Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Márquez: «Ser favorito es un punto a favor»

Publicado

el

La primera vez que hablé con Márquez fue durante el CEV 2007. A partir de ahí, y al haberme centrado mucho en el trabajo con las categorías pequeñas, he podido ir observando su evolución, no ya como piloto, sino como figura mediática. El ejemplo de su crecimiento es que para esta charla pasé un par de días esperando a que su nuevo responsable de prensa encontrase un huequito en la apretada agenda que el piloto de Cervera, aún en proceso de recuperación de la lesión que lo apartó de la lucha por el título de Moto2, tuvo en su visita de tres días a Madrid la semana pasada. Eso sí, este boom que ha vivido la figura de Marc Márquez sigue sin haber cambiado los modos y la manera sencilla en que este chico de 18 años tiene de encarar las cosas. El principal favorito al título de Moto2 2012 piensa ya en el nuevo año, en afinar su preparación y en volver a subir a su moto, arropado en Emilio Alzamora, en su equipo y en su familia, un entorno que le da la tranquilidad para continuar asombrando en la máxima competición de las dos ruedas.

Solo Moto: La pregunta de rigor para empezar: ¿Cómo va el tema del ojo? Parece que la recuperación está siendo mucho más lenta de lo esperado.
Marc Márquez
: Sí, la verdad es que sí, ha ido un poco más lenta. Algunos doctores ya me avisaron de que podía ser un proceso lento, y más al recaer de esta lesión, porque ya me había pasado en el Campeonato de España. Estoy contento porque veo que va mejorando y ya casi estoy listo. Falta un poco, porque la vista tiene que estar al cien por cien, pero ya he podido coger alguna moto de cross en una pista plana y dar alguna vuelta. Esto es importante, que note que mejora.

SM: Al final, esta lesión ha sido una doble faena: primero, y más importante, por no haber podido pelear por el Mundial, y después, por la frustrada prueba con la MotoGP en Valencia…
MM: Bueno, dicen que al final lo bueno se hace esperar. Espero que algún día tenga la oportunidad de hacerlo; no ha podido ser ahora, y espero que cuando sea oportuno la pueda probar y pueda tener alguna opción de ir a MotoGP.

SM: Bradl sí que ha dado el salto de categoría. ¿Te da un poco de rabia que no vaya a estar en Moto2 el año que viene? Tenéis un duelo pendiente, además de que es el campeón.
MM: A mí me habría gustado más que se hubiera quedado, porque habría podido ser como una revancha. Parecía que él perdía el título, porque yo tampoco lo ganaba; parecía que él lo tenía todo a su favor al principio. Luego yo cometí un error ya al final, me caí, me lesioné y no lo pude conseguir. Al ser mi primer año no pasa absolutamente nada; cuando dijo que se iba a MotoGP sí que pensé que me habría gustado que se hubiese quedado, pero también creo que es el paso lógico.

SM: Tuvisteis cierta tensión cuando comentaste que no te había gustado que no fuese a preguntarte cómo estabas en Malasia. Luego sí lo hizo. ¿Fue suficiente su gesto?
MM: Al final es un buen chaval, y todo el año hemos tenido respeto mutuo. En Malasia, seguramente también por la presión, ocurrió aquello; probablemente algo le dijeron desde la prensa alemana y me vino a pedir disculpas. Pero no le di mucha importancia.

SM: Deportivamente ha sido un año con una marcada progresión. Fuiste rápido desde la pretemporada, pero en las tres primeras carreras hiciste tres ceros. Luego ganaste en Le Mans. ¿Fue ése el punto de inflexión en el que entendiste cómo funcionaba Moto2 o fue incluso un poco más tarde?
MM: Fue más tarde. Cuando realmente me empecé a sentir a gusto fue en Silverstone, en los entrenamientos, porque el domingo fue muy raro. Pero ahí comencé a notarme cómodo, y un poco más en Assen. Antes de Holanda hicimos un entrenamiento en Mugello, y allí me sentí mejor, empecé a cambiar más fácilmente las trayectorias, podía jugar encima de la moto. Ahí fue donde cambió el chip, de Silverstone a Mugello; esas tres carreras fueron muy buenas y fue cuando empecé a ser más regular en los puestos de cabeza.

SM: Y eso también hizo posible poder hacer aquel test post-Misano en Cheste, en el que probaste material nuevo de Suter que te permitió dar otro salto.
MM: Sí, claro. A principio de temporada no podía probar nada, porque mis sensaciones podían ser incorrectas, y existía el riesgo de dejar aparte una cosa que al final fuese buena. Tomamos la decisión con el equipo de trabajar con lo que teníamos al cien por cien, llegar al límite, y cuando llegué a ese límite, cuando empezaba a entender más la moto, Suter me apoyó mucho, confió en mí y empezó a traerme piezas. Prácticamente probaba todo. Fue un honor para mí siendo un debutante. En ese entrenamiento de Valencia probé el prototipo 2012. Ahí me demostraron que estaban plenamente interesados en mí.

SM: También se vio un cambio de estrategia a la hora de encarar entrenamientos y carrera. Alguien me lo definió como “primero el vals y luego el rock and roll”; o sea, primero trabajo fino, para después pasar al ataque.
MM: Esto ha sido importante. Si nos fijamos en la temporada, hasta el ecuador todos los viernes acababa el 15o, el 18o, o en el mejor de los casos el 10o. Al oficial llegaba ya con todo en su sitio, y ahí atacaba, lo que me permitía conseguir la pole o primera línea, regularmente. Esto fue hasta un momento en el que vi que ya estaba listo para estar delante. Ha sido una temporada en progresión, que era lo que buscábamos, y mejor de lo esperado.

SM: Hablas en plural, como muchos pilotos. ¿En tu caso, más que nunca, ha sido fundamental el factor equipo?, más en una categoría con tan poco margen y tan igualada.
MM: Sí, el factor equipo, sobre todo en la parte técnica, para poder exprimir la moto, es muy importante en Moto2. El mínimo detalle cuenta mucho, porque todos llevamos más o menos la misma moto. Esto fue un paso importante, ir mejorando esta relación de equipo. Al principio, lógicamente, al ser un equipo nuevo, no nos acabábamos de compenetrar como lo hacía con Aki Ajo al final de la temporada 2010. Pero es un equipo fenomenal y hemos terminado siendo una pequeña familia. Tener un buen ambiente en el box es siempre un punto muy positivo. 

SM: Importante no sólo en el aspecto técnico, también en el deportivo. Sé que la famosa carrera de Australia la teníais muy planificada, no hasta el punto de que saliese como salió, pero sí que la estrategia estaba clara.
MM: Esto lo hablamos mucho. Me miré los ritmos de todos los pilotos que tenía delante y vi que hasta el puesto diez podía llegar, aunque no me esperaba hacerlo tan rápido. Mi objetivo era el top cinco, no tanto el podio. Emilio y Santi (N. del R.: Alzamora, team manager, y Hernández, jefe de mecánicos) me trajeron el vuelta a vuelta de todos los pilotos y me dijeron: ‘Hasta aquí llegarás fácil, aquí te costará adelantar y en este punto seguramente cuando llegues ya habrá un hueco y te tocará remontar’. Y más o menos fue
así, incluso mejor de lo esperado, porque esa salida y adelantar a tantos pilotos en la primera vuelta sí que no entraba en los planes.

SM: ¿Ves las carreras una vez que han terminado?
MM: Sí.

SM: ¿Y qué te ha parecido ésta desde fuera? Todos alucinamos, y yo personalmente, sobre todo con la primera vuelta y esa salida en la que parecía que ibas con una moto muy superior a las demás. ¿Sabías que por la manera que tienen de enfocar la salida los pilotos de detrás podías tener una ventaja usando otra estrategia?
MM: Sí, sabía que la salida era vital. Entre los pilotos de detrás hay algunos que salen bien, pero normalmente lo hacen peor. Me concentré muchísimo y fue una salida perfecta, en la que la rueda delantera se levantó muy poquito. Eso permitió que la aceleración fuese perfecta. Eso sí, no esperaba adelantar a tantos pilotos. Fue curioso porque, al acabar la carrera, no me acordaba de a quién había adelantado o dónde lo había hecho, algo que los pilotos solemos recordar. Estaba cegado en ir hacia delante.

SM: Se habla de Moto2 como una moto más sencilla de lo que era una 2T, la misma impresión inicial que está dejando Moto3. ¿Crees que te queda algo por aprender de ella?
MM: Moto2 es una categoría muy igualada, con motos en las que no se pueden tocar demasiadas cosas, solamente las geometrías y los settings; de motor nada, y no se puede tocar el cambio, así que esto limita un poco el aprendizaje. Pero son motos pesadas, con inercias que al principio me costó entender. Iba rápido, pero a la que se movía y actuaban las inercias no acababa de entender hacia qué lado me escupiría la moto. Al final, trabajando, lo conseguimos. Sí que es una categoría en la que se aprende mucho, sobre todo a trabajar en equipo y para la lucha cuerpo a cuerpo. Creo que he mejorado mucho en la concentración y en ser mentalmente fuerte.

SM: Pensando en la hora de sentarse en el box, ¿se aprende más en 125? Carburación, desarrollo…
MM: En este caso sí que había más cosas en las que trabajar, motor y carburación, diferentes cosas; en Moto2 no pasa lo mismo, pero, por ejemplo, sí que tienes que elegir neumáticos, mientras que en 125 prácticamente sólo había uno, probar con depósito lleno y con depósito vacío, cosas que se parecen más a una MotoGP.

SM: Entre tus rivales del año pasado de 125, a Pol Espargaró le ha costado un poco más adaptarse, y al final ya se le vio en el podio, aunque aún no en la pelea por ganar. Ahora llega Nico Terol, que lleva muchos años con la 125 y con el que te has peleado en pista. ¿Cómo crees que puede ser su adaptación?, sobre todo por el incremento de nivel que hay año tras año en Moto2.
MM: A ver, puede que le cueste más o menos, pero llegará, porque el que va rápido con una moto al final, tarde o temprano, va rápido con otra. Por ejemplo, está el caso de Pol, a quien le costó un poco pero que a final de temporada iba muy rápido y llegó. Puede que yo cogiese el hilo más rápido, también Smith lo hizo. Quién sabe, igual llega la primera carrera y Nico está ahí con nosotros, aunque al final, sea cuando sea, llegará.

SM: Después de haber visto la temporada pasada, ¿a quiénes ves peleando contigo por el Mundial una vez que Bradl se ha ido? 
MM: En Moto2 nunca se puede asegurar nada, porque después sale el que menos te esperas, pero estarán seguro Toni, Julio, Iannone, Lüthi, pilotos muy rápidos, De Angelis y Takahashi con la Suter… Será entretenido, porque es la categoría del cuerpo a cuerpo.

SM: Y asumirás que, esta vez, sí o sí eres el máximo favorito. El planteamiento tendrá que ser diferente al de este año.
MM: Sí, está claro que soy el subcampeón y seguramente habrá mucha más presión que el año pasado. Tendremos que saber convivir con esta presión, pero creo que al final la gestionaremos bien. Que la gente te vea como favorito es un punto a favor con el que hay que saber jugar.

SM: Cambiando totalmente de tema. ¿Qué me dices de la última carrera del CEV de Jerez de este año? Alex Rins se cayó y cuando parecía que un tal Álex Márquez lo tenía todo a favor para ser campeón, va y también se cae…
MM: Sí… (Sonríe). La verdad es que estaba en casa viéndolo por la tele, porque con lo de la vista no pude viajar a Jerez. Cuando vi que se caía el otro, claro, yo miraba por mi hermano, y pensé: ‘¡Hostia, a ver si va a ser campeón de España!’. Estaba empujando desde casa, y cuando vi que se caía, di tal puñetazo al sofá que me hice daño en la mano, hasta sangre… Son cosas que pasan, pero lo importante es que demuestre que tiene talento y buen nivel.

SM: Pecado de juventud, ¿no?
MM: Sí, claro, con agua, en una pista como Jerez, y esa curva en la que se cayó siempre patina mucho… Al final tiene 15 años. Yo, cuando comencé en el Mundial, también cometía errores que no tocaban, aunque de eso se aprende. Seguro que si se vuelve a encontrar
en una misma situación tendrá esta experiencia y no le volverá a pasar.

SM: Tu figura mediática ha crecido mucho. ¿Cómo llevas esto?
MM: Ya me lo dejaron claro desde el principio. Emilio Alzamora esto lo trabajó mucho. Me dijo que en este deporte te lo pasas muy bien encima de la moto, pero que en este trabajo entran más cosas, entran la prensa, los fans, además de correr en moto y tu trabajo con el equipo. Tienes que saber gestionarlo todo, forma parte de tu trabajo. Yo estoy encantado de hacerlo; obviamente, no es lo que más me gusta, pero se tiene que hacer.

SM: ¿Sigues estando igual de a gusto en Cervera? ¿Te respetan o es inevitable que te vayan parando por la calle?
MM: En Cervera me respeta mucho la gente. Cuando me ven por la calle, como no estoy mucho, es normal que te quieran decir algo, pero con calma. Otra cosa es si voy a otro pueblo, ahí me cuesta más moverme. Hay planes que me proponen mis amigos, de ir a otros sitios, a los que tengo que decir que no. Claro, y sobre todo cuando hay niños, porque no les puedes decir nada y les sale natural. Eso sí, siempre digo que los fans son muy importantes, y hay que tratarles muy bien.

SM: Y, de momento, ¿vas a seguir viviendo en casa, con tus padres?
MM: Sí, ni se me ha pasado por la cabeza marcharme de casa.

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.041

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Los + leídos