Maverick Viñales, o porque nada sucede por casualidad
Connect with us
Publicidad

MotoGP

Maverick Viñales, o porque nada sucede por casualidad

Publicado

el

Lo de Maverick Viñales viene de lejos. Cuando, con solo diez años de edad, ganaba con autoridad carreras en la Copa Metrakit -donde se peleaba con un tal Marc Márquez-, era todo un espectáculo oír sus declaraciones posteriores a la carrera, del tipo “Todo el equipo ha trabajado duro para poner la moto a punto…” que parecían pronunciadas por un piloto adulto y no por un niño.

Mack se dejó ver enseguida en el Mundial de 125, cuando en su temporada de debut (2011), ya logró su primera pole (Reino Unido), vuelta rápida (Holanda) y victoria (Francia), y tan solo dos años más tarde, su primer título mundial, en este caso el de Moto3 (2013) con KTM.

Al año siguiente el joven Viñales pasa a Moto2, categoría en la que logra 4 victorias y 9 podios con su Kalex, finalizando el campeonato en 3ª posición.

Su talento no pasa inadvertido para Suzuki, que lo ficha para la temporada 2015 de MotoGP, en lo que significa el retorno de la marca de Hammatsu a los Grandes Premios. Al año siguiente (2016) Viñales consigue su primera victoria en la categoría reina y la primera de la nueva etapa de Suzuki. Maverick terminará la temporada en 4º lugar absoluto, con 4 podios. Yamaha lo tiene claro y cuando Jorge Lorenzo ficha por Ducati, la marca japonesa se hace con los servicios del joven talento de Roses.

 

Con el Mundial en la cabeza

Maverick firmó por Yamaha con una sola intención: ser campeón del mundo. En Suzuki se le quería y respetaba, pero el de Roses tenía claro que quería el título y fichó para pilotar la que seguramente es la moto en mejor forma actualmente, la Yamaha M1, a pesar de tener un compañero de equipo que no suele ser cómodo, por todo lo que representa.

Maverick se ha centrado de tal manera en su objetivo que ha olvidado todo lo que no sea el título. De esta manera, ha dejado su vida en Italia, que compartía con la campeona de cross, Kiara Fontanesi y se ha trasladado a vivir a Andorra, donde de momento vive solo y entrenando muy duro a diario en el gimnasio de La Massana –que a veces comparte con Jorge Lorenzo-, haciendo mountain bike, a veces coincidiendo con Álex Rins o Aleix Espargaró. Mack no deja de acudir el gimnasio para nada, y si ese día tiene un compromiso se levanta a las 6h de la mañana para entrenar. Viñales también practica el cross y el dirt-track, y es muy estricto con su dieta y con sus horas de descanso, de manera que incluso controla la comida cuando tiene que desplazarse a algún evento.

Maverick Viñales solo tiene una obsesión: el título mundial de MotoGP. Y de momento, lo ha encarado bien…

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2052

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos