Marc Coma: “Con el 1 se pasa peor”
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Marc Coma: “Con el 1 se pasa peor”

Publicado

el

En la durísima batalla por la victoria del Ra­lly Dakar 2014, Marc Coma sacó alguna de sus armas, como la experiencia, para acabar imponiéndose a un fogoso Joan Barreda. Este año, el campeón afronta el rally de rallys defendiendo el número 1, incómoda posición se­gún Coma, aunque tras doce años en la carrera, hay que aplicar aquello de el diablo sabe más por viejo que por diablo…

Solo Moto: Este año llegas al Dakar victo­rioso, no sólo porque llevas el número 1 en la placa, como actual campeón del rally, sino también como campeón del mundo, título que recuperaste tras el Rally de Marruecos. ¿Te ha hecho ilusión ganar el Mundial?

Marc Coma: Mucho. Yo soy un piloto que no miro los números, no salgo a romper récords ni nada por el estilo, y me gusta salir y pilotar, me siento cómodo en el desierto. Pero a veces, cuando te paras un momento y miras lo que has conseguido, te sientes mejor. Aunque, repito, las victorias no son lo que me mueve, sino la compe­tición, sentirte pequeño en el desierto, luchar…

SM: ¿Existe la soledad del piloto?

MC: Cuando estoy en el desierto me siento solo, sí, pero al mismo tiempo cómodo. Ahí es donde me gusta estar. Es mi hábitat, no en la ciudad…

SM: El Dakar son 9.000 kilómetros en 15 días. ¿Tú eres de los que acaba teniendo una relación, digamos particular, con tu moto?

MC: (Risas). Hay gente que le habla y le pone nombre, pero mi nivel de fetichismo no llega tan lejos. Sí que es verdad que llega un momento en que le coges cariño y le dices: “Venga, no me falles ahora”, pero eso es todo…

SM: Miramos atrás. Hace un año conse­guiste tu cuarto Dakar con maestría en una carrera muy difícil, tanto por la dureza de las etapas como por la presión a la que fuiste sometido al principio. ¿Quién tiene más presión, el que defiende el número 1 o quien quiere quitarte el 1?

MC: Creo que todo el mundo que quiere ganar la carrera tiene presión. Pero la posición más có­moda es la del que va a luchar por ganar, y creo sinceramente que quien defiende el número 1 es quien lo tiene peor (pausa). Aunque también te puedo decir que, al estar en una situación en la que se ha ganado lo que se ha ganado, te da calma e intentas que la presión te vaya a favor.

SM: Habrás repasado muchas veces el re­corrido del Dakar. ¿Qué etapas son clave?

MC: Será un Dakar muy exigente desde el prin­cipio. En la segunda etapa ya hay más de 500 kilómetros de especial. Quién no llegue con los deberes hechos se puede encontrar que en la segunda etapa ya está en casa. Las dos etapas maratón en la segunda semana, para las motos, también serán clave. Es una carrera de elimina­ción, donde cada día pasa algo a alguien…

SM: Y no es importante ganar etapas…

MC: ¡Figúrate! Yo he ganado un Dakar sin ga­nar etapas, y también he ganado más etapas que nadie y no he acabado ganando la carrera…

SM: Otro tema: el Dakar es durísimo, pero ¿lo es más mental o físicamente?

MC: A mí me cuesta mucho diferenciar una cosa de otra, porque si no estás bien físicamen­te, la mente no trabaja bien. Es una carrera muy agotadora en todos los sentidos, pero men­talmente quizás más; no comes bien, no duer­mes bien… y con la altura, la cabeza no trabaja igual… Es una lucha contigo mismo y el nivel de concentración es muy exigente.

SM: Eso de la altura… es relativamente nuevo, ¿no?

MC: Es un factor que descubrimos cuando nos fuimos a Sudamérica, porque para nosotros es imposible entrenar en altura. Ahora, cada uno tiene sus sistemas para compensarlo, como el trabajo en la cámara hipobárica u otros métodos.

SM: Y en la moto, ¿cómo se nota?

MC: Se nota en cuanto al rendimiento. Hay menos oxígeno y la potencia disminuye bastante. Y en lo referente al cuerpo, también: te cansas más, tienes sueño, menos reflejos… y eres ple­namente consciente de ello. Es una lucha más.

SM: Nada que ver con tu primer Dakar…

MC: Si miro atrás, entre la moto del Dakar de 2003 y la de ahora hay más de 20 kilos de dife­rencia, por ejemplo. Ahora son motos de cross con un depósito grande y el kit de navegación. Son motos ligeras que son más fáciles de pilo­tar de lo que uno cree. Las suspensiones han evolucionado de tal manera, que tienen un ren­dimiento increíble.

SM: Y a un ritmo más frenético.

MC: El ritmo ha aumentado muchísimo. En las partes técnicas puedes ir mucho más rápido y puedes estar más al ataque que antes, con las motos antiguas, donde tenías que tomar una ve­locidad de crucero alta, conservando mucho, y no te permitía errores. El margen que tenías que dejar era alto. La filosofía ha cambiado e invita al ataque. El motor 450 también te lleva a una conducción más agresiva. Y eso, a que prác­ticamente hacemos motocross en el desierto.

SM: Sigamos hablando de las motos. ¿Hasta qué punto el regreso de Honda ha obligado a KTM a actualizar su arma de carreras? En las dos últimas temporadas, KTM ha mejorado cada año su moto…

MC: Sí. Estábamos habituados a que, en el Dakar, el ritmo de evolución era relativamen­te lento. Con la llegada de Honda y con los medios que ha aportado, si no dábamos este paso, nos quedábamos atrás. Nosotros, por suerte, tenemos una base muy bien asentada, con un equipo que conoce muy bien lo que es el Dakar y lo que necesita. Lógicamente, hemos hecho una moto que está a la altura de ellos, porque si no, no podríamos pelear de tú a tú.

SM: Honda tiene un montón de tecnolo­gía, si, y vosotros, más experiencia…

MC: Nuestra filosofía de moto es un poco distinta. Es más una moto pensada para el Dakar, con mucha fiabilidad y tecnológicamen­te simple. Uno puede trabajar en la moto en la etapa maratón y no necesitamos un ordena­dor y un ingeniero para trabajar en ella, es lo que nosotros entendemos por Filosofía Dakar. Honda creo que tiene como filosofía aplicar la tecnología más avanzada, y más una moto de cross adaptada al rally-raid que no una moto creada para el rally-raid.

SM: Dos conceptos diferentes…

MC: Y ambos pueden ser buenos. Pero creo que KTM tiene muy clara su línea, con la gama Adventure de motos grandes, trail y maxitrail, muy ligadas al Dakar y su filosofía.

El número 1 total

Marc no sólo es el campeón sino que también es líder. Y podría­mos utilizar la frase a la inversa, cambiándola un poco: Coma es el líder porque es el campeón. En el equipo KTM, el piloto de Avià (Barcelona) es indiscutible núme­ro 1, ninguno de sus compañeros se atreve a discutir su condición… y Marc lo reconoce: “Sería un error pensar que los tenemos den­tro. El enemigo lo tenemos fuera. El proyecto de Honda, muy ambi­cioso, con Joan Barreda, es el gran rival. Mis compañeros de equipo quieren hacer su carrera, pero todos saben cuál es su función en el equipo”. Más claro, agua.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos