PUBLICIDAD

Luces y sombras en este arranque de temporada para Checa

La Panigale que tanto me gusta, que está a buen nivel en la categoría de Superstock y ganó en el Circuit de Cataluña en manos de Forés en una carrera condicionada por la lluvia, es una moto complicada. Su chasis monocasco, limitaciones con respecto a una moto convencional a la hora de poner a punto y su juventud, no ayudan. Yo confío en su potencial, en las “manitas” de Carlos, en la capacidad técnica del equipo. Pero cuando los resultados no llegan, a pesar de que sólo llevamos tres pruebas, es cuando saltan las alarmas. Y en Assen se dispararon. Ernesto Marinelli “padre de la criatura” declaró a la prensa italiana que no entiende como las Panigale de Superstock 1000 son competitivas y las Superbike no. Ha declarado que el resultado está muy por debajo de sus expectativas. A última hora del domingo, momento en el que escribo estas líneas, las conversaciones para que Biaggi entre como piloto probador de Ducati estan muy avanzadas.

De confirmarse sería bueno para Ducati. Y la más que  posible entrada de Max en escena, no significa que Carlos vaya a tener problemas, sino que hay que interpretarlo como una colaboración de lujo de la que Carlos y el Team Ducati Alstare pueden sacar provecho.

Personalmente creo que Carlos, que todavía arrastra dolores en la espalda de su caída en Australia, tiene ganas y capacidad para sacar adelante este proyecto, tanto como que la Panigale es una moto difícil. Y tengo clarísimo que Carlos es ante todo y sobre todo un tipo honrado. Os dejo con sus declaraciones tras la carrera de Assen. Vendrán tiempos mejores, seguro que sí y nosotros allí estaremos para contarlo. O eso espero.

Carlos Checa: “Ambas carreras han sido muy parecidas, casi una fotocopia. En la primera he salido y he intentado aguantar todo lo que he podido. La espalda me ha dolido y todavía arrastro dolores desde la carrera de Australia. De tener el hombro al cien por cien al final de carrera hubiese podido hacerlo algo mejor, pero no ha sido esta la razón por la que he quedado tan atrás. En la segunda carrera hemos cambiado la puesta a punto. También hay que tener en cuenta que Cluzel me ha pasado muy justito, nos hemos tocado y he perdido tres posiciones. Hemos probado de hacerlo lo mejor posible, pero ahora mismo la situación no es fácil. En unos circuitos podemos ir mejor que en otros, pero necesitamos dar un paso hacia al frente. Monza tampoco será una carrera fácil para nosotros. Quizá sea un buen escenario para probar algunas cosas en los tramos revirados, pero sabemos que en la recta será imposible estar con las cuatro cilindros. Tenemos mucho trabajo que hacer por delante pero no me asusta. Trabajaremos para mejorar carrera a carrera, nuestro proyecto es apasionante”

 

 

 

Deja un comentario