La vuelta a España con la BMW R 1250 RT: Viajar en primera clase
Connect with us
Publicidad

Rutas

La vuelta a España con la BMW R 1250 RT: Viajar en primera clase

Publicado

el

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

La idea de dar la vuelta a España en cuatro jornadas y probar a fondo la nueva BMW R 1250 RT me tuvo inquieto unos cuantos días antes de partir.

Evidentemente el plan era de lo más atractivo, pero en tiempos de Covid, una larga serie de incógnitas y limitaciones, me hicieron plantearme el viaje con ciertos temores.

Lo cierto es que, a la hora de la verdad, por supuesto con los permisos pertinentes y respetando las normas sanitarias, al margen de cierta angustia por encontrar alojamientos abiertos, restaurantes y demás, la experiencia ha valido la pena a pesar de que fue un viaje muy intenso por varios motivos.

En primer lugar, la lluvia. Por otra parte 2.500 km en cuatro días parando para hacer fotos, tomar datos, atender a las redes sociales y escribir a diario para colgar mi historia en nuestra web, no resulta fácil. Me faltaron horas.

Pero por encima de todo recobré una sensación de libertad que forma parte de mi vida. Y por la otra sigo teniendo muy claro que viajar en moto sigue siendo un enorme placer y que hacerlo con una moto como la RT, un privilegio.

Sobre las características técnicas de esta nueva versión que aporta una larga serie de novedades, no nos vamos a extender en esta ocasión, sino que hablaremos de sensaciones, conducción, vida a bordo y comportamiento en una ruta muy variada.

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

¡Sol!

Cuando salí de Barcelona estaba lloviendo ligeramente. En realidad, retrasé mi hora de salida prevista a las 7:00 de la mañana porque no me seducía salir lloviendo. Finalmente me fui a las 9:00 y tan solo una hora más tarde dejó de llover y pude viajar sin problemas en dirección a Alcañiz en una ruta rápida, con zonas reviradas y muy divertidas, que conozco bien.

Finalmente, en la BMW R 1250 RT no monté el baúl trasero puesto que, con el equipaje para cuatro días, ordenador incluido y sin pasajero, las maletas laterales son suficientes. En cada una de ellas llevaba unos 8 kg.

En estos primeros kilómetros, y con ciertos nervios ante lo que me quedaba por delante, que en principio debería de ser llegar hasta Soria, sobre la R 1250 RT acceder a las diferentes opciones que ofrece el tablier me pareció fácil gracias a un sistema muy intuitivo. La enorme pantalla TFT fue mi mejor compañera de viaje. No solo dispone de mucha información, sino que la conectividad es fácil y efectiva, te puedes conectar a través de la aplicación de la marca (BMW Connected) con tu teléfono ubicado en la guantera del costado derecho, que tiene cargador por inducción o por cable. También puedes utilizar el teléfono o disfrutar de tu propia música. En la guantera entra hasta un iPhone 12 si le sacas la funda y para conectarte a la app de BMW, en el caso del iPhone, tienes que tener la versión iOS 13.5.1. Las anteriores no permiten descargarte la aplicación.

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

Ya estamos en marcha

Con el modo de conducción Dynamic es con el que me encontré más cómodo, después de haber probado el Road, puesto que la RT se muestra más neutra.

El nivel de confort de esta GT es sorprendente y su nivel de protección, con el plus de la pantalla regulable eléctricamente, es de lujo. Además, las manos quedan bien protegidas por los deflectores frontales y las piernas bien encajadas en el depósito de combustible, algo que más adelante, con la lluvia que soporté en dirección a Almería, me convenció de las ventajas de viajar con una moto como la RT.

Después de coger la autopista hasta Reus y desviarme hacia Alcañiz, el sol empezó a acompañarme y me fui hacia Híjar en busca de un tramo más revirado. Cariñena, visita obligada a Fuentetodos pueblo de Francisco de Goya, más curvas en dirección a Burgo de Osma pasando por Almazán y el Embalse de Linares.

Me encontré cómodo después de una sesión de fotos en Burgo de Osma y me llegué hasta Aranda del Duero.

La verdad es que llegué tarde, pero con la sensación de disponer de la moto perfecta para este tipo de experiencias por ser confortable y también eficaz y divertida en tramos de curvas. Aparentemente voluminosa, entre curvas es manejable con unas suspensiones que se adaptan bien a las diferentes situaciones. En autopista, a pesar de que este primer día apenas hice 100 km, es cómoda y estable, con un equipamiento de lujo, cambio rápido incluido.

Probé el control de velocidad adaptativo (ACC) que desde mi punto de vista es una buena alternativa para los que hacen largas tiradas por autopista y con pasajero. Tiene tres niveles para calibrar la distancia con el vehículo que te precede. Es un plus en cuanto a seguridad al reducir automáticamente la velocidad previamente elegida y me parece una buena alternativa en autopista, pero no tanto en carretera abierta.

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

Mérida

La primera jornada fue muy intensa pero satisfactoria. Casi 700 km con sesión de fotos incluida en una ruta muy variada que acabó con un buen cordero en el restaurante de un hotel confortable. Poco más se puede pedir…

Bueno, puestos a pedir me hubiese gustado que a la mañana siguiente no lloviera como pude ver desde la ventana de la habitación. Dicen que al mal tiempo buena cara. Pues eso. Buena cara y, afortunadamente, buena equipación la que me cedió BMW para esta aventura, puesto que desde que salí de Aranda hasta que paré a comer, no dejó de llover.

Tan cierto es que la RT y su carrocería cubren muy bien bajo la lluvia, como mi traje Street Guard Suit demostró ser un acierto, pues llegué completamente seco al restaurante París-Lisboa; su membrana BMW Climate Membrane hace bien su trabajo. Más allá de una cuestión de materiales, desde mi punto de vista los cierres de cuello y mangas, además del diseño del traje con un cierre del pantalón muy alto, son las claves por las que pude llegar seco tras tres horas de lluvia intensa pasando por Valladolid y Tordesillas.

El restaurante París-Lisboa de Alaejos -Valladolid-, me pareció interesante. De entrada, su nombre llama la atención y por lo visto así se llama porque era punto de paso entre la ruta de París a Lisboa, está a pocos quilómetros de Portugal, donde se intercambiaban mercancías. Las judías con jamón son súper recomendables y, como postre, una alegría: dejó de llover.

Así que me fui en dirección a Mérida, evitando la autovía, por Guijuelo y Béjar. El suelo se fue secando progresivamente y los neumáticos Michelin me demostraron tener buen grip en diferentes situaciones. Tan cierto como que me hice amigo íntimo de la electrónica de la BMW R 1250 RT y de su sistema de frenada combinada -con ABS-. Me acostumbré a frenar con el pie que actúa ligeramente en el tren delantero y me dio más confianza tanto en mojado, antes de pararme a comer, como en la típica situación entre seco y mojado con muchas humedades.

Fueron un total de casi 400 kilómetros que no son muchos si los comparamos con los de la primera jornada, pero conseguí mi objetivo de llegar a Mérida.

No fue tan fácil encontrar un hotel como la noche anterior en Aranda del Duero. Cambié confort por una buena cena en la Brasería El Puente después de tomar un café en la plaza mayor de Mérida y dar una vuelta por la Ciudad Vieja.

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

En dirección al sur

Como no podía ser de otra forma, lo primero que hice cuando me desperté fue mirar por la ventana del hotel de carretera donde pasé la noche y ¡no llovía! Era la tercera jornada del viaje, pero la primera que arrancaría sin lluvia, pese que a lo largo del día se complicó y al final fue la jornada más mojada de todos los de esta Vuelta a España “exprés”.

La nacional entre Mérida y Sevilla (N-630) es una gozada por los contrastes entre los paisajes de Extremadura y Andalucía. Hay tramos rápidos y otros más lentos. Tramos muy solitarios, una vegetación exuberante y pueblecitos en los que me hubiese encanto parar y poder conocer. Pero la ruta es la ruta y si quería llegar a Almería no podía entretenerme más de lo imprescindible.

Esquivé entrar en Sevilla, comí en Osuna y me fui a Garrucha; ya en la playa de Almería después de cuatro horas bajo la lluvia…

Hasta la hora de comer en Osuna, en el restaurante Río Blanco, donde un buen cocido y una caballa a la plancha me reconfortaron, todo fue un camino de rosas. Pero, para variar, en esta ocasión con el estómago lleno, la lluvia se empeñó en acompañarme. Y vaya si lo hizo. Desde las 15:00 horas hasta las 22:00 sin parar. Intenté escaparme de la cortina de agua que me persiguió, dejando atrás Puerto Lumbreras, en busca del desierto de Tabernas. Pero ni por esas. Agua y más agua.

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

Demasiada lluvia

En estas condiciones y a pesar, insisto, de la capacidad de protección de la RT y de mi equipación, conducir tanto rato con lluvia no es agradable. Y lo es menos si piensas lo bueno que hubiese sido hacer esta ruta bajo el sol. En fin.

A nivel de conducción compaginé el modo Dynamic con el Rain, con el que la entrega de potencia es más suave y la sensación de que el freno motor es más acusado.

Insistí con el freno de pie y fue una buena decisión tanto por potencia como por progresividad y tacto, además de que me daba más seguridad al poder frenar con más decisión que con el delantero.

El sistema Full Integral ABS y su distribución de frenada es, gracias a una electrónica muy refinada, todo un acierto.

Las suspensiones en el modo lluvia (Rain) tienen menos precarga y lo cierto es que para mí peso (63 kg y altura 1,79 m), más el equipaje, en condiciones de lluvia me gustó.

Llegué a Garrucha lloviendo y muy tarde, después de casi 700 kilómetros; afortunadamente el hotel “Casa Manolo”, típico hotel de playa vacío en esta época del año, me reconfortó tanto como una cena en el asador argentino que tenía delante.

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

Vuelta a casa

A pesar de que me quedaba desde Garrucha hasta Barcelona un largo trayecto, la verdad es que cambié chip y era consciente de que me quedaba una etapa larga, pero que sería la última en un día en el que como no, salí del hotel lloviendo.

Un viaje sin mucha historia y mucha agua, por lo que decidí coger la autopista. No hace falta decir que el hecho de que sea gratuita, por fin, (a ver lo que dura, porque después de las últimas noticias que estamos leyendo…) es algo a tener en cuenta y en cierto modo compensa lo aburrido que es viajar lloviendo por autopista…

Pero a la altura de Reus, a apenas 100 kilómetros de Barcelona, dejó de llover. ¡Volví a ver el Mediterráneo que había dejado en Garrucha y para romper la monotonía un poco de ruta… ¡Qué demonios! Así que en dirección a Montblanc, pasando por Guimerá, y con buen tiempo fui en busca de la A2 a la altura de Tárrega donde hice noche.

Al día siguiente hasta Barcelona, un “paseíllo” de apenas una hora ¡y sin lluvia! Punto final a un viaje en primera clase.

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

A destacar

Una de las novedades más destacadas de la nueva RT es sin ninguna duda su pantalla TFT de 1025”.

La información de la pantalla TFT con conectividad Conect Ride y navegador al que se accede a través del teléfono y de una aplicación, te hace la vida más fácil con información que va desde la presión de los neumáticos, hasta el modo de conducción, kilómetros, consumo o emisora de radio.

Se presenta con diferentes configuraciones de visualización.

Su visibilidad es excelente no solo por su tamaño que a buen seguro va a marcar un estándar entre las motos de su clase, sino también porque incluso con la luz del directa del sol tiene una buena visibilidad.

A través del Joystick giratorio característico de la marca, se accede a los datos del ordenador de a bordo y a la gran cantidad de información.

Pero sin duda uno de los aspectos más agradecidos es la posibilidad de disfrutar del mapa en el centro de la Tablet. A través de tu teléfono móvil, que se puede colocar en la guantera izquierda que es completamente estanca y tiene una toma de corriente (también se puede cargar por inducción…), puedes bajarte la app de bmwmotorrad y a través de esta disponer de mapas.

Estos comparten pantalla con diferentes opciones de información para estar permanentemente conectado y al mismo tiempo informado.

Sin duda, una Tablet de lujo.

BMW Motorrad Connected App

DETALLES DE LA RUTA

Gasolina 227,20 €
Hoteles 160 €
Comidas 152 € (desayuno, comida y cena 4 días).
Peajes 30 €
Varios 22 € (parking…)
TOTAL 591,20 €

 

De visita obligada

  • Fuentetodos. Este es el pueblo natal del pintor Francisco de Goya y además de su museo, se puede visitar su casa natal.
  • Burgo de Osma. Aquí la matanza del cerdo es algo más que una tradición que merece la pena conocer.
  • Aranda de Duero. Tierra de buen vino con la denominación de origen de la Ribera del Duero. Se pueden visitar algunas de sus variadas y excelentes bodegas para hacer una cata. El Museo del Tren es otra de las visitas recomendables y después de estar cerrado, ha vuelto a abrir sus puertas en el mes de febrero.
  • Resulta difícil elegir una sola alternativa, pero creo que es obligado visitar en Cáceres la Ciudad Vieja que se declaró Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: Catedral, Palacio de la Veletas y un largo etc. Lo mismo sucede con Mérida donde destaca el Teatro Romano o el Acueducto de los Milagros.
  • Si te decides a entrar en Sevilla necesitas tiempo para disfrutar de sus calles, ambiente y por supuesto hay contemplar el Alcázar de Sevilla, La Catedral o La Giralda. El Parque de Mª Luisa y otros Jardines son tan apetecibles como un paseo en barco por el Guadalquivir.
  • Llegando a Almería, en el desierto de Tabernas, el Fort Bravo merece una visita: plató de cientos de películas del oeste.
  • En Garrucha el Paseo del Malecón, La Lonja y el Puerto, sus playas o El Calvario, una chimenea donde se evacuaban los humos de las fundiciones de los minerales.
  • Valencia tiene muchos motivos ya conocidos como La Ciudad de las Artes y las Ciencias, el Museo Oceanográfico y por supuesto sus playas y La Albufera.
  • En Catalunya, si te desvías desde la autovía a la altura de Reus en dirección a Tárrega, una visita a la ciudad medieval de Guimerá es un bonito contraste.

 

Dónde dormir*

En una situación como la actual en la que la pandemia condiciona nuestras vidas, viajar puede ser complicado y encontrar alojamientos abiertos, aún más. Así que os puedo comentar los alojamientos en los que estuve. En Aranda de Duero el Hotel V.Ciudad es toda una garantía en cuanto a confort y comodidad. A Mérida llegué muy tarde con la intención de hospedarme en el Hotel Romero que ya conocía, pero al no poder ofrecerme cena tuve que improvisar y pasar la noche en uno más modesto, junto a la brasería El Puente. Algo parecido me sucedió en Garrucha (Almería) a donde llegué tarde y lloviendo. Afortunadamente “Casa Manolo” está abierto todo el año, cerca del mar, con un buen servicio y muy cerca de un buen asador argentino donde cenar.

*Hoteles en época de Covid

Equipamiento

El equipamiento de BMW Streetguard es un conjunto de dos piezas, pantalón y chaqueta, que se pueden conectar entre sí a través de una cremallera.

Demostró ser cómodo, polivalente y capaz de mantenerme seco incluso tras una jornada de 5 horas bajo la lluvia.

Su capacidad para ser efectivo en diversas circunstancias es sorprendente y parte de esta responsabilidad recae el denominado BMW Climate Membrane que demostró ser capaz de proteger de la humedad y también de ser transpirable.

Me sorprendió agradablemente como se adapta a diferentes condiciones climáticas puesto que a pleno sol no sudas y por otra parte el forro térmico protege del frio.

Tiene protecciones en hombros, codos, caderas, rodillas y por supuesto en la espalda y esta se adaptan bien al cuerpo sin la sensación que conozco en otros equipamientos, en los que las protecciones molestan en las articulaciones.

El agua de la lluvia (mucha) no me traspasó gracias a un buen sistema de cierre. Los puños de protección están situados en el interior de la chaqueta. Todos los cierres (cuello, muñecas) te mantienen seco y el agua no llegó a filtrarse en ningún momento. Las cremalleras son impermeables.

Casco: System 7 de BMW

El casco de BMW Motorrad me gustó básicamente porque es confortable y tiene una buena visibilidad.

Desde hace años, a no ser que ruede en circuito, tanto en mi día a día como en mis viajes y rutas, utilizo un casco modular puesto que es cómodo y versátil. Y, además, para los que usamos gafas, es más fácil ponérselo o quitárselo y se agradece la posibilidad de poder levantar la mentonera.

Del BMW System 7 Carbon destacaría que incluso con gafas y el intercomunicador incorporado, me pareció cómodo después de estar todo el día conduciendo. Y si me refiero al confort incluyo a que es silencioso, otro aspecto importante en las largas distancias.

Detalles como la visera oscura abatible o la facilidad del sistema de cierre incluso con guantes, completan un casco bien diseñado y desarrollado por una marca que tiene experiencia y que ha demostrado desarrollar su producto al mismo nivel que sus motocicletas.

BMW system-7-carbon-helmet-prime

 

Día 1

Barcelona-Falset-Mora d’ Ebre-Calaceite-Alcañiz-Híjar-Belchite-Cariñena-Calatayud-Almazán-Burgo de Osma-Maderuelo-Aranda del Duero

TOTAL: 682 km

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

 

Día 2

Aranda del Duero-Valladolid-Tordesillas-Alaejos-Plasencia-Cáceres-Mérida

TOTAL: 380 km

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

 

Día 3

Mérida-El Ronquillo-Sevilla-Osuna-Estepa-Puente Genil-Lucena-Rute-Almedinilla-Alcalá del Real-Iznalloz-Guadix-Tabernas-Garrucha

TOTAL: 685 km

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

 

Día 4

Garrucha-Murcia-Elche-Alcoy-Valencia-Sagunto-Castellón-Reus-Montblanc-Tarrega-Barcelona

TOTAL: 703 km

VUELTA A ESPAÑA BMW R 1250 RT

 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2066

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Entradas recientes

Los + leídos