PUBLICIDAD Billboard

Más de medio siglo de motos con frenos de disco, una evolución imparable

Con la aparición de la primera pinza de freno en una moto de calle comenzó el gran cambio, las motos con frenos de disco fueron toda una revolución que parece no tener fin…

PUBLICIDAD Content_1

Cuando la Honda CB 750 apareció en 1969 revolucionó el mundo de la moto, y no solamente por ser una tetracilíndrica de 750 c.c., la primera “superbike” del momento, sino también por ser la primera moto de serie en equipar un freno de disco.

Imagen de estudio de la Honda CB 750 Four
Honda CB750 Four de 1969, la primera moto de serie con freno de disco.

Ello permitió desarrollar motos con más potencia y menos peso, ya que la fuerza de frenado se incrementó considerablemente. A partir de este momento si una moto equipaba frenos de disco significaba que era una moto de elevadas prestaciones.

Las motos europeas y niponas tardarían poco más en montarlos… El reto estaba servido y había nacido la época de los frenos de disco. Así, en 1971 la Yamaha XS 650 ya montó disco delantero, al igual que la primera superbike de Kawasaki, la Z1 900 de 1972.

La Suzuki GT 750 lo hizo en 1973 al igual que la BMW R90S o las Triumph TR7/Bonneville 750, las primeras europeas en montar un freno de disco delantero. En Italia marcas como Moto Guzzi o Benelli comenzaron a equipar frenos de disco hacia 1974, ya que Brembo lanzó su primera pinza de freno en 1972.

La primera moto de serie con freno de disco fue la Honda CB 750 Four de 1969

Así, las Benelli Sei 750 o las Moto Guzzi V50 o le Mans equiparon esta pinza de Brembo, que se convirtió en un estándar de las motos italianas. La pinza de Brembo era una P2 F05/F09, con anclaje axial a la botella -por delante o por detrás de ésta-, dotada de dos pistones opuestos de 38 mm y con un peso de 1 kilo. El cuerpo de la pinza estaba compuesto por dos piezas de aluminio que estaban unidas con tornillos Allen.

Collage de una Moto Guzzi Le Mans y su pinza de freno Brembo
La primera Moto Guzzi Le Mans equipaba las pinzas Brembo P2 F05/F09.

Con el paso de los años las pinzas se fueron sofisticando, redujeron su peso y su tamaño, variaron sus anclajes y mejoraron su potencia, resistencia a la flexión y materiales, facilitando la vida al piloto.

El siguiente gran paso se produjo en 2003, con la aparición de las primeras pinzas de anclaje radial en una moto de serie, concretamente en las Suzuki GSX-R 1000, la Kawasaki ZX-6R (ambas con Tokico) y en la Aprilia RSV Mille R (Brembo).

Collage de la Kawasaki ZX-6R y su pinza de freno Tokico
La primera moto de calle con pinza de freno radial, la Kawasaki ZX-6R de 2003, con pinzas Tokico.

Brembo comercializó su primera pinza de freno en 1972, y se convirtió en un estándar de la moto italiana

Pero aún se podía ir más allá… Y así es, porque el siguiente paso fue crear pinzas de freno de una pieza única, denominadas Monoblock. Se mecanizan por dentro con unas complejas maquinarias de fresado y tienen la ventaja de ser aún más ligeras, pero, sobre todo muchísimo más rígidas y resistentes a la flexión y torsión.

PUBLICIDAD Content_2

Se comenzaron a utilizar en entrenamientos del Mundial de Velocidad en 1993, sobre las Yamaha YZR 500 de Wayne Rainey y Luca Cadalora, pero su estreno en carrera se produjo en las Honda NSR500 de Mick Doohan y Daryl Beattie, así como en la Cagiva de Doug Chandler.

Las primeras motos con frenos de disco anunciaban que eran modelos de elevadas prestaciones

Para ver la primera pinza de freno monoblock radial (de Brembo) en una moto de calle deberíamos esperar hasta 2008, con las Ducati 1098/S/R y la D16RR que, esta última, es una MotoGP de la época pero vestida de calle.

Collage de la Ducati D16RR y su pinza Brembo Monobloc
La Ducati Desmosedici RR de 2008 fue la primera en equipar unas pinzas de freno radiales monobloc, Brembo en este caso.

La última y más moderna representante de estas pinzas radiales y monobloc presentes en una moto de calle es la Brembo Stylema R. Con cuatro pistones de 30 mm y cuerpo de una sola pieza, tiene un peso de solamente 620 gramos, aproximadamente, un 40% menos que la primera pinza lanzada por Brembo hace 48 años, y con una efectividad que nada tiene que ver…

¿Cuál será el siguiente paso? ¿Frenos de repulsión magnética?

BREMBO G SESSANTA
Prototipo de la Brembo G Sessanta

Deja un comentario