PUBLICIDAD Billboard

Laia Sanz acabó la etapa en Atacama empujando su moto

Y eso que las cosas le iban bastante bien cuando apenas le faltaban unos kilómetros para la conclusión de la tercera etapa. Su tiempo era bueno, estaba entre los mejores de la etapa, y la meta se encontraba a apenas 1,5 kilómetros. Pero entonces, su KTM 450 Rally dijo basta. Un problema con la alimentación de combustible arruinó su carrera.

PUBLICIDAD Content_1

Le quedaba apenas un kilómetro y medio para llegar a la meta. Y se puso a empujar la pesada moto, unos 150 kilos, en medio del desierto. Algunos aficionados intentaron ayudarla, pero la piloto se negó ya que eso hubiera supuesto una sanción. Llegó a la meta exhausta y tras perder más de 50 minutos.

Deja un comentario