportivo, propio de una naked.

Sorprende ver cómo el bicilíndrico, que en esta versión monta cilindros de aluminio, sube de vueltas con alegría y se ve acompañado de una parte ciclo con un conjunto de frenos de nivel y un neumático trasero de 180 más propio de una supersport.

No es ésta una custom más de la marca del águila, que en esta Bellagio recupera el diseño del logo original, sino que su talante sport la diferencia claramente del resto y contrasta con su aspecto de custom con cierto aire de muscle bike…

Vuela alto
A la espera de nuevos modelos de la marca en los que está trabajando un equipo de diseño en el que se encuentra el sudafricano Pierre Terblanche, hasta hace no mucho en las filas de Ducati, la Bellagio es en su conjunto la moto más sofisticada de la gama Nera y, sin duda, la más deportiva.

El clásico bastidor de doble cuna con tubos de acero incorpora un cardán articulado (CARC) en aluminio y unas suspensiones propias de una roadster. Delante, la horquilla firmada por Marzocchi con barras de 45 mm de diámetro, es regulable en precarga, y detrás el monoamortiguador tiene un pomo remoto para realizar la operación, amén de la posibilidad de ajustar el hidráulico de extensión.

Otro aspecto que la diferencia de una custom es la calidad del equipo de freno, con un doble disco de 320 mm Brembo delante que tiene buen tacto y una buena frenada.

El clásico propulsor de Moto Guzzi monta en esta versión culatas de cuatro válvulas, y con sus medidas internas de 95 mm x 66 mm se puede considerar como un motor de carrera corta con respecto al resto de la gama Nera. Ello se traduce en un subir de vueltas más alegre, casi desconocido entre las Moto Guzzi, que marca la diferencia frente a otras motos de la familia.

El embrague es algo ruidoso y se ha escogido un conjunto bidisco en seco efectivo pero con el tacto un poco duro, que contrasta con el del cambio (seis relaciones), que además de tener un buen tacto, es preciso y con poco recorrido. Sin duda, uno de los apartados mejor conseguidos en esta sorprendente Bellagio.

‘Allegro ma non troppo’

El contraste estético entre el negro mate y los cromados, que hace de esta versión una moto muy especial, no es lo único que sorprende en la Bellagio.

Sentados en su confortable asiento, el cuadro de instrumentos tiene un diseño clásico con una única esfera con el fondo en color crema, que contrasta con una buena dosis de información digitalizada que se puede elegir a través de un menú al que se accede desde la piña izquierda: modernidad y funcionalidad, en combinación con un diseño retro. Echamos de menos un cuentarrevoluciones. Desde el consumo medio hasta la temperatura ambiente, pasando por dos trips o el reloj horario, desfilan en la ventana digital de la Bellagio, en la que no falta el logo del águila que representa a las motos de Mandello di Lario.

Que no estamos hablando de una custom al uso, se hace evidente cuando desde el asiento instintivamente los pies buscan las estriberas adelantadas, que en realidad están tan atrasadas que hay que flexionar bastante las piernas para colocar los pies sobre ellas.

Los primer kilómetros por ciudad son agradables desde el bajo asiento de la Bellagio con los brazos en alto abrazando el manillar tipo Drag Bar. Inevitablemente, el primer golpe de gas ladea a esta atractiva Moto Guzzi en un movimiento lateral propio de los bicilíndricos en V. Un motor que vibra pero que tiene una buena dosis de par y que es agradable a bajas vueltas. Entre coches no es una moto ligera, pero la generosidad y progresividad de su motor y el buen tacto del cambio le permiten circular con solvencia. El único pero lo encontramos en el escaso radio de giro del manillar, que es especialmente molesto a la hora de maniobrar la moto en parado y por el hecho de que la parte delantera es más pesada que la trasera y mover la dirección requiere cierto esfuerzo.

En carretera abierta destaca la elasticidad y alegría con que este motor de ocho válvulas sube de vueltas. Además, el cambio de seis velocidades le permite mantener el régimen si que éste decaiga. La posición de conducción es un poco extraña, y con mi altura, la rodilla izquierda inevitablemente toca el cilindro, y ello te obliga a forzar un abrir la pierna para no quemarte…

Independientemente de la posición de conducción, esta Bellagio se comporta como una roadster. Tiene un buen equipo de frenos, entra en las curvas con relativa facilidad, el centro de gravedad es bajo y el cardán articulado no denota movimientos extraños en las reducciones violentas. Si la tratamos como a una naked, la encontraremos algo pesada y lenta en los cambios de dirección, pero si tenemos en cuenta que se trata de una custom, tienen un carácter más deportivo y neutro que el que suelen tener este estilo de motos, y también el defecto de que la pata de cabra está demasiado baja y roza con el asfalto en una conducción allegro ma non troppo.

En definitiva, la Bellagio nos ha sorprendido gratamente, porque detrás de una estética sobria y sencilla se esconde una moto que compagina su aire custom con un carácter muy alegre.

Brillante
La respuesta y aceleración del motor de la Bellagio es desde mi punto de vista uno de sus mejores argumentos, puesto que demuestra que una posición de conducción en plan touring y una estética custom no tienen por qué estar reñidas con un motor de prestaciones y sensaciones brillantes.

Con sus 240 kg en orden de marcha (depósito lleno) está 30 kg por debajo de una Harley Sportster, y 15 kg por encima de la última versión de la Triumph Bonneville.

Si hablamos de prestaciones puras, en los 400 metros con salida parada supera a la Harley en un segundo (13,2 s para la italiana) y le saca un segundo y medio en los 1.000 metros. Si tomamos como referencia una naked de última generación como la Aprilia Shiver, ésta sólo aventaja a la Bellagio en medio segundo en los 400 metros, y en los 1.000 metros la Shiver la supera en un segundo y medio.

Comparándola con una Honda CBF 600 S, una semicarenada de cilindrada media, la Bellagio se queda a sólo seis décimas en los 400 metros y prácticamente empatan en los 1000. No está nada mal para el viejo bicilíndrico de la marca del águila, fundada en 1920.

El consumo es muy moderado y se sitúa sobre los 5 litros a los 100 km. Dado el generoso tamaño de su depósito, la autonomía supera claramente los 350 km, lo que siempre es de agradecer.

¿Velocidad máxima? Pues se acerca a los 200 km/h reales, lo que sentado a 780 mm del suelo y con las manos en alto agarrando el manillar tipo Drag Bar no está nada mal… ¡Brillante!

Solo +
Personalidad y estilo
Carácter motor
Tacto del cambio
Suspensiones y frenos
Estilo
Solo –
La pierna izquierda se calienta
Estriberas bajas

Cómo va en…
Ciudad
Es baja de asiento y el motor tiene una buena respuesta a bajas velocidades, pero el ángulo de giro es limitado. La pata de cabra requiere cierta atención para bajarla.
Carretera
El carácter de su motor, un inesperado agradable tacto del cambio y un buen conjunto de frenos la hacen muy divertida.
Autopista
La posición de conducción, con los brazos abiertos y en alto, no es la ideal para la autopista. A una velocidad razonable es agradable y la completa información de su cuadro de instrumentos es agradecida.

Ficha técnica

Motor

Tipo de motor

2 cil. V a 90º Transversal 4T aire SOHC 4V

Cilindrada

935,6 cc

Diám. X carrera

95 x 66 mm x 2

Compresión

10:1

Potencia máx.

75 CV a 7.200 rpm

Par máximo

7,96 kgm a 6.000 rpm

Alimentación

Inyección electrónica Marelli IAW, 40 mm

Encendido

Electrónico digital CDI

Arranque

Motor eléctrico

Embrague

Bidisco en seco

Cambio

De 6 relaciones

Transmisión

Por cardán CARC

Parte ciclo

Tipo chasis

Doble cuna en acero redondo

Basculante

Monobrazo en acero/cardán

Geometrías

28° y 165 mm

Susp. Delantera

Horquilla hidráulica 45/160 mm, precarga ajustable

Susp. Trasera

Monoamortiguador progresivo 120 mm, ajustable en precarga por pomo remoto, y extensión

Freno delantero

2 discos de 320 mm, pinzas Brembo de 4 pistones

Freno trasero

1 disco de 282 mm,  pinza Brembo 2 pist. paralelos

Neumáticos

120/70 ZR 18 y 180/55 ZR 17

Pesos y dimensiones

Peso declarado

224 kg

Largo x alto x ancho

2.270 mm

Distancia entre ejes

1.570 mm

Altura asiento

780 mm

Cap. Depósito

19 l

Consumo medio

5,1 l/100 km

Autonomía teórica

373 km

Guía del comprador

Precio

11.490 euros

Garantía

2 años

Importador

Proeuropa Motor, S.L.

Tel.

902 225 275

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos