PUBLICIDAD

Louis Moto Six Pack: de Jeckyll a Hyde

No queda otra que quitarse el sombrero ante la Louis Moto Six Pack, una las últimas creaciones del preparador alemán.

Una suerte de transformación que ha llevado a una tranquila y rutera Honda GoldWing a convertirse en una salvaje dragster para fundir el asfalto.

El equipo de mecánicos de Louis Moto sólo conservó el motor, la transmisión, el basculante cardán y el circuito electrónico de la Honda original y como si de una criatura digna del mismísimo Frankestein se tratase se dedicó a reciclar elementos de otras motos para dar vida a la Six Pack.

Pero como eso no era suficiente, se empleó un nuevo cuadro de Sam Wassermann fabricado a partir de tubos de acero a lo que se sumó un conjunto de horquilla invertida Wilbers y un juego de ruedas del fabricante italiano Kineo. Michael Naumann diseñó «sobre la marcha» un nuevo depósito de aluminio, colocado directamente en el bastidor, detrás del motor.

Electrónica simplificada

De hecho, el espacio debajo del falso tanque se ha aprovechado para que los mecánicos Martin Struckmann y Detlev Stüdemann se las ingeniasen para reducir toda la maraña de cables necesaria para el funcionamiento de la GoldWing y se redujese a lo estrictamente necesario.

Otro elemento más que evidente en la Louis Moto Six Pack es su sistema de escape completamente nuevo, un 6 en 6 que ha proporcionado la marca Shark. Y en cuanto a los gases aspirados la criatura emplea un filtro redondo K&N.

Finalmente, Danny Schramm, de la empresa Schrammwerk, se encargó de los acabados de manera que el tanque y el asiento de aluminio de la Louis Moto Six Pack tienen un aspecto sin pintar aunque están cubiertos con una buena capa de pintura. El secreto radica en ofrecer un aspecto rayado  bajo una capa de pintura de aluminio con toques de rojo.

Así es la Six Pack, una dulce turismo transformada en una bestia salvaje.

Deja un comentario