Las víctimas de tráfico, en contra de subir la velocidad en autopistas
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Las víctimas de tráfico, en contra de subir la velocidad en autopistas

Publicado

el

Recordemos que el PP, a través de Paco Vañó -el primer diputado parapléjico de la democracia tras un accidente de tráfico- presentó la propuesta con el argumento de que la medida puede aumentar la utilización de estas vías con niveles de seguridad más altos en un momento de crisis en el que su uso ha descendido.

Si bien Vaño afirmó que no considera que subir la velocidad incremente el riesgo de sufrir un accidente de tráfico, la junta directiva de la asociación de víctimas ha emitido este comunicado que os transmitimos íntegramente.

“Al parecer, el grupo parlamentario popular ha presentado una proposición no de ley en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados para aumentar la velocidad a 140km/h en las autopistas de peaje. Este es un tema recurrente que aparece cada cierto tiempo y nos preocupa que siga siendo un tema de debate y que se trate tan ligeramente.

Esta vez el argumento es que el aumento del límite de velocidad puede contribuir a una mayor utilización de este tipo de vías, de las que algunas  son deficitarias, y puede tener un efecto dinamizador de la economía. Es legítimo, incluso necesario para nuestra economía, proponer medidas que incentiven la productividad y ayuden a nuestras empresas, pero no a costa de vidas, no a costa de la salud de un número indeterminado de usuarios. Por otro lado, el transporte propiamente no incita a la productividad, es un coste y una necesidad cuando hay productividad.

Es cierto que las autopistas de peaje están diseñadas con un standard de seguridad superior – la mayoría 120 km/h –  y tanto los elementos viarios como la señalización y el mantenimiento son mejores en general al de otro tipo de vías. Pero precisamente por eso son vías seguras que han conseguido un bajo nivel de siniestralidad grave y un alto nivel de confort y seguridad. Ese debe ser su sello de identidad y no introducir medidas que pondrán en riesgo su plus de seguridad. Por otro lado no debemos olvidar que no todas las autopistas tienen las mismas características técnicas ni el mismo diseño y trazado, por lo que seguramente no todas son aptas para permitir el aumento del límite de velocidad propuesto.

Estamos de acuerdo en que la diferencia en el límite de velocidad con otras vías es escasa en función de sus características, pero ese no es motivo suficiente para plantear un aumento de velocidad y por ende de siniestralidad. Nuestra propuesta va más en la línea de introducir medidas para disminuir la siniestralidad en las vías más “problemáticas”, reducir la velocidad en vías secundarias, revisar señalización y acometer mejoras de bajo presupuesto, dada la actual situación, pero de resultados efectivos.

Los estudios científicos sobre seguridad vial son unánimes al establecer una relación directa entre el aumento de velocidad punta y la siniestralidad mortal en una vía y entre el aumento de velocidad media y accidentalidad de la vía. No podemos permitirnos aumentar la siniestralidad, va en contra de aquello que llevamos años haciendo para reducir las víctimas, pero sobre todo va en contra de la obligación moral de defender la vida y la integridad física de los ciudadanos. No olvidemos que también tiene incidencia en el consumo energético y en la emisión de contaminantes a la atmósfera, lo que supone un riesgo más para la salud de los ciudadanos.

Nos negamos a aceptar que se utilice como moneda de cambio la vida y la salud de las personas y esperamos que se corrija el rumbo y se consiga destacar otros incentivos para la utilización de las autopistas de peaje, como la mayor seguridad, la menor congestión, el menor consumo energético a velocidades moderadas, el mayor confort, los mejores servicios y un largo etcétera. Argumentos a favor hay muchos, no hace falta aumentar el riesgo de la movilidad para incentivar la economía. Un tema importante en las carreteras de menor rango es reducir la necesidad de adelantamiento ajustando más las velocidades máximas de los diferentes tipos de vehículos. Otra es aumentar prohibiciones de adelantamientos. Las dos medidas afectarían en positivo con menos choques frontales y menos muertos y heridos graves.

Nuestro horizonte de trabajo ha de ser la visión cero y no nos podemos permitir pasos hacia atrás”.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2062

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos