PUBLICIDAD

Marc Márquez: Secuencia de la caída del viernes

Cuesta mucho juntar estás imágenes en un mismo gran premio, pero puestos a batir récords, el joven de Cervera ha dejado con la boca abierta al mundo entero un fin de semana más. En dos días pueden pasar infinidad de cosas y puede que resumir todo el esfuerzo en un par de fotografías sea algo frívolo, pero cuesta de creer que ambas fuesen tomadas con 48 horas de diferencia.

La primera, tomada en las primeras vueltas al circuito alemán, representa un accidente que bien podría haberle costado el físico, mientras que la segunda, tomada al finalizar la carrera, es el resultado de fingir que no duele, que las magulladuras son fruto de la imaginación y que sí, quizá el tortazo fue duro, pero que de todos ellos se aprende y al final se acaba ganando, pues sin la victoria, ese accidente no hubiese tenido sentido alguno

Nueve y sumando, y próxima parada en Indianápolis, donde el piloto irá a por su particular décima consecutiva. 

Deja un comentario