La vida es una rueda
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

La vida es una rueda

Publicado

el

La vida es como una rueda que va girando cuesta arriba sobre una pista de tierra y que va encontrándose todo tipo de obstáculos. En el camino hay piedras pequeñas, pedruscos, socavones, grandes baches, troncos atravesados, y todos le pasan factura en forma de marcas, pequeñas abolladuras e, incluso, algún que otro pinchazo. Pero la rueda siempre acaba rodando de nuevo a pesar de los inconvenientes. Unos días llueve y hay barro, la gran mayoría de las veces el terreno está seco y hay mucho polvo. Sólo algún día el terreno está algo húmedo, hay buen agarre, es bastante llano y el cielo luce azul y diáfano. Incluso, en ocasiones, hace un poco de cuesta abajo y la rueda gira sola y más rápidamente. Pero estos días son los menos…
 
La rueda gira y gira, loca en ocasiones, lenta en otras. En algunos momentos debes frenarla porque el exceso de velocidad podría dañarla, así que hay que controlarla que no se nos desmande. En algunos momentos parece que se vaya a parar porque el terreno está realmente mal, por lo que toca empujar fuerte para que no se pare. Ya sabes, si la rueda se para, pierde el equilibrio y se va al suelo, así que hay que evitar que se pare a toda costa.
 
Cuando ya lleva mucho, mucho, mucho tiempo rodando, la rueda sigue girando, pero ya no es lo mismo. El neumático ya está gastado, los cojinetes ya han marcado sus pistas y tienen holgura, los radios se han destensado, el metal ya está mellado… Su final está cerca… Los obstáculos que va encontrando cada vez son más difíciles de superar, y cada vez que lo hace, su estructura se resiente diez veces más de lo normal. El daño infringido es cada vez peor. Hasta que llega el día en que la rueda se detiene, definitivamente. Ya no puede girar más…
 
La vida es así. Los negocios son así, las relaciones humanas son así. Puedes aplicar esta metáfora a cualquier aspecto de tu vida y verás que, curiosamente, coincide en prácticamente todo.
 
Sí, lo habéis adivinado. Hoy estoy anormalmente un poco triste, algo deprimido, quizás demasiados pequeños inputs negativos a la vez de cuando en cuando hacen mella en mí y lo veo todo gris, sin futuro. Pero bueno, sólo tendré que tener paciencia y esperar a que vuelva a haber un poco de bajada y terreno llano para seguir disfrutando de la ruta que es la vida.
Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos