Las japonesas más bellas
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Las japonesas más bellas

Publicado

el

Bienvenidos al mundo nostálgico y de alto octanaje de AC Sanctuary, el taller japonés que se está labrando una reputación mundial por sus alucinantes creaciones, preparaciones con las que ni siquiera podíamos soñar los que, por ejemplo, tuvimos la suerte de conducir una Z1 en su día. Para el fundador y jefe de Sanctuary, Hiroyuki Nakamura, esos modelos legendarios son toda una inspiración para construir motocicletas a gusto del cliente y combinando el diseño clásico con unas prestaciones muy superiores a las originales.

Al primer vistazo parecen motocicletas fielmente restauradas: grandes japonesas con las modificaciones típicas realizadas a las nakeds tetracilíndricas de los años 1970 y 1980. Pero a poco que te fijas, ves que estas Kawasaki Z1 y GPZ, Suzuki Katana y Honda CB 1100 F van mucho más allá de la pura restauración. Lo cierto es que estas motos todavía tienen motores tetracilíndricos y bastidores de acero, y casi todas cuentan con refrigeración por aire y doble amortiguador posterior. Pero también incorporan muchas modificaciones en el chasis, complejos sistemas de escape de titanio soldado, suspensiones y frenos de alta gama, llantas de 17 pulgadas con gruesos neumáticos y un montón de detalles más que convierten estas clásicas en ediciones especiales: los modelos originales no son más que un distante punto de partida.

Largo recorrido
Para Nakamura, de 45 años, crear estas clásicas modernas es una afición que se ha convertido en un negocio de éxito. Hace 20 años trabajaba como mecánico en un concesionario de Chiba, una ciudad al este de Tokio. Era un gran amante de las primeras tetracilíndricas Kawasaki refrigeradas por aire. Allí modificaba y mejoraba sus propias motos, y lo hacía tan bien, que muchos amigos le pidieron trabajos similares para sus propias monturas.

A medida que su talento fue ganando difusión, Hiroyuki se encontró en la situación ideal para explotar una oleada de nostalgia de los motoristas japoneses que ha dado lugar a un nuevo culto a las tetracilíndricas clásicas. En 1995, Nakamura fundó AC Sanctuary, que deriva de Asphalt Cowboys Sanctuary, expresión resultante de la adaptación al inglés de una frase usada en Japón, que literalmente vendría a significar algo así como “el santuario de los cowboys del asfalto”. Allí, además de comercializar y montar componentes, Hiroyuki empezó a crear motocicletas, a las que denominó RCM (Real Complete Machine).

Desde entonces, la demanda ha sido tal, que Sanctuary ya ha construido más de 150 RCM diferentes, con una amplia variedad de motores tetracilíndricos refrigerados por agua o por aire. Nakamura tiene 20 empleados en un edificio de tres plantas situado en Edogawa, al este de Tokio, y posee seis sucursales repartidas por todo Japón. En los concesionarios y en el flamante catálogo de 148 páginas de Sanctuary también encontramos los componentes de Nitro Racing, el departamento de piezas y accesorios de competición de la misma compañía.

Las carreras desempeñan un papel crucial en las actividades de Sanctuary, y la empresa compite en la categoría Monster Evolution, que se corre en el circuito de Tsukuba, en las afueras de Tokio. En un principio, el equipo usaba una motocicleta denominada Z-Racer, que montaba un motor Z1000 de 1.166 c.c. modificado e instalado en un bastidor convencional. Cuando esta moto se hizo trizas en una caída, Sanctuary construyó la Z-Racer 2 con un motor parecido de 140 CV montado en un bastidor propio mucho más rígido y con un peso de sólo 10 kg. Con ella, el piloto del equipo, Takahito Ueda, ha logrado victorias y tiempos récord por vuelta en la categoría Monster Evo.

Kawasaki, Honda y Suzuki
Pero el núcleo de negocio de Sanctuary son las motos de calle, las RCM. La mayoría son Kawasaki, desde las primeras Z2 de mediados de los 70 (curiosamente, apenas hay Z1, porque la tetracilíndrica original no se vendió oficialmente en Japón) hasta la más angulosa Z1000 y la KZ 1000 del mercado estadounidense, pasando por la GPZ 750 R y las Ninja 900 R de los años 80, ambos modelos con refrigeración líquida. Otras monturas solicitadas son las Suzuki GSX 1100 y Katana y las Honda CB 900 Twin Cam y CB 1100 F.

A casi todas las RCM se les aplica la modificación básica de Sanctuary: se desmontan y revisan a fondo los motores -bien con piezas originales o bien con pistones Wiseco y Yoshimura para aumentar la cilindrada y la compresión; o también con levas más cruzadas, válvulas más grandes, puertos pulidos, etc.-, se reequilibran los cigüeñales, se ajustan las cajas de cambios y se sustituyen algunos componentes, como las cadenas de distribución o los embragues, por otros reforzados.

A la mayoría de los motores se les montan radiadores de aceite modernos con manguitos trenzados. Casi todas las RCM incorporan carburadores Mikuni TMR, a menudo con campanas de aleación. El toque final del bloque motor son los escapes curvilíneos Nitro Racing de titanio, que están rematados por un diminuto silencioso libre.

Parte ciclo renovada
Sin embargo, la principal mejora de estas clásicas es el bastidor. El chasis de acero se desmonta y se reestructura: se refuerza el tubo de la pipa de dirección y se vuelve a soldar la estructura con una geometría más vertical. El bastidor Stage III también incorpora unos tubos frontales reforzados. Una placa adicional en la zona de pivote del basculante permite desplazar hacia el exterior la posición de la cadena de transmisión para facilitar el montaje de un neumático posterior más grueso -naturalmente, el piñón de arrastre también se reubica-. Algunas motocicletas incorporan un subchasis trasero de aluminio. La mayoría montan un basculante Sculpture de aluminio fundido: en algunos casos está muy reforzado y en otros ofrece un aspecto engañosamente convencional, ya que es mucho más rígido que el original.

Todas las AC Sanctuary se montan por encargo y la parte ciclo va en función de lo que pida el cliente. Lo habitual es que las prestaciones mejoren mucho. Las suspensiones más solicitadas son las Öhlins y se suele optar por horquillas convencionales de 43 mm para conservar el aspecto de la época. Algunos clientes prefieren amortiguadores Nitron y otros eligen componentes de suspensión fabricados en Japón, como por ejemplo la horquilla de la Yamaha XJR 1200. Los frenos suelen ser Brembo o Braking, y las llantas más solicitadas son conjuntos ligeros de 17 pulgadas de aluminio, Marchesini u OZ, con gomas gruesas procedentes de Pirelli o Dunlop.

Buena calidad
Sanctuary logra un elevado estándar de calidad en los acabados y los detalles, tanto si trabaja con componentes de serie originales (faros, instrumentación) como si usa piezas actuales, como el cableado (emplea modernos y fiables terminales de alto voltaje para el encendido), los estribos de aluminio retrasados, los puentes de horquilla de aluminio anodizado o ciertos detalles racing, como el silencioso o los pernos de la pinza de freno asegurados por alambre trenzado.

El motor queda a la vista en la moto más reciente de la colección, la carenada Kawasaki GPZ 750 R de mediados de los 80. Este modelo ha ganado un buen montón de caballos al cambiar el propulsor original por este otro, de 150 CV y procedente de una ZZ-R 1200, una máquina 15 años más joven. Aunque en su día la GPZ ya tenía refrigeración líquida y monoamortiguador posterior, no deja de ser un modelo con 30 años que agradece montar suspensiones, llantas y frenos nuevos tanto como cualquier moto equipada con refrigeración por aire y doble amortiguador.

Sea cual sea el modelo de partida, el resultado siempre es un lujo visual para cualquier amante de las deportivas clásicas. Sanctuary saca ventaja del hecho que la Z1 original sigue siendo una de las motocicletas más atractivas de todos los tiempos: su combinación de un carenado curvilíneo con un motor musculoso no la han superado las nakeds más recientes. Las más angulosas Z1-R, Z1000 y CB 1100 F todavía ofrecen un aspecto genial, y la Katana y la Ninja son tan alucinantes, que se entiende el impacto que tuvieron hace ya mucho tiempo.

¿Nuevo mercado?
Y lo mejor de las creaciones de AC Sanctuary es que todas estas guerreras renacidas ofrecen más velocidad, agilidad y frenada de lo imaginado por cualquiera de los diseñadores originales en su día. Hiroyuki Nakamura ha entrado en una era gloriosa del diseño de motocicletas y la ha puesto al día de forma brillante con una serie de creaciones que son auténticos puentes intergeneracionales.

No me extraña que Sanctuary tenga una lista de espera constante a pesar del precio inevitablemente alto de estas motocicletas -cada una requiere cientos de horas de trabajo-. Aunque las Real Complete Machine quedan fuera del alcance de la mayoría de los moteros japoneses, probablemente inspirarán proyectos menos ambiciosos en una línea similar. Al fin y al cabo, la idea de tener una tetracilíndrica clásica mejorada en todos sus apartados es ya de por sí muy atractiva.

Ficha técnica de las RCM mostradas
RCM 098 (Kawasaki GPZ 750 R)
Cilindrada: 1.164 c.c.
Diámetro x carrera: 79 x 59,4 mm
Modificaciones motor: Motor ZZ-R 1200 estándar
Alimentación: 4 carburadores Mikuni TMR 36 mm
Sistema de escape: Nitro Racing de titanio 4 en 1, silencioso de titanio
Bastidor/basculante: Bastidor estándar reforzado Stage 3, kit de tubo frontal Nitro Racing, pivote de basculante rebajado 16 mm, basculante Sculpture de aluminio
Suspensión delantera: Horquilla Öhlins 43/n.d. mm, multiajustable
Suspensión posterior: Monoamortiguador Öhlins con bieletas, multiajustable
Freno delantero: 2 discos Sunstar 320 mm, pinza AP 4 pistones, bomba radial Brembo
Freno trasero: 1 disco lobulado 267 mm, pinza AP 2 pistones
Llantas: OZ 3,50 x 17 y 6,00 x 17
Neumáticos: Pirelli Diablo Corsa, 120/70 x 17 y 180/55 x 17

RCM 126 (Suzuki GSX 1100 S Katana)
Cilindrada: 1.075 c.c.
Diámetro x carrera: 72 x 66 mm
Modificaciones motor: Puertos de admisión y escape nuevos
Alimentación: 4 carburadores Mikuni TMR 36 mm
Sistema de escape: Nitro Racing de titanio 4 en 1
Bastidor/basculante: Bastidor estándar reforzado, basculante Sculpture de aluminio
Suspensión delantera: Horquilla Öhlins 43/n.d. mm, multiajustable
Suspensión posterior: 2 amortiguadores Öhlins laterales, multiajustables
Freno delantero: 2 discos Sunstar 320 mm, pinza AP 4 pistones, bomba radial Brembo
Freno trasero: 1 disco en flor 267 mm, pinza Brembo 2 pistones
Llantas: OZ 3,50 x 17 y 6,00 x 17
Neumáticos: Pirelli Diablo Rosso, 120/70 x 17 y 180/55 x 17

RCM 133 (Kawasaki KZ 1000 Mk II)
Cilindrada: 1.105 c.c.
Diámetro x carrera: 73 x 66 mm
Modificaciones motor: Pistones Wiseco, árboles de levas Yoshimura Stage 1, guías de válvulas mejoradas
Alimentación: 4 carburadores Mikuni TMR 36 mm con toberas Yoshimura
Sistema de escape: Nitro Racing de titanio 4 en 1
Bastidor/basculante: Bastidor estándar reforzado Stage 2, basculante Sculpture de aluminio
Suspensión delantera: Horquilla Öhlins 43/n.d. mm, multiajustable
Suspensión posterior: 2 amortiguadores Öhlins laterales, multiajustables
Freno delantero: 2 discos Plusμ 320 mm, pinza Brembo 4 pistones con bomba radial
Freno trasero: 1 disco Plusμ 210 mm, pinza Brembo 2 pistones
Llantas Marchesini: 3,50 x 17 y 6,00 x 17
Neumáticos: Dunlop Qualifier II, 120/70 x 17 y 190/55 x 17

RCM 117 (Honda CB 1100 F)
Cilindrada: 1.123 c.c.
Diámetro x carrera: 72 x 69 mm
Modificaciones: motor Pistones Wiseco
Alimentación: 4 carburadores Mikuni TMR 36 mm
Sistema de escape: Nitro Racing de titanio 4 en 1
Bastidor/basculante: Bastidor estándar reforzado, basculante Sculpture de aluminio
Suspensión delantera: Horquilla Öhlins 43/n.d. mm, multiajustable
Suspensión posterior: 2 amortiguadores Öhlins laterales, multiajustables
Freno delantero: 2 discos Sunstar 320 mm, pinza AP 4 pistones, bomba radial Brembo
Freno trasero: 1 disco Kawasaki ZRX 250 mm, pinza Brembo 2 pistones
Llantas: ITX MA5S 3,50 x 17 y 6,00 x 17
Neumáticos Pirelli: Diablo Rosso, 120/70 x 17 y 190/55 x 17

RCM 144 (Kawasaki Z1)
Cilindrada: 930 c.c.
Diámetro x carrera: 67 x 66 mm
Modificaciones motor: N.d.
Alimentación: 4 carburadores Mikuni TMR 36 mm
Sistema de escape: Nitro Racing de titanio 4 en 1
Bastidor/basculante: Bastidor estándar reforzado, basculante Sculpture de aluminio
Suspensión delantera: Horquilla Öhlins 43/n.d. mm, multiajustable
Suspensión posterior: 2 amortiguadores Nitron laterales, multiajustables
Freno delantero: 2 discos Sunstar 320 mm, pinza Brembo 4 pistones con bomba radial
Freno trasero: 1 disco Sunstar 250 mm, pinza Brembo 2 pistones
Llantas: OZ Racing 3,50 x 17 y 6,00 x 17
Neumáticos: Pirelli Diablo, 120/70 x 17 y 190/55 x 17

 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos