Marc Márquez volverá a ganar
Connect with us
Publicidad

Noticias

Marc Márquez volverá: en busca del grito en plena curva

Publicado

el

Marc Márquez volverá
MotoGP

Los íntimos de Dani Pedrosa, el piloto más brillante sin título de la categoría reina que ha existido, el muchacho que por su tamaño, estilo y pilotaje hubiese merecido, sin duda, más de un cetro mundial entre los reyes, solía contar a sus íntimos, entre los que no hay demasiados, que él había oído gritar a Marc Márquez dentro del casco, en plena curva, en mitad de un giro, retorciendo el puño del gas, descolgando su codo, hombro y culo, salvando la caída, en una clara demostración que ese estilo de pilotaje inimitable, agresivo, determinante, glorioso y ganador tiene mucho, mucho (algunos hasta dirían que demasiado) de mental, desesperado, definitivo, arriesgado y suicida.

Cuando Pedrosa se lo explicaba, bueno, aún lo debe contar cuando sus íntimos le preguntan qué tiene, qué tenía, MM93 para ser diferente, campeón, arrollador, Dani repetía una y otra vez esa anécdota que describe, sin duda, de qué pasta está hecho el campeonísimo de Cervera (Lleida) y, sobre todo, nos ayuda ahora a entender el auténtico viacrucis por el que está atravesando aquel que, antes de su accidente en Jerez-2020, había arrinconado a todos sus rivales y acaparado triunfos, podios y títulos en la máxima división.

Marc Márquez volverá

Ni que decir tiene que el palmarés de Marc Márquez sigue intacto: 28 años, 8 títulos mundiales (¡ojo!, como poco uno en cada categoría, cosa de la que no pueden fardar todos), 82 victorias, 134 podios y 90 ‘poles positions’. Pero Márquez está viviendo una situación nueva para él donde, probablemente, los gritos en el interior de su casco aún no han vuelto pues, como ha reconocido, dista mucho de ser el Márquez que fue aunque espera serlo dentro de poco. Difícilmente lo será en la pista donde ha ganado siempre, Sachsenring (Alemania), donde el Mundial aterriza esta semana, pero ya se han visto detalles de ese pilotaje gritón, que no desesperado, determinado, que no suicida, que le convirtió en el mejor de la historia (o casi).

Es evidente que la explicación de lo que le ocurre a Márquez es demasiado sencilla como para cuestionarla o, como mínimo, para decir, como han descrito algunos, que se solucionaría si se pusiese en manos de un psicólogo, cuando Marc siempre ha dicho que su psicólogo es su familia y la familia del circuito, que no necesita más, como, por otro lado, demuestran sus números. Digo que es tan sencillo de entender como que llevaba nueve meses sin subirse a una moto, ha vivido en el alambre de la desesperación, sin saber si podría o no volver a correr y su brazo y hombro derecho han soportando tres, cuatro y hasta cinco operaciones en menos de dos años.

Marc Márquez volverá

A la crítica, perfectamente entendible e, incluso, asumida por el propio Marc Márquez, de que se precipitó al regresar tan pronto en Jerez, se añade, según muchas fuentes consultadas, la tolerancia y permisividad de dejar que los aficionados e, incluso, cierta crítica, asumiera que ganaría a los dos días de reaparecer, en Portimao o donde fuese. Es evidente que Márquez, que desde hace ya un par de grandes premios asume y declara que el 2021 es su pretemporada de cara al 2022, no fue contundente en sus primeros días en Portimao, donde debió dejar muy claro que ni estaba ni estará, en semanas, para ganar o pelear por el podio. De haberlo hecho, buena parte de las maravillas que ha protagonizado en los cinco grandes premios que ha corrido este año se hubiese dimensionado aún más porque lo merecen.

Márquez no ha ganado, Márquez no se ha subido al podio, pero Márquez ha sido líder de un gran premio, ha sido el primero en algún que otro entrenamiento, ha hecho vueltas rápidas los sábados espectaculares y tiene, por ejemplo, más puntos (cierto, 16 contra 15) que el mito Valentino Rossi, que, por otra parte, pilota la Yamaha M1 oficial, que es la que ha ganado cuatro de los siete grandes premios que se han disputado (tres en manos de Fabio Quartararo y otro en manos de Maverick Viñales) y, por supuesto, lidera el Mundial con el ‘Diablo’. Me gustaría recordar, ahora y aquí, que Marc está pilotando, tal vez, la peor Honda RC213V de los últimos años, no obstante la firma alada suma ya 21 grandes premios sin ganar (desde Valencia-2019), lo nunca visto.

Marc Márquez volverá

Esos gritos de admiración, de fuerza, de decisión, de coraje, de empuje, de determinación, de estilo, que provocaron en su momento la admiración de Pedrosa, incapaz, tal vez, de comprender cómo era posible que una moto pudiese pilotarse con esa agresividad, es lo que nos sirve ahora para entender el viacrucis que debe estar soportando Márquez y todo su equipo técnico, liderado por el ingeniero Santi Hernández, ganadores natos, campeones siempre, hasta alcanzar, de nuevo, ese punto de precisión y contundencia que requiere, no solo la RC213V, sino el propio Marc en su manera de entender las carreras, la forma de pilotar y su poder de intimidación hacia los rivales.

Marc Márquez no volverá a ser Marc Márquez hasta que su físico no esté a tope, al cien por cien y le permita, en efecto, gritar en el interior de su casco, plegado en la curva, la que sea, y abriendo gas mucho antes que los demás. Marc Márquez no volverá a ser Marc Márquez hasta que vuelva a dominar, a su antojo, ese potro salvaje que siempre, siempre, solo ha ganado (de forma continuada) en sus manos. Y Marc Márquez no volverá a ser Marc Márquez hasta que Santi Hernández, Alberto Puig y Takeo Yokoyama le proporcionen al catalán una Honda competitiva, ni si quiera ganadora, que él, con esos gritos secretos, pueda volver a convertir en campeona.

Marc Márquez volverá

No es de extrañar que desde la lesión de Márquez, que acaparó toda la atención, podios, triunfos y título en el 2019, MotoGP se haya convertido en el campo de batalla de un racimo de pilotos, hasta diez, que se reparten sus victorias y persiguen su título. Donde antes solo existía Marc Márquez Alentá (2019: 19 grandes premios, 10 ‘poles’, 18 podios, 12 victorias, 6 segundos puestos, título con 420 puntos, 151 –6 victorias más—que el segundo, Andrea Dovizioso), ahora hay hasta 10 ganadores y este año, cuatro (Quartararo, Jack Miller, Viñales y Miguel Oliveira) en siete carreras.

No será fácil, pero estamos hablando del piloto más competitivo de las últimas décadas, estamos hablando del joven que no tiene imposibles, que cambió la historia, la manera de entender las carreras, que ha arrasado y convencido cuando ha estado en forma sin ni siquiera tener la mejor moto de la parrilla de MotoGP.

Estamos hablando de Marc Márquez Alentá, el muchacho que cuando grita en el interior de su casco se siente invencible. Nadie dijo que sería fácil. O, sí, y se equivocaron. La última sentencia de Marc lo dice todo: “Prefiero esas siete vueltas a tope, esas siete vueltas ‘a lo Marc Márquez’, que acabar el 10 o el 12”.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2065

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos