fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

Mondial Piega, una superbike italiana con corazón Honda, extremadamente cara

Una superbike italiana con motor japonés, una especie de alternativa a Bimota, así es la Mondial Piega, una superbike artesanal que es ya una pieza de colección, y que este año cumple ya dos décadas de vida.

Antes de entrar en materia os preguntaréis ¿de dónde procede Mondial? Si hablamos un poco de historia, Mondial fue fundada por los hermanos Boselli -Luigi, Carlo, Ettore y Ada- en 1929, pero el segundo gran conflicto mundial provocó que en 1943 la fábrica fuera bombardeada.

La fábrica fue reconstruida y en 1948 retomó la producción gracias a un gran desembolso de la familia Drusiani y Boselli, y tomó la nueva denominación de FB Mondial -Fratelli Boselli Mondial-. La producción continuó con altibajos hasta 1979, año en que la marca echó el cierre definitivamente.

El empresario y millonario italiano Francesco Ziletti adquirió los derechos de Mondial 20 años más tarde, en 1999, y mostró el prototipo de esta Piega en el año 2000 en el salón Intermot de Munich.

Foto de la Mondial Piega
La bella y olvidada Mondial Piega.

O sea, ahora que ya estamos situados, podemos ver que es una deportiva del siglo XX, algo demodé hoy en día, pero tiene un estilo agradable, de curvas suaves y formas contenidas, que busca crear una deportiva estrecha, ligera y muy manejable.

La Mondial Piega pretende ser una moto para inclinar muy fácilmente -piega en italiano significa inclinada, tumbada-, una superbike fácil que juegue con una buena relación peso-potencia.

Carenado integral de líneas afiladas, doble faro elipsoidal apilado, gran toma Ram Air rectangular bajo los faros elipsoidales, estrecha, bajita y con un aire diferente a lo que ya conocemos, así es esta deportiva.

La Mondial Piega fue el primer intento de resucitar la marca clausurada en 1979

El bastidor es un doble viga de tubo de acero CR-Mo, el basculante también es de acero al Cr-Va, y va recubierto de fibra de carbono para reforzarlo.

Las suspensiones se confían a una horquilla invertida multirregulable Paioli de 41 mm, y el monoamortiguador trasero es un Öhlins. Las llantas son de aleación y de 17”.

Para frenar usa un doble disco delantero de 320 mm con pinzas Brembo de cuatro pistones y anclaje axial, un conjunto que se remata con pletinas mecanizadas en Ergal.

Los materiales exóticos se usan en toda la moto: fibra de carbono para la carrocería, titanio para los escapes -con salida por el colín- y magnesio en las tapas del motor.

Y la instrumentación es totalmente digital, con un display rectangular alargado con velocímetro y un tacómetro por segmentos den forma de arco, que procede de una… ¡Honda VTR 1000 SP1! Una pista de lo que viene a continuación…

Foto de la Mondial Piega
El chasis era un doble viga tubular de acero y el motor un V2 de Honda SP1.

Y es que la sorpresa salta con el motor: es de procedencia nipona, concretamente uno de la Honda VTR 1000 SP1 RC51…

Como sabéis es un bicilíndrico longitudinal en V90º -4T, LC, 8V, DOHC, IE- que retocado por la firma con nuevo airbox, escapes y electrónica, por lo que entrega 140 CV para empujar solamente 179 kg.

El primer prototipo se mostró en el año 2000, y las unidades a la venta estaban listas dos años más tarde

Os preguntaréis cómo es posible que equipe un motor Honda… La marca de Tokio no vende sus motores a terceras marcas por lo que la pregunta es obligada.

Es un tema histórico: Mondial entre 1949 y 1957 tenía 5 títulos mundiales con motos de 125 y 250 c.c. mientras que Honda en los cincuenta se iniciaba en la competición, sin demasiado éxito.

Honda pidió ayuda a Mondial para desarrollar sus motos de carreras y ésta le cedió una de sus unidades, un gran favor que la marca del ala dorada nunca olvidó.

Y precisamente este detalle es la respuesta al por qué la Piega equipa un motor Honda. Cincuenta años después la marca de Tokio le devuelve el favor a Mondial y le vende motores para su Piega. Una historia romántica, sin duda.

Foto de la Mondial Piega
La instrumentación digital era la misma de la Honda SP1.

Volviendo a la técnica de la Piega, esta moto equipa un gadget inusual en el año 2002. Y es que equipa un sistema de control “giroscópico” que suaviza la entrega de potencia en función del grado de inclinación… ¿Os suena a IMU? Y estamos hablando de hace dos décadas…

El primer prototipo de la Mondial Piega se presentó en el circuito de Brands Hatch el 15 de octubre de 2000 y dos años más tarde la prensa pudo probar la moto que saldría a la venta en 2003 en el circuito italiano de Adria, al sur de Venecia.

Esta superbike bicilíndrica equipaba un curioso gadget, un precursor de las IMU actuales, hace 20 años…

De la Piega solo se fabricaron 160 unidades -de las 250 anuales proyectadas, a 30.000 euros cada una- y de manera prácticamente artesanal, un fracaso que forzó el cierre definitivo de Mondial en 2004.

Foto de la Mondial Piega
Detalle de la horquilla invertida Paioli y las pinzas de freno Brembo.

Un regreso fallido de una marca que en 2015 volvió de nuevo a la palestra de la mano de Cesare Galli, fundador de Pelpi International Italia, con una gama de modelos más modestos de 125 y 300 c.c. con mecánicas monocilíndricas de procedencia Piaggio.

El homenaje de Galli a esta superbike se consumó con el lanzamiento este año de la Piega 125, una agresiva naked monocilíndrica que revive esta denominación, aunque de una manera más humilde.

Foto de la Mondial Piega
Se produjeron solamente 160 unidades a 30.000 euros cada una.

10 comentarios en «Mondial Piega, una superbike italiana con corazón Honda, extremadamente cara»

  1. Buenos días.
    He leido el árticulo muy por encima, por que lo primero que hago cuando me «asomo» a una publicacion de alguma moto es buscar las fotos del vehículo en cuestión. En este caso, como en otros muchos, no hay ninguna foto de la moto entera. ¡Mi gozo en un pozo!
    Y supongo que no soy el único motero/lector que babea por ver la moto sobre la que se escribe.

    Ya puede ser interesante la historia de la moto, que como no nos la enseñen la historia queda coja

    Responder
  2. Buenos días!!! Cuando tienes delante una unidad de esta maquina, os aseguro que el tiempo se para, disfrutas de cada línea de las fibras y de cada detalle técnico del motor, soy el afortunado que está reviviendo la única unidad matriculada en España y espero ser también el propietario de la misma en breve… lo descrito en el artículo es poco cuando la has desmontado casi por completo, los detalles que vas encontrando en su interior son innumerables, como el vaso de expansión hecho a mano en aluminio o la inscripción HRC en el cárter… espero poder sacarla a pasear pronto y confirmar lo dicho en este artículo sobre ella. V’s y ráfagas…

    Responder
  3. Ese frontal «art déco», me recuerda muy mucho al de las Ducatis 999/749. Por cierto, la «araña», es decir, el soporte de los faros de éstas dos últimas, es una jodida obra de ARTE.

    Definitivamente, las motos bonitas, DEJARON de fabricarse cuando cambiamos de siglo y milenio, es decir, alrededor del año 2.000.

    Yo, lo tengo «clarinete»: las HORRIBLES motos actuales SIN carenado ni colín -ahora, tan sólo les montan un depósito de gasolina y un asiento. Y a correr-, y con manillar de «motocross» -y cargadas de PIJOTADAS electronicas que yo NO necesito-, NO me interesan ni lo más mínimo. Las dejo para los modernos, para los progremonguers.

    A mí, me molan las motos deportivas CLÁSICAS de los ´80 y ´90; NO los engendros que, actualmente, AFEAN los escaparates de las tiendas de motos. Que, por cierto, desde hace veinte años, parecen auténticos «museos de los HORRORES».

    Responder
  4. Gracias Antonio por ilustrar con la historia de la Mondial ya que es fundamental el contenido además del continente (las fotos ).
    El buen gusto y la calidad rezuma por todas partes.
    Además la calidad no solo debe ser real sino que debe ser percibida y en esta moto se cumple con su diseño personal y único.
    Un saludo a todo motero inteligente y con buen gusto.

    Responder

Deja un comentario

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1