PUBLICIDAD

Mi álbum de cromos de motos, cortesía de un hartón de Bucaneros

En un rincón de mis estanterías guardo mi álbum de cromos de motos de cuando era niño, la primera dosis de pasión.

Realmente la pasión por las motos me la contagió mi padre, pero no conocí lo que había «ahí afuera» hasta que no comencé a hacer la colección de cromos «El Mundo de las Motos».

Un simple e inocuo álbum de cromos sería el detonante que activaría mi pasión por las motos y que se convertiría en el eje de rotación de mi vida.

Todo comenzó en el año 1975, cuando tenía solamente diez años. De camino al cole pasaba cada día por delante de la panadería de mi pueblo, donde me compraba el desayuno, un Bucanero, un Tigretón o un Bony, sí, esos pastelillos de la Bimbo que creo que aún existen.

Pues dentro de uno de estos pastelillos un día apareció una bolsita de cromos. La abrí y vi que eran ¡cromos de motos! Como era de esperar comencé el acoso a mi madre para que me comprara el álbum, que se vendía en el quiosco. No paré hasta conseguirlo.

¡Un sueño! En la portada del álbum vi un niño haciendo un caballito con una minimoto de trial, y dentro se promocionaba un sorteo de 100 motos Bultaco… Yo quería ser aquel niño, pero aún tardaría 5 años en poder tener un ciclomotor de decimoquinta mano, naturalmente.

ALBUM DE CROMOS EL MUNDO DE LA MOTO

Evidentemente las visitas a la panadería se incrementaron, al igual que la ingesta de pastelillos Bucanero… Ello se vio agravado porque esta colección no la hacían muchos niños del cole, por lo que no podía cambiar los cromos «repes».

Y ello llevaba a comprar más Bucaneros… Poco a poco fui completando el álbum y fui conociendo motos que no había visto en mi vida. No había Internet y las revistas de motos no existían en mi pueblo, y tampoco tenía dinero para comprármelas.

Así comencé a conocer la Munch Mammut, la moto más cara del mundo que por aquel entonces costaba 1 millón de pesetas -6.000 euros de ahora-, la Van Veen con motor rotativo, y marcas desconocidas como Kreidler, Husqvarna, Rokon, CZ… El mundo de la moto entró en mi vida…

Con el álbum también supe de la existencia de pilotos como Min Grau, Ángel Nieto, Manuel Soler, Víctor Palomo, y vi cómo eran los cascos de Barry Sheene, Giacomo Agostini o Phil Read.

ALBUM DE CROMOS EL MUNDO DE LA MOTO

Y aunque sucintamente, también se explicaban los tipos de moto, de neumáticos y de especialidades deportivas de la moto. Con este álbum comencé a adquirir mis primeros conocimientos moteros que, a la postre, se convertiría en mi profesión…

Pero la bomba llegó en las páginas de las minimotos de trail de Bultaco y Montesa, o la minimoto de velocidad de MV Agusta.. ¡Yo quería una! Y es que, además, había unos consejos dirigidos a los niños para comenzar a montar en moto.

Se veían unos cuantos niños en motos de trial de Bultaco, las Chispa, y un señor mayor que les daba consejos. Solo cuando ya fui mayor de edad supe que aquel señor mayor era ¡Don Paco Bultó! El fundador de Bultaco, toda una leyenda.

ALBUM DE CROMOS EL MUNDO DE LA MOTO
Las motos para los chavales y los consejos de conducción, ¡impagables!

Algo lógico teniendo en cuenta que el álbum de cromos lanzado por Bimbo contaba con el patrocinio de Bultaco…

En el centro del álbum incluso había un juego de mesa, que simulaba una zona de trial, con sus reglas, imitando las que en aquel momento estaban en el reglamento.

Y en estas mismas páginas la Federación de Motociclismo, la RFME, publicitaba sus licencias federativas, para animar a los chavales a sacarse la licencia y competir. ¡Qué maravilla! ¡Qué tiempos aquellos! Huelga decir que aquello también me «intoxicó» y logró que fuera uno de mis objetivos…

En los créditos del álbum también aparecían nombres que no conocía: la revista Solo Moto, José María Alguersuari o César Rojo, entre otros… ¡La de vueltas que da la vida! O sea que a los 10 años ¡ya tuve mi primera experiencia solomotera!, aunque fuera tangencial.

Guardo con mucho cariño este álbum de cromos de motos. Me proporcionó mis primeros conocimientos y me metió el gusanillo por las motos hasta la médula…

ALBUM DE CROMOS EL MUNDO DE LA MOTO
Mira por dónde en los créditos ¡aparece Solo Moto!

2 comentarios en «Mi álbum de cromos de motos, cortesía de un hartón de Bucaneros»

  1. Yo también lo coleccioné, tenía 13 años entonces. Pero los cromos los compraba en sobrecitos que vendían en una papelería y no en los dulces, menos mal, me habría puesto mucho más gordo de lo que estaba.
    El de la moto de cross con el nº 68 creo recordar que es Jim Pomeroy.
    Saludos.

    Responder
  2. Yo empeze con otra colección no se si es anterior o posterior era creo que de panini los cromos eran de plástico duro y se enganchan por las puntas al álbum que recuerdos

    Responder

Deja un comentario