PUBLICIDAD

La sorpresa viene por detrás…

Juzga tú mismo, pero viendo el vídeo podemos denotar que el «motero» hace poco que posee su juguete y no lo sabe utilizar demasiado bien. Para empezar, la carretera no es lugar para hacer «stunt». Por lo tanto, censuramos este comportamiento.

Finalmente, el porrazo se lo lleva el que menos culpa tiene… ¡el mundo es injusto! 

Deja un comentario